Home México Aunque ganen, lo harán con poco respaldo ciudadano

De acuerdo a la mayoría de las encuestadoras, la participación ciudadana del próximo domingo apenas superará el 30 por ciento, lo cual representa, de ser así, un fuerte revés para todo el sistema de partidos y también una fisura en la legitimidad de quienes resulten ganadores, porque contarán con un mínimo de respaldo ciudadano en cualquier cargo de elección popular que alcancen, el cual muy poco tendrá de popular.

Si solamente este 30 por ciento de la lista nominal acude a las urnas el domingo siete de junio, ese segmento se dividirá entre los candidatos de los diez partidos que participan en la elección, junto con otros cuantos candidatos independientes, que por primera vez se hacen presentes y, salvo en el caso de Jaime Rodríguez “el bronco” en Nuevo León, no parecen haber atraído en forma notable la atención del electorado.

En este sentido, en el reparto de tan escasos votos, los partidos “grandes” alcanzarían la más alta proporción de sufragios, es decir, el PRI, PAN y PRD, seguidos por MORENA, el Partido Verde y los demás. Con toda certeza, entonces, se puede deducir que ellos podrían aspirar apenas a un 15 por ciento de aceptación, o menos, de los enlistados en el padrón electoral. Este mínimo de votos no les creará, por cierto, un problema de ilegalidad, pero sí de legitimidad, porque la gran mayoría de mexicanos, por razones que han sido tema de análisis por todas partes, no avaló su llegada.

Tradicionalmente, los procesos electorales intermedios se caracterizan por una menor participación ciudadana que cuando se elige presidente de la república, pero nunca se habían topado los partidos con una sociedad tan irritada y escéptica hacia ellos, tan reticente a ejercer su derecho al voto.

Donde sí es previsible que los porcentajes de votación sean mayores a este 30 por ciento es en los nueve estados que renovarán gobierno estatal y municipal, pero difícilmente sucederá en el resto de entidades donde únicamente se elegirán diputados federales, como el caso de Durango.

Y es que, pese al evidente malestar social, los partidos y políticos no han considerado hacer cambios de fondo, ni siquiera de forma: Se siguen presentando como en el pasado, sin innovaciones, en los mismos poco convincentes formatos; sus propuestas, en general, suenan huecas y pocos creen que de verdad estén pensando cumplirlas y, por si algo faltase para enojar a la ciudadanía, se les va el tiempo y los recursos en desacreditarse unos a otros, como si eso fuera muy consolador para una población llena de necesidades y con nulo interés de estar atestiguando episodios de guerra sucia o fuego amigo.

En resumidas cuentas, en este país, los partidos y políticos se han conformado con ganar pocos votos y para nada están dispuestos a cambiar para recuperar la credibilidad perdida, un craso error porque, en esta inercia de continuar en el poder, ya no hay garantía de que se puedan sostener por mucho tiempo.

Las condiciones del México de hoy son ya muy diferentes a las de otros años. Los medios de comunicación tradicionales siguen sin estar al alcance de todos, pero las redes sociales constituyen el medio ideal para que la ciudadanía no solamente se mantenga informada, sino con capacidad de organización y es justo donde la partidocracia enfrenta su principal obstáculo, que cada vez le está resultando más difícil superar. Por lo pronto, saldrán muy mal librado el sistema de partidos este próximo domingo.

HASTA LAS FOTOS “truqueadas” del Partido del Trabajo fueron a la baja en esta campaña electoral. Gonzalo Yáñez tuvo su cierre la tarde del sábado y, pese al acarreo y a su experiencia política, sólo logró mostrar lo poco que le queda. El domingo quedará definido lo que hasta hoy es un incierto futuro para este dirigente y el propio partido, que podría perder el registro electoral nacional si no consigue el 3 por ciento de la votación… Y QUIEN DEVERAS le acarreará gente al cierre de campaña del Movimiento Ciudadano mañana por la tarde es la Sonora Dinamita, aunque la mayoría de quienes asistan irán más bien a encontrar “La cadenita” o a bailar al ritmo de “El Sorullo”, que a escuchar los discursos con atención… AL MENOS EN redes sociales, el tema de los picados de alacrán circula con fuerza, lo cual refleja la preocupante frecuencia con que ocurre en esta temporada. La gran pregunta es si las autoridades sanitarias cuentan con el antídoto suficiente y si, por fin, decidieron abastecer el suero a clínicas estratégicas para el auxilio inmediato o siguen concentrando todo en un solo hospital, como lo han hecho siempre.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: