Home Durango Serio el riesgo para Durango en materia de protección civil

Proteccion-Civil_10En el estado deDurango, muy poco se ha avanzado en los últimos años en materia de protección civil, pese a la necesidad evidente de reforzar esta área, identificada comúnmente como “cuerpo de bomberos”. De las veinte sedes municipales que existen, la mayoría no cuenta con la infraestructura básica para entrar en acción ante un siniestro; de hecho, sólo Ciudad Lerdo, Gómez Palacio, Santiago Papasquiaro, Pueblo Nuevo y esta capital están preparadas para proteger a la ciudadanía de una eventualidad, sea provocada accidental o intencionalmente, o bien por la propia naturaleza, lo cual no es raro, por ejemplo en temporada de lluvias.

Las unidades de protección civil y/ o bomberos de Durango capital y Gómez Palacio, por su parte, tienen presupuesto propio y, con ello, el equipamiento material y humano necesario para atender los requerimientos de la población. La de Santiago Papasquiaro es apoyada por la organización social “Amigos al rescate” y, gracias a esas aportaciones, cuenta con regular equipo y cierta capacitación a su personal; otros municipios están buscando un esquema semejante de respaldo altruista, porque hasta el momento no tienen el suficiente apoyo del gobierno estatal.

En este sentido, la mayor parte de las veinte unidades de protección civil carecen de máquinas bomberas (pipas), camionetas de ataque rápido y equipo de rescate. Es decir, se les dificulta auxiliar a la población en caso de un problema. Tampoco están cubiertas las necesidades del personal, en cuanto a remuneración justa, dormitorios dignos y capacitación periódica.

Por su parte, las cabeceras de Nombre de Dios, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Poanas, Canatlán, entre otras, operan en locales inadecuados, sin los mínimos servicios; no cuentan siquiera con un camión de ataque para incendios, por lo que, cuando tienen una emergencia, invariablemente solicitan el apoyo hasta la ciudad de Durango. Se sabe de accidentados que han perdido la vida por la falta de equipo para primeros auxilios y de vehículos para el traslado emergente a un hospital cercano.

Si la escasez de infraestructura y de presupuesto para la protección civil en el estado ya constituyen un serio problema, existe otro aún mayor: se está haciendo mal uso de las diversas donaciones de equipo, en especial del proveniente de los Estados Unidos,

En Canatlán, por ejemplo, se entregó el equipo donado en un evento exprofeso, con fotografías de por medio y discursos de agradecimiento, pero de inmediato se recogió lo otorgado para llevarlo a otro municipio, donde fue organizado un evento similar para entregarlo de nuevo. En otros casos, quienes están al frente de la Unidad Estatal de Protección Civil, cabeza de todas las unidades municipales -excepto las de Durango y Gómez Palacio- “cobran” por las donaciones otorgadas a estas unidades de municipios. El titular de la unidad municipal de protección civil de Cuencamé fue despedido por Arturo Galindo Cabada, titular de la UEPC, por quejarse de estas malas acciones. Galindo Cabada coordina el desenvolvimiento de todas las unidades municipales, salvo las dos más grandes.

Por supuesto que hay recursos federales para fortalecer la protección civil en Durango, pero al no contar el estado con un Atlas de Riesgo debidamente registrado y avalado por el Centro Nacional de Prevención de Desastres, no se puede acceder a estos apoyos de la Secretaría de Gobernación. Un Atlas de Riesgo es el instrumento para obtener recursos, a fin de construir obras que mitiguen la amenaza que puedan significar arroyos, ríos, canalizaciones, presas, entre otros, así como levantar puentes que permitan la comunicación entre comunidades. Este Atlas es un proyecto preventivo que plantea la adopción de acciones de prevención estratégicas y/o prioritarias, contempladas en el artículo 44 de las Reglas del Fondo para la Prevención de Desastres Naturales.

No está lejos la gente de algún percance fuera de control, ante la precaria situación de las unidades de protección civil y es que, además de todo esto, actualmente en diversos municipios están operando empresas que manejan materiales peligrosos y trabajan sin los permisos correspondientes para garantizar seguridad, como el caso de la gasera en la Laguna, que sólo cuenta con un permiso de distribución en Guadalupe Victoria, pero hace llegar su producto a Durango, Villa Unión, Canatlán, Santiago Papasquiaro.

Las distribuidoras de gas LP deben contar con la normatividad exigida por la Secretaría de Energía, la Procuraduría Federal del Consumidor y la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente, así como las normas municipales. Son muchos los aspectos que deben ser considerados, entonces, para optimizar las funciones de todas las unidades de Protección Civil: el factor equipamiento, apoyos, salarios, desempeño de las autoridades estatales del ramo, trasparencia en manejo de recursos, entre otros. Falta mucho trabajo por hacer para reforzar la labor de quienes, en un momento dado, pueden representar la diferencia para tener una población a salvo o en riesgo.

PROPIETARIOS DE TAXIS se han comunicado a este espacio para denunciar un incremento de unidades “pirata” en las calles de Durango. Aseguran que estos no traen placas y, en el mejor de los casos, usan solamente una y la otra en diferente automóvil… Y SIGUEN LOS asaltos en la carretera a Zacatecas, sobre todo en el tramo Cuencamé-Fresnillo. Según el subdelegado de la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos, A.C., Carlos Rentería Ramirez, se siguen colocando retenes falsos, con el fin de asaltar conductores… TAMBIÉN AYER SE recordó en Durango el 153 aniversario de la Batalla de Puebla, en la que el ejército mexicano doblegó a la poderosa milicia francesa. Esa victoria no provocó el fin de la invasión de ese país al nuestro, por cierto, ni ningún beneficio extra; solamente elevar el patriotismo que predomina hasta hoy.

Twitter @rubencardenas10Proteccion-Civil_10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: