Home México Cansados y corruptos. Aún mordiendo el hueso.

Rúben Cárdenas

Autor Rúben Cárdenas

Con el agua al cuello por el cúmulo de problemas que no le permiten ni respirar, Enrique Peña Nieto sigue sin hacer cambios necesarios en su gabinete. Dos de los más evidentes son el del procurador Jesús Murillo Karam y Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes; ambos representan un lastre para el menguado proyecto de gobierno que encabeza Peña Nieto.

El titular de la Procuraduría General de la República se convirtió en las últimas semanas en una figura desgastada y sin credibilidad; no tiene ya el perfil para seguir al frente de la dependencia encargada de investigar el principal caso de justicia que se demanda hoy en México y el exterior.

Los ojos del mundo siguen puestos en Ayotzinapa y la sociedad no lo considera un caso resuelto, mucho menos los padres de los desaparecidos, aun cuando la PGR sostiene y presume que, al capturar a los autores intelectuales y materiales de la atrocidad, se puede cerrar el capítulo y, como piden algunas voces oficialistas, “dar vuelta a la página”.

Jesus-Murillo-KaramMurillo Karam dejó de ser, si es que lo era en alguna medida, un interlocutor válido del gobierno con los familiares de las víctimas de Ayotzinapa, y más cuando coronó su mala actuación en el caso con el inoportuno ” ya me cansé”, interpretado como un pensamiento en voz alta, que obtuvo una respuesta inmediata en redes sociales: si tan cansado está, que se vaya. Es, entonces, un funcionario cansado, desplomado y sin fuerza para esclarecer asuntos que exigen máxima concentración y energía.

Por su parte, Gerardo Ruiz Esparza perdió toda autoridad moral como secretario de Comunicaciones y Transportes, tras ventilarse el conflicto de interés entre el constructor Juan Armando Hinojosa Cantú, principal accionista del Grupo Industrial Higa, con la pareja presidencial respecto a la propiedad de la mansión de Lomas de Chapultepec, cuyo valor se estima en más de siete millones de dólares.

En su momento, Ruiz Esparza defendió con alma, vida y corazón el otorgamiento “transparente” de la licitación para construir el tren rápido México-Querétaro, obra valuada en más de 58 mil millones de pesos, al empresario mexicano y sus socios chinos.

gerardo-ruiz-esparzaAhora se sabe que Ruiz Esparza fue quien dio soporte a grandes licitaciones de obras para Hinojosa Cantú en el Estado de México, precisamente en el reciente sexenio de Enrique Peña Nieto, lo que después resultaría en la presunta donación de la casona en Lomas de Chapultepec. Una cosa ha llevado a la otra, y los acontecimientos se han llevado igualmente cualquier rastro de solvencia moral que pudo haber tenido Ruiz Esparza.

La sombra de tan sospechosa licitación, su posterior revocación y ahora los millones con que tendrá que indemnizar el gobierno federal a las empresas involucradas, le perseguirá siempre a este funcionario. Ruiz Esparza no debe permanecer como cabeza de una secretaría, sobre todo cuando ya está en puerta el seguimiento de la reforma en telecomunicaciones y otras obras públicas, cuya realización debe manejarse en un marco de absoluta transparencia y legalidad.

Si bien es cierto, son muy pocos los colaboradores de Peña Niego que actualmente se salvan del escrutinio social cuando se trata de demostrar un buen desempeño, estos dos funcionarios, Murillo Karam y Ruiz Esparza, no salieron bien librados en el manejo de los respectivos asuntos que hoy hunden al gobierno en la peor crisis generalizada de los últimos sexenios.

La permanencia de ambos en el gabinete significa un obstáculo para destrabar mecanismos que le permitan al gobierno encontrar una salida airosa a tan enormes problemas que, incluso, han cambiado para mal la imagen de México en el mundo. Sin duda, esas dos posiciones requieren el relevo con extrema urgencia.

UN NUTRIDO CONTINGENTE de estudiantes, maestros y otros ciudadanos marcharon ayer en apoyo a la Jornada Global por Ayotzinapa. Durante la tarde, alumnos de diversas escuelas locales realizaron una jornada artística-cultural en la Plaza de Armas… EN LA LAGUNA, grupos de estudiantes se manifestaron también en el marco de esta movilización mundial y por espacio de varias horas tomaron casetas de la autopista Durango-Gómez Palacio.. DESDE TEMPRANA HORA de ayer, la clase política duranguense se preparó para dar la bienvenida al nuevo arzobispo de Durango, José Antonio Fernández Hurtado, quien ayer fue investido como tal en una ceremonia masiva.

 

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: