Home México Llegó el tiempo de las propuestas legislativas

Acosta-llama-legislar-sin-intereses-1372328Llegó el momento para los candidatos de presentar sus propuestas legislativas, con el doble objetivo de interesar a la ciudadanía y después, en caso de resultar favorecidos el siete de junio en las urnas, desarrollar todo este plan legislativo, para que no quede en promesas.

Ayer, los candidatos a diputados federales del Partido Revolucionario Institucional Otniel García Navarro, Rocío Rebollo, Oscar García Barrón y Alicia Gamboa dieron a conocer públicamente su agenda legislativa. No faltaron empresarios en el evento, comerciantes, políticos del pasado y figuras de la denominada sociedad civil.

Los aspirantes del PRI a los cuatro distritos electorales federales de Durango proponen, en lo general: crecimiento económico, empleo y mejores salarios, reducción de los precios de las gasolinas, combate a la corrupción, transparencia y rendición de cuentas; mejorar la seguridad y la acción de la justicia, legislar en materia de salud, educación y bienestar social, luchar por la transformación del campo mexicano; agua para todos, defensa del ambiente y seguir avanzando en la equidad de género, temas muy delicados que no deben faltar en propuesta legislativa alguna.

La tarea legislativa constituye, sin duda, la función principal de un diputado, su compromiso con el electorado, por lo que cada propuesta debe ser directa y realista, en especial porque enfrentará, aun como candidato, escepticismo y reclamos de aquellos que poco desean saber de partidos o candidatos, sean quienes sean. Difícilmente habrá, hoy en día, alguna figura pública que escape al cuestionamiento social, pero están los candidatos ante una nueva oportunidad de demostrar que van en serio y trabajarán a favor de la sociedad, no apartados de ella.

Tradicionalmente, el sistema político mexicano promueve que los candidatos sean elegidos por la estructura partidista y presentados después a la ciudadanía para que los califique. Así, quienes llegan a una curul, o a cualquier otra responsabilidad otorgada a través de las urnas, también contraen un compromiso con aquel que los hizo candidatos, a veces mayor que con el pueblo.

En este sentido, vimos en la última Legislatura, que concluye en unos meses, cómo se privilegió la ordenanza presidencial para aprobar las reformas estructurales, antes que la agenda propia de cada uno de los diputados.

Una y otra vez, desde la conformación del México independiente, los legisladores se han mantenido distantes de la ciudadanía, pero la realidad actual necesita un comportamiento diferente de quienes conformarán el Congreso federal a partir de septiembre próximo y, ante ello, las propuestas legislativas, como las que presentaron los cuatro priistas, muestran en gran medida su potencial político y su capacidad para responder a las demandas ciudadanas. Es posible, y deseable también, que los nuevos diputados se conduzcan de una forma distinta a la de sus antecesores. En este contexto, suena interesante la posibilidad de legislar por mejores salarios y empleos, así como combatir la corrupción, acabar con la falta de transparencia y trabajar a fondo en la rendición de cuentas.

Ir solucionando estas y otras demandas, en los tres órdenes de gobierno, es lo que va a ayudarles a los candidatos de todos los partidos, sin excepción, a recuperar la tan necesaria credibilidad ante el electorado y salir adelante en sus futuros compromisos.

De la misma manera, mejorar en el renglón de la seguridad y justicia implicaría volver a la estabilidad social que desde hace algunos años se alejó de México sin un boleto de regreso, al menos hasta ahora. Son otros tiempos, pues, y quienes llegarán a diputados federales no deben perder de vista las nuevas exigencias de los electores, que en realidad no son nuevas, sino permanentes. Quienes le “quieran entrar” con todo a resolver los problemas y poner en marcha soluciones innovadoras serán una digna excepción y no pasará inadvertida su labor; en cambio, los que prometan sin intención de cumplir sólo irán al olvido y al descrédito, y ni con su partido quedarán bien, menos con la sociedad.

MÁS QUE ENOJADOS andan los productores de frijol en el estado -unos 35 mil- porque la Financiera Nacional, instancia perteneciente a la Secretaría de Hacienda, está otorgando créditos de manera selectiva sólo a unos cuantos campesinos y la mayoría no cuenta con recursos para iniciar la siembra del próximo ciclo agrícola… CADA PRODUCTOR REQUIERE de un préstamo a razón de cuatro mil pesos por hectárea sembrada y, si para mayo entrante no se les concede, la producción del 2015 podría disminuir considerablemente, si se toma en cuenta que en Durango se producen 200 mil toneladas al año y sin créditos bajaría hasta 80 mil… EL ALTO COSTO del diésel, por sí solo, tiene en jaque a los hombres del campo, ya que lo compran a 14 pesos el litro y son necesarios unos dos mil litros del combustible por cada productor durante todo el ciclo, desde la preparación de tierras, siembra y la cosecha. El campo no da más, entonces..

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: