Home México Que no nos den "gato por liebre" con las independientes

Es innegable la enorme resonancia que causó el triunfo de varios candidatos independientes: entrevistas en medios de comunicación pequeños y grandes, incluso de otros países, movilidad en redes sociales e invitaciones para asistir a toda clase de foros son, entre otras, las consecuencias de cambiar el estatus de candidato a celebridad.

Sin embargo, es momento de pasar de la emoción a la reflexión en el sentido de que las candidaturas independientes han creado un escenario propicio tanto para la libertad de buscar un cargo de elección popular sin depender de un partido, como para devaluar el concepto de “independiente”.

En otras palabras, la influencia que generaron los cinco triunfadores de los comicios del pasado siete de junio sin representar a ningún partido político inspiraron ya, y lo seguirán haciendo en lo sucesivo, a aquellos que apenas tenían la idea de lanzarse con la intención genuina de ganar para servir, y ahora se sentirán motivados a hacerlo.

Sin embargo, habrá muchos más que, al no encontrar el camino despejado para llegar a algún cargo de elección popular en el interior de los partidos, pueden ahora contemplar la figura de candidato independiente sólo para utilizarlo como plataforma de manera camaleónica y prestarse a los enjuagues de los partidos grandes; es decir, intentarán sorprender al electorado con un buen disfraz de civil sin partido, cuando en realidad están ligados por completo al poder, aunque no sea de modo visible, pues la ley lo impide.

Y, de hecho, tampoco se salvaron los cinco ganadores independientes de esa sombra de sospecha, sobre todo Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, próximo gobernador de Nuevo León, a quien se estuvo atacando con un arma que parecía infalible: su ruptura tan reciente con el Partido Revolucionario Institucional, en el que militó por más de dos décadas.

Pueden darse también casos de mercenarios de la política que se ofrecerían para contender como independientes y simular una contienda abierta, pero inclinarían la balanza hacia esos candidatos de los partidos que alquilaron sus servicios. Es decir, el juego de los partidos pequeños ahora puede ser sustituido por los candidatos sin partido, si no tenemos cuidado.

En este sentido, la sociedad debe estar muy atenta para identificar a los verdaderos aspirantes independientes y a los oportunistas, que seguramente los habrá y se venderán como individuos sin compromisos partidistas, pero la realidad es que solamente se aprovecharon del “boom” de la nueva figura legal para seguir lucrando.

Y así como la ciudadanía debe ser cauta ante las nuevas candidaturas independientes que puedan surgir en futuros comicios electorales, como en los del 2016, quienes obtuvieron el triunfo por vía apartidista tienen un enorme compromiso social para no desacreditar esa figura, porque una nueva decepción no la resiste la sociedad mexicana.

Son Jaime Rodríguez “El Bronco”, gobernador de Nuevo León; Manuel Clouthier, diputado federal por Sinaloa; Alberto Méndez, alcalde de Comonfort, Guanajuato; Pedro Kumamoto, diputado local por Zapopan y Alfonso Martínez Alcázar, alcalde de Morelia, entre otros cuyos nombres se hicieron conocidos, los que tienen bajo sus hombros la enorme responsabilidad de no fallarle a los electores, porque matarían la esperanza no solamente en quienes votaron en ellos, sino en millones de mexicanos que anhelan un desempeño distinto al de los políticos hasta hoy conocidos, indistintamente de las siglas del partido al que representen.

Si, pues, quienes ganaron como independientes en esta elección del 2015 convencen a los mexicanos y se conducen como auténticos servidores sociales, la gente estará convencida de respaldar a los próximos que busquen un cargo de elección popular sin necesidad del cobijo de un partido político, pero si, por el contrario, se olvidan de quienes votaron por ellos para comportarse como todo aquel que llega a una alta responsabilidad y le dan la espalda al pueblo, cavarían una tumba para ellos mismos y, de paso, para quienes intenten seguir ese camino, alejados de los partidos. Nadie queremos llegar a decir: para eso nos gustaban. Las candidaturas independientes deben seguirse muy de cerca para que no se conviertan en ingratas sorpresas, entonces.

EN DURANGO SERÁ Rodolfo Dorador el que coordine la campaña del diputado Ricardo Anaya, quien pretende convertirse en el nuevo dirigente nacional del PAN. No parece tener problema alguno Anaya para suceder a Gustavo Madero, así que podría facilitarle a Fito Dorador su llegada a una próxima diputación plurinominal el año entrante… COMPLETARIA DE ESTA manera cuatro períodos consecutivos sin soltar la ubre del erario Rodolfo Dorador: Fue diputado federal, luego senador por seis años, otra vez diputado federal y ahora sería diputado local, todo un récord en la política local, superado por muy pocos… MURIÓ EL SACERDOTE Raúl Moreno, un auténtico siervo de Dios. Por años estuvo al frente del templo de Nuestra Señora de los Remedios y luego en San Miguel; últimamente sirvió en Tapias. Siempre vivió en la pobreza y olvidado por las autoridades eclesiásticas locales, aunque no por sus numerosos feligreses. Su único ministerio fue servir a los pobres en Durango. Una pérdida lamentable y triste para quienes conocimos su testimonio.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: