Home Durango Los cambios que vienen, de cara al 2016

5466a0eb01b01A repentina salida de Arturo Yáñez Cuéllar de la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Social en el Estado (SEDESOE), representa el primero de una serie de relevos que seguramente ocurrirán una vez que concluya el presente proceso electoral; la incrustación de Yáñez en el Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional tiene como objetivo primario no sólo reforzar el trabajo político de los candidatos en este último tramo de la campaña, sino preparar la plataforma de lanzamiento del 2016.

La renuncia de Arturo Yáñez sorprendió porque, aunque ya se esperaba cualquier día, era más probable que sucediera después de la elección del siete de junio, pero el momento político en el estado requiere -según se nota- de ciertas definiciones y actuaciones impostergables. Esto debe haber orillado a quienes toman las decisiones en el tricolor a no esperar más para ir allanando el camino rumbo al proceso de sucesión y, de paso, apuntalar ahora las campañas de los cuatro distritos electorales federales que están en disputa.

Así, a diferencia de otros secretarios adjuntos, Yáñez Cuéllar tiene la instrucción precisa de movilizarse por todo el estado y entrar en contacto con los liderazgos para desdoblar una estrategia de operación política, de cara a los comicios del año entrante, principalmente.

Hay otros perfiles en el gabinete estatal que están en el ánimo del poder, ya sea para la continuidad en la función pública o en la vida partidista y, por ello, no sería raro que en próximas semanas dejen sus cargos funcionarios como el secretario de Educación, Héctor Vela Valenzuela, y el de Agricultura, Francisco Gamboa, a quien le anda latiendo el corazón por la actividad política.

Dentro de círculos priistas, se maneja la terna de Manuel Herrera Ruiz, dirigente estatal del tricolor, Héctor Vela Valenzuela y Otniel García Navarro, aspirante al distrito electoral federal 01, para la próxima candidatura a la alcaldía de la capital de Durango.

Asimismo, se esperan otros movimientos en dependencias del estado para tratar de corregir desaciertos, porque a estas alturas de la administración estatal ya no puede hablarse de simples cambios en el gabinete para mejorar la gobernabilidad.

Las áreas de la seguridad pública y la investigación del delito requieren de ajustes desde hace tiempo y, aun cuando parece difícil implementar cambio alguno, todavía se admite ahora. De igual modo, a la Secretaría estatal de Desarrollo Social debe llegar un titular capaz de dar continuidad a lo realizado por Arturo Yáñez y, sobre todo, alguien libre de cuestionamientos tan serios como los atribuibles a Alejandro Márquez, quien provisionalmente quedó al frente de ese despacho.

Para cualquier administración estatal, un buen cierre de ejercicio sexenal es saludable y contribuye a una transición tersa, particularmente en tiempos como los actuales, cuando la ciudadanía está tan pendiente de lo que se hace y se deja de hacer. Cumplir cada dependencia con sus tareas hasta el último día del sexenio es una responsabilidad que no puede ser ignorada por privilegiar las acciones políticas, y ningún cambio debe dejar áreas débiles o tambaleantes. Por el contrario, que quien llegue mejore el trabajo del anterior. A eso debemos aspirar como sociedad pensante. Quienes deciden actualmente en Durango deben estar planeando muy bien, pues, cada uno de los pasos que darán en este futuro inmediato. Al tiempo.

NO SERÁN POCOS los festejos para halagar a las madres de Durango a lo largo de todo este fin de semana. Por supuesto que los candidatos de los distintos partidos políticos las abrazarán, les dedicarán sentidas piezas oratorias y hasta cantarán con ellas. Por ganar votos, les dirán lo que quieren oír, pero más les ayudaría, como madres trabajadoras que son, que se les cumpla y se legisle a su favor…POR CIERTO, UN buen detalle para las madres este fin de semana sería que los candidatos no les toquen a sus puertas, a menos que se les lleve un regalo verdaderamente útil, o tan siquiera bonito…Y DURANGO SE convirtió en el primer estado del país en iniciar totalmente la aplicación del nuevo Sistema Procesal Penal Acusatorio a niveles local y federal, conforme al Código Nacional de Procedimientos Penales. La nueva justicia penal se caracteriza por la mediación, participación de las víctimas del delito, reparación del daño, los juicios orales y la transparencia. Esperemos que así sea, por el bien de Durango.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: