Home Uncategorized "El Mencho", un capo de altos vuelos y poderosos padrinos

Indignante resulta enterarnos hasta ahora de que Nemesio Oseguera Cervantes, “el Mencho”, líder máximo del cártel Jalisco Nueva Generación, fue detenido en el 2012 y liberado en sólo dos horas por la intervención directa del entonces gobernador jalisciense Emilio González Márquez y la Secretaría de Marina, por su parte, muy obediente, lo dejó ir y, además, se guardó el episodio por casi tres años, hasta ayer que se ventiló públicamente la información.

De acuerdo a publicaciones periodísticas de este jueves, el 27 de agosto del 2012, unos tres meses antes de tomar posesión Enrique Peña Nieto, fue aprehendido Oseguera Cervantes en Zapopan, municipio conurbado a Guadalajara, por elementos de la Secretaría de Marina, pero un par de horas más tarde el gobernador panista intervino para la liberación del capo, acusado de múltiples delitos del fuero común y el fuero federal, quien evidentemente contaba con toda una red de protección de autoridades locales.

Medios de comunicación dieron a conocer en aquel tiempo la captura del presunto narcotraficante y citaron que autoridades federales habían confirmado la aprehensión, pero no se supo del “papelazo” que hicieron las autoridades al dejarlo ir, muy tranquilo. Tal como suele suceder ahora en estos casos, el cártel reaccionó virulentamente con 28 “narcobloqueos” en Guadalajara y municipios conurbados, así como en otros seis del estado de Colima, lo cual hizo cambiar de opinión a las autoridades, quienes muy rápido decidieron su liberación, porque habrían quedaron muy expuestas a que se descubrieran sus nexos con la organización criminal, así que lo más prudente y conveniente, para ellos, fue dejarlo en libertad. Un personaje clave en ese suceso del 2012 fue Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, secretario de Seguridad Pública, quien en la actual administración del priísta Jorge Aristóteles Sandoval Díaz ocupó el cargo de fiscal general estatal hasta este seis de julio, cuando presentó su renuncia al cargo con carácter de irrevocable, algo que también puede levantar suspicacias.

Tres años después, Nemesio Oseguera Cervantes es el delincuente más buscado por las autoridades federales; su hijo Rubén Oseguera, actualmente bajo arraigo, ha sido capturado y puesto en libertad en varias ocasiones. Parece que ya es casi “de familia”.

Por cierto, la Procuraduría General de la República ofrece dos millones de pesos – cifra que parece relativamente baja, según el riesgo- como recompensa a quien proporcione información que lleve a la captura del “Mencho” mayor, lo cual no ha sucedido. Sigue fresca en la memoria de los mexicanos la reciente incursión del cártel el pasado uno de mayo, cuando fuerzas federales montaron un operativo precisamente para capturar al “Mencho” y los sicarios respondieron, en una acción sincronizada, con 38 bloqueos y vehículos incendiados en 19 municipios, incluso en estados colindantes con Jalisco. Se le responsabiliza al Nueva Generación del derribamiento de un helicóptero del ejército mexicano, con saldo de más de diez muertos y algunos lesionados, además de la ejecución, en abril, de 15 policías de la Fuerza Única Rural, así como de lesiones a cinco de sus elementos, entre otros delitos graves. Un delincuente de muy altos vuelos, pero muy apoyado por las autoridades en turno, como claramente se observa. El poderío real del crimen organizado, entonces, no radica en la extrema inteligencia de los capos o sus poderosos arsenales y numerosos grupos de sicarios, sino en esa aberrante colusión con autoridades corruptas.

Si hoy se sabe que el exgobernador Emilio González Márquez facilitó la liberación de Nemesio Oseguera en el año 2012, no sólo él debe responder ante las instancias federales, sino también las otras autoridades que, sin chistar, dejaron libre a quien ya era desde entonces un peligroso delincuente; ni modo que alguien lo ignorara. Todos tuvieron responsabilidad y deben pagar por ello, aunque ya sabemos que eso es muy poco probable, como siempre ocurre en México.

INSISTIÓ EL SECRETARIO general de gobierno, Miguel Ángel Olvera, en que el gobierno del estado no espía, ni espiará, a ciudadanos; por tanto no tiene, ni tuvo relación alguna con la empresa #Hacking Team, con sede en Milán, Italia. El que creyó, creyó, y el que no… pos no ¿Así o más claro?.. CIFRAS DEL IMSS, INEGI, de la misma Secretaría del Trabajo, aseguran lo contrario, pero la Secretaría estatal del Trabajo sostiene que hay más empleos en Durango que la expectativa de 40 mil “chambas” en el sexenio ya está en los 50 mil; alguien dele un fuerte pellizco a Ricardo Navarrete Gómez para que despierte de tan dulce sueño… Y NOS LEEMOS el domingo, mañana sábado no es ocasión de ponerle una Raya más al Tigre. Gracias por su preferencia.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: