Home México #Veracruz el estado #mataperiodistas #México #yamecanse

moises_sanchez_cerezo_2015_1LA RAYA DEL TIGRE

Javier Duarte de Ochoa lleva cuatro años y dos meses al frente del poder Ejecutivo de Veracruz y, en ese lapso, han sido asesinados once periodistas, tres son reportados como desaparecidos y cuando menos diecisiete tuvieron que dejar la entidad, debido a las múltiples amenazas recibidas como consecuencia de su labor informativa; es, de hecho, el estado más peligroso del país para la práctica del periodismo. Apenas la madrugada del sábado último fue encontrado degollado y cercenado Moisés Sánchez Cerezo, reportero del diario “La Unión”, desaparecido justo el uno de enero del año que comienza.

“No era periodista, sino taxista”, aclaró el gobernador Javier Duarte, como tratando de minimizar la desaparición, tras la denuncia de sus familiares la víspera del año nuevo, y es que Sánchez Cerezo trabajaba, además, en un taxi para financiar su publicación e informar a la comunidad de Medellín de Bravo, municipio de Veracruz.

Por lo pronto, las autoridades capturaron al expolicía municipal Clemente Rodríguez Martínez, quien, junto con otras cinco personas, privaron de la vida al periodista por instrucciones del alcalde panista Omar Reyes Cruz, de acuerdo con la versión de la Fiscalía estatal. El detenido habría asesinado a Moisés Sánchez por “encargo” directo del alcalde a través de su chofer y del subdirector de la Policía Municipal, Martín López Meneses.

Por su parte, Jorge Sánchez Ordóñez, hijo del periodista ultimado, aseguró que las características del cadáver encontrado no coinciden con las de su padre, por lo que demandó la intervención de peritos especializados para esclarecer debidamente el caso. Ayer por la tarde arribaron a Veracruz peritos forenses de la Procuraduría General de la República para corroborar la versión de la Fiscalía veracruzana.

Apenas la semana pasada, Regina Martínez Pérez, corresponsal de la revista Proceso en el estado, cumplió mil días de haber sido ultimada y hasta hoy el crimen permanece impune, ya que la extinta Procuraduría estatal, hoy convertida en Fiscalía, ha sido incapaz de encontrar y capturar al segundo indiciado, Jorge Adrián Domínguez, mientras que el otro culpable, José Hernández, fue condenado a 32 años y 8 meses de prisión, aunque se trata solamente de los autores materiales.

No obstante el alto número de comunicadores asesinados en Veracruz, de los reportados como desaparecidos y de quienes emigraron a otras tierras para huir de las constantes amenazas y agresiones, muy poco se ha hecho localmente para aclarar los homicidios y menos para frenar tantos atentados a la libertad de expresión, pese a la insistencia de organismos defensores de los derechos humanos en que la mayor parte de las agresiones contra los comunicadores apuntan hacia funcionarios estatales y municipales.

Si, como dice la Fiscalía estatal, el asesinato de Moisés Sánchez fue ordenado por el alcalde de Medellín de Bravo, entonces fue el Estado, y lo menos que espera la sociedad es la aplicación de la ley vigente en su máxima expresión o ¿Cuántos periodistas más deben morir asesinados para que se le ponga un alto a esta tendencia en Veracruz? Lo peor es que hasta el momento nadie se atreve a molestar a Javier Duarte, ni a ninguno de sus funcionarios, por estos lamentables once asesinatos y diversas agresiones a los comunicadores, quienes a diario arriesgan sus vidas al cumplir con la tarea de informar. Algo drástico debe implementarse para que las cosas cambien y sea respetada la libertad de expresión, uno de los derechos más elementales del ser humano.

COLMILLOS Y GARRAS

AYER a TOMÓ PROTESTA como delegado con atribuciones legales de dirigente estatal de la Confederación Nacional Campesina en Durango Carlos Matuk López de Nava, por decisión del Comité Ejecutivo Nacional del PRI. La principal tarea de Matuk al frente de la CNC será unificar al sector en este tiempo electoral y fortalecer a los candidatos del tricolor que pretenden llegar al Palacio de San Lázaro en junio próximo…AHORA SON LOS basquetbolistas y los aficionados a ese deporte quienes están inconformes por la decisión de que sea levantada la duela del Auditorio del Pueblo, edificio que actualmente está en remodelación. Si desmontan esa duela, Durango se quedaría sin un solo lugar presentable para la práctica de este deporte…NO COINCIDEN LAS cifras de la Fiscalía con las de la Coordinación de Ministerios Públicos en cuanto a número de asesinatos en el año 2014; la primera reporta 144 homicidios con arma de fuego, mientras que la segunda instancia asegura que fueron 217, o sea, 73 más.

TWITTER @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: