Home Durango Mal nuestras carreteras y ni esperanzas de repararlas

A red de caminos rurales de Durango, conformada por dos mil 200 kilómetros, la mayoría en malas condiciones, tendrá que seguir esperando por su reparación o reconstrucción, según sea el caso en distintas regiones, porque resulta que no hay dinero para iniciar los trabajos, ya que hasta el momento la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas del Estado no ha recibido los recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación para tal efecto.

Un diagnóstico de esta dependencia estatal, dado a conocer durante la primera semana de marzo, evidenció que el 35 por ciento de los caminos rurales se encuentra en reconstrucción, mientras que otro 30 por ciento requiere trabajos de conservación, y el resto, servicios de mantenimiento ordinario. Es decir, los dos mil 200 kilómetros de la red estatal piden a gritos urgente inversión, que no ha llegado.

Entre el presupuesto etiquetado por el gobierno federal, el redireccionamiento de un recurso que espera obtener el gobierno estatal y la aportación de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, es previsible ejercer un monto aproximado a los mil millones de pesos para comenzar los trabajos en el curso del 2015, excepto por un problema: no hay fechas para que se otorguen estos recursos presupuestados por la Federación, como tampoco el que requiere el gobierno estatal, principalmente.

Las lluvias de los dos primeros meses de este año, aunque fueron indudablemente benéficas, causaron serios destrozos en un buen número de caminos en el estado, por lo que la Secretaría de Gobernación emitió una declaratoria de emergencia y así fueron destinados 200 millones de pesos para reparar los daños; sin embargo, ese recurso, que debiera ser ejercido por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a la fecha no se sabe si llegó o qué sucedió con él, pues ningún camino ha sido arreglado.

Así las cosas, las carreteras estatales y caminos rurales permanecerán en indignas condiciones por un tiempo indeterminado. Si bien es cierto, aunque la falta de mantenimiento de la red es un mal crónico en Durango, llama la atención que, en estos cuatro meses y medio, no hayan llegado los recursos asignados por la Federación y tampoco esos 200 millones para atender esta necesidad imperiosa de los duranguenses que viven en zonas rurales.

En el discurso, el titular de la SECOPE en Durango, César Guillermo Rodríguez, sostiene: “Vamos a atender casi la mayoría de los 39 municipios para que podamos abatir el rezago que tenemos y aumentar el porcentaje de la red estatal que está en buen estado” (sic), pero la triste realidad es muy distinta a su aparente optimismo.

Aun cuando no se ha informado oficialmente, es alta la probabilidad que el monto etiquetado por el gobierno federal para este rubro haya sido afectado por el recorte presupuestal, lo cual implica que se designe una cantidad inferior a la prevista en diciembre pasado y entonces muchas áreas queden sin ser reparadas.

Otro factor que podría afectar aún más el deplorable estado de la red de caminos rurales es la inminencia de las lluvias que, si son copiosas, suelen provocar daños que requieren reconstrucción a cientos de kilómetros que hoy necesitan solamente la reparación.

Total, no hay soluciones inmediatas para el mejoramiento de las carreteras del estado, menos cuando no hay fecha fatal para el arribo de recursos. Todo parece estar en el aire: fechas, recortes, aplicación de los dineros, y mientras, miles de familias de no pocas comunidades del estado podrían quedar incomunicadas durante la próxima temporada de lluvias, si no se logra la rehabilitación de los tramos que son hoy intransitables.

CELEBRAMOS HOY EL Día del Maestro, así que desde este espacio reciban una calurosa felicitación todas y todos esos esforzados formadores de generaciones productivas en estos años. La figura del maestro seguirá siendo, sin duda, factor de cambio para un país como el nuestro… DESPUÉS DE 15 DÍAS de no recibir el suministro de agua potable, habitantes del poblado Plan de Ayala demandaron la provisión del vital líquido “aunque sea para beber y preparar alimentos”. Un grupo de familias acudió a la sede del Congreso local para solicitar la rehabilitación del pozo que los abastece… EN EL EXTERIOR del Colegio MacDonell, ubicado en calle Juárez y Coronado, han crecido tanto las ramas de los árboles, que están obstruyendo los cables de energía eléctrica, así como la iluminación del área, por lo que es necesaria la intervención de personal del Ayuntamiento, sobre todo ahora que andan realizando este tipo de trabajos en el centro histórico.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: