Home México 12 meses de tragedias en #México #yamecanse15 #ayotzinapa #lomejordel2014fue

mexico ensangrentadoLA RAYA DEL TIGRE

Concluye el 2014, uno de los años más complicados de las últimas décadas en lo político, económico y social. Fueron doce meses marcados por diferentes escándalos políticos de diverso nivel, incumplimientos de expectativas económicas, lo que llevó en gran medida a una profunda crisis social que tambaleó las estructuras del poder, empeorado este panorama por el caso Ayotzinapa, en el que el Estado mostró su verdadero rostro cuando de violentar derechos humanos se trata.

Fue un desafortunado segundo año también para Enrique Peña Nieto, quien enfrenta el más severo rechazo ciudadano que haya tenido un mandatario en la historia reciente; de hecho, a lo largo de estos últimos doce meses, su gestión fue reprobada por la mayoría de los mexicanos, según las estadísticas mostradas por las principales encuestadoras, las mismas que siempre lo ubicaron con más de 20 puntos porcentuales de ventaja sobre sus adversarios durante la campaña electoral del 2012.

Los escándalos políticos, como el de Cuauhtémoc Gutiérrez De la Torre, líder del PRI en el Distrito Federal, quien comandaba una red de prostitución a su servicio dentro de la propia sede del tricolor, la insólita exoneración de todo cargo a Raúl Salinas De Gortari, la “casa blanca” de la familia presidencial, ahora la casona de Luis Videgaray, entre otros patéticos casos puestos al descubierto, provocaron gran irritación social y terminaron con la poca credibilidad de los partidos y los políticos.

Y es que no fueron los únicos escándalos protagonizados por algunos prominentes funcionarios: hace unos cuantos días, como para cerrar el año con el sello de la casa, salió a la luz el regalo de un Porsche de un funcionario de INFONAVIT a su hijo; antes, nos enteramos del aumento salarial de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de los jugosos aguinaldos de los legisladores y de múltiples acciones de servidores públicos, que colocaron la bandera de la corrupción por todo lo alto.

Sin embargo, nada de todo esto causó tan profunda herida en la sociedad como los ataques a los estudiantes en Iguala la noche del 26 de septiembre. Esta agresión a los normalistas de Ayotzinapa propició una movilización ciudadana jamás vista en la historia de México, que se retroalimentó con la solidaridad de mexicanos en el extranjero y de un gran número de organizaciones internacionales que siguen proclamando justicia hoy, a más de tres meses de la peor tragedia ocurrida en el México moderno, luego de la matanza de Tlatelolco, en 1968.

Y si en lo político y social el 2014 no trajo buenas cuentas a los mexicanos, en la economía tampoco le fue mejor al país. Ninguna de las reformas estructurales aprobadas en diciembre del 2013 ha representado hasta ahora mejoría alguna en el nivel de vida de las familias, por más que se levanten voces optimistas que se afanan en convencer de las bondades de tales reformas.

Quedó en el olvido el pretendido crecimiento del Producto Interno Bruto del 4.5 por ciento proyectado al inicio de año y, aun cuando a últimas fechas no se dio a conocer el crecimiento real de la economía, en noviembre ya se había reducido la expectativa a menos de 2 por ciento y ahora, con la galopante inflación, es muy probable que haya cerrado el pronóstico en un desmoralizante 1.5 por ciento; es decir, un nulo crecimiento en este rubro por segundo año consecutivo en el presente sexenio.

Fue un año difícil, entonces, de adversidades para la mayoría de los mexicanos, pero también un espacio donde los sectores sociales tuvieron la capacidad de organizarse y exigir respuestas como nunca antes, lo que hace abrigar nuevas esperanzas de cambio y avance democrático. En este sentido, viene un 2015 que será clave para comprobar si la fuerza ciudadana será capaz de propiciar esa transformación que no han logrado hasta hoy políticos corruptos e instituciones débiles, en los cuales la gente ha perdido toda confianza y ahora necesita ver resultados, no promesas, para creer en la supuesta fortaleza de tales instituciones y quienes las comandan.

Mientras tanto, la ocasión es propicia para desear desde este espacio un muy próspero y tranquilo año 2015, mejor que el agonizante 2014, para usted y los suyos, amable lector.

FUERON CUATRO LOS duranguenses que intentaron convertirse en candidatos independientes, pero les rechazaron sus cartas de intención por parte del Instituto Nacional Electoral. La falta de documentación legal correspondiente impidió las candidaturas esta vez en Durango… POR LO PRONTO, quedó clausurado temporalmente el antro donde se escenificó la balacera la madrugada del pasado domingo, con saldo de un lesionado y cientos de asustados. En unos cuantos días será reabierto, seguramente… LA TERMINACIÓN DE la alberca olímpica en instalaciones del Instituto Municipal del Deporte es una de las muy necesarias obras que quedaron inconclusas en el presente año, por lo que será necesario esperar el 2015 para su inauguración.

Twitter

 

 

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: