Home México Mucha prisa…ahora sí mucha prisa por aprobar leyes en el congreso.

ley anti marchasLA RAYA DEL TIGRE

En forma intempestiva, justo cuando crecen las manifestaciones callejeras en todo el país contra el régimen, legisladores del PRI, PAN, PVEM y PANAL aprobaron cambios constitucionales en la Cámara de Diputados que permitirían a la autoridad frenar las protestas, lo que constituye una flagrante violación a la libertad de expresión, es decir, a un derecho primordial en toda República democrática. Al proyecto legislativo ya se le denomina “Ley Antimarchas”.

Fueron diputados del PRI y del PAN los que sacaron de la “congeladora” el dictamen sobre “movilidad social” -que el 24 de abril pasado avaló la Comisión de Puntos Constitucionales- y lo pusieron a consideración del pleno. Se trata de cambios al 11 y 73 constitucionales; en el primero se establece que “el Estado garantizará el derecho de todas las personas a la movilidad universal atendiendo los principios de igualdad, accesibilidad, disponibilidad y sustentabilidad”; en tanto que al artículo 73 se le agregó que el Congreso puede legislar “en materia de movilidad universal en los términos de la Constitución… y que podrá expedir la Ley General de Movilidad que haga efectivo el pleno ejercicio del derecho a la movilidad”.

Como se trata de una modificación a la Constitución, se requirió el aval de las dos terceras partes de los legisladores presentes; el bloque de PRI, PAN, PANAL y PVEM obtuvo 292 votos a favor, mientras que PT, MC y PRD sólo sumaron 100 sufragios en contra. La minuta fue enviada al Senado y, una vez avalada por éste, deberá ser aprobada por al menos 17 congresos locales. Luego se tendrán 130 días para elaborar la Ley General de Movilidad.

Más que controversial resulta la prisa de los legisladores por promover una ley que limite las manifestaciones en un momento de hartazgo social y, con claridad, se interpreta tal medida como una forma de acallar voces, de bajar intensidad a tanta presión, así como respaldar con acciones paralelas al poder Ejecutivo.

No se les ocurrió a los legisladores priistas, panistas, verdes ni nuevos aliancistas proteger los intereses de viajeros en las inseguras carreteras mexicanas -porque miles de personas han sido asaltadas, ultimadas y vejadas por grupos criminales disfrazados de retenes, por ejemplo- tampoco proceder con el “derecho de movilidad” contra autoridades que por largos periodos impiden el tránsito en grandes áreas de las ciudades debido a obras inconclusas, sino que la nueva idea es impedir que la gente se agrupe y salga a las calles a demandar mejores acciones de gobierno, un freno a la corrupción y justicia para las miles de víctimas.

Es obvio que las lecciones aprendidas en estos últimos meses de protestas callejeras -sobre todo a partir del caso Ayotzinapa, que ha desencadenado una serie de reacciones adversas al gobierno- impulsan a los legisladores a buscar poner un alto al ímpetu ciudadano, pero eso, lejos de solucionar las cosas, solamente llevaría a un mayor encono, como sucede en Puebla con la famosa “Ley Bala”.

Se pondrá de pretexto que semejante ley es necesaria para contener la eventual violencia que se produce en las marchas, pero la mayoría de los participantes son universitarios y no anarquistas, cuyas demandas han sido razonables, como el caso de los Politécnicos. Es absurdo, pues, que a través de una ley se pretenda desalentar a gente pacífica para que no alce la voz ni pida cambios.

La aprobación de tan desventajosa iniciativa de ley está en manos del Senado, como ya lo hicieron los diputados, y significaría un retroceso histórico para la incipiente democracia mexicana, pues se trata de una medida represiva, muy propia de regímenes totalitarios.

Gobernantes y legisladores deben entender que la protesta social pacífica es un recurso justo y legítimo en toda democracia y que la forma más efectiva de evitar las manifestaciones públicas es atender las demandas y cumplir las promesas a los gobernados.

Tratar de frenarlas legal e ilegítimamente puede conducir a un desbordamiento de la inconformidad que podría traducirse en violencia, como ya está sucediendo. A estas alturas, cuando la movilización social representa la vía más recurrente para dejar salir la queja colectiva, es muy difícil que se aplique un freno constitucional a tales expresiones ciudadanas. Están jugando con fuego nuevamente las instituciones mexicanas, sin duda.

COLMILLOS Y GARRAS

AGRADEZCO A LA Agencia Informativa Reuters la postulación de mi humilde trabajo diario al Premio Alemán de Periodismo Walter Reuter 2014. Gracias por tan inmerecida distinción y queda refrendado mi compromiso por seguir realizando mi mejor esfuerzo para servir a la sociedad… REPRESENTANTES DEL CONSULADO estadunidense estarán hoy en esta ciudad para sostener reuniones con funcionarios municipales y revisar el trabajo realizado en materia turística, cultural y de fomento económico, a fin de enlazar proyectos rentables que podrían redundar en beneficios para esta capital… LOS MÁS DE cuatro mil trabajadores del municipio de esta capital recibirán su aguinaldo y prestaciones de fin de año antes del día 15 de los corrientes, según lo aseguró la directora de finanzas municipales, Diana Gabriela Gaitán Garza.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: