Home México Nos entretienen mientras venden el petróleo #Reformas #PEMEX #México #EPN

Por Rúben Cárdenas

Y mientras la historia seriada de Joaquín Guzmán Loera sigue en los más altos niveles de audiencia, ayer inició oficialmente la licitación petrolera en México, en la que compitieron consorcios de Estados Unidos, Asia y Europa, con lo que termina oficialmente el monopolio de la empresa Petróleos Mexicanos y quedó así para la historia la nacionalización de la industria petrolera decretada el 18 de marzo de 1938 por Lázaro Cárdenas Del Río. Se subastaron 14 bloques en aguas poco profundas del Golfo de México, dos de los cuales se vendieron ayer mismo.

Tal y como lo estipula la reforma energética aprobada por el Congreso el año pasado, la Secretaría de Energía dispuso que salieran a licitación – que no es otra cosa sino la venta de los derechos de explotación y exploración- estos primeros 14 bloques adjudicados en la denominada Ronda Uno, en la cual quedó fuera Petróleos Mexicanos, es decir, esta empresa nacional ya no tendrá injerencia, en teoría, sobre los yacimientos petroleros en nuestro país.

La Secretaría de Energía calculaba un éxito en la primera subasta de entre el 30 y 50 por ciento de lo licitado y resultó ser de un 14 por ciento, al concretarse la adjudicación de solamente dos bloques por parte del consorcio conformado por Sierra Oil & Gas (México), Talos Energy (EU) y Premier Oil (Inglaterra). Los doce bloques restantes fueron declarados desiertos, por no haber recibido propuesta alguna o entregar propuestas por debajo de los valores mínimos establecidos por la Secretaría de Hacienda. Inicialmente se mostraron interesadas en explorar y explotar estos 14 bloques, localizados en costas de Veracruz, Tabasco y Campeche, un total de 18 empresas y siete consorcios.

Se estima que los 14 bloques petroleros se ubican en una superficie de unos 4 mil 200 kilómetros cuadrados y su valor real es del orden de 17 mil millones de dólares. “No vamos a malbaratar los recursos petroleros de la nación”, sostuvo Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, quien asegura que esperan vender casi la mitad de esa franja de adjudicación.

Con esta primera venta de nuestros recursos energéticos volvemos, pues, a la era anterior a Lázaro Cárdenas, cuando compañías principalmente inglesas y norteamericanas se encargaban de la explotación de los hidrocarburos mexicanos y éramos ricos en las profundidades, pero muy necesitados en la superficie, tal como sucede hoy.

La venta del petróleo arrancó ya y se supone que se cotizará alto el subsuelo mexicano; ahora falta saber cuáles instituciones de gobierno podrán ser confiables para transparentar el ingreso de tan grandes capitales a las arcas de la nación, así como la forma en que serán administrados esos recursos, para asegurar que, como se ha venido prometiendo, traiga verdadero progreso al pueblo. De igual forma, cada una de las licitaciones que se otorguen a estas empresas y consorcios multinacionales deben ser trasparentadas y conocido en su totalidad el contenido, para que no resulten luego sorpresas desagradables. No se sabe, por ejemplo, quién maneja Sierra Oil & Gas, uno de los componentes del consorcio mexicano que inauguró la venta. Tampoco está muy claro si Pemex sigue influyendo en algunas de estas decisiones.

Si una venta como tal, y más de estas dimensiones, representa un negocio, la sociedad tiene derecho de saber quiénes serán los beneficiarios, además de escuchar sin descanso que será el pueblo; a qué compañías se le va a ceder este derecho y bajo qué condiciones, para estar seguros que, según se han alzado patrióticas voces del oficialismo “el petróleo no se vende, porque pertenece a todos los mexicanos”, pero la experiencia de gobiernos anteriores no genera la certidumbre suficiente sobre estas inversiones a cambio de nuestros energéticos, recursos no renovables por cierto.

La corrupción que exhiben las instituciones de gobierno hace surgir una y hasta mil suspicacias. Por algo no han parado las protestas sobre esta reforma.

Con la venta de los bancos, por ejemplo, no mejoró la condición de vida de los mexicanos; tampoco con la venta de la industria telefónica y nos siguen haciendo falta los transportes ferroviarios. Entonces, cada uno de esos errores ya no deben volverse a cometer, porque los mexicanos merecemos disfrutar de lo que nos pertenece, lo cual durante muchos años sólo ha estado disponible para unos cuantos. En el México de hoy debemos escribir una historia diferente.

COLMILLOS Y GARRAS

COMIENZA HOY LA Feria Nacional Durango 2015, con amplias expectativas para los distintos sectores productivos del estado. Se espera una ocupación hotelera por encima del 70 por ciento durante las próximas tres semanas de fiesta, así como una derrama económica considerable para prestadores de servicios… SERÁN MÁS DE 600 eventos culturales, deportivos y artísticos dirigidos a toda clase de público durante este lapso; la mayoría serán totalmente gratuitos y se realizarán dentro y fuera del recinto ferial. Todo mundo está invitado esta tarde a la inauguración en las propias instalaciones de la feria… MUY PRONTO TENDRÁ que decidir el doctor Alejandro Campa Avitia si lanza su candidatura independiente por la alcaldía de la capital del estado o la gubernatura. Por lo pronto sigue muy activo entre distintas organizaciones sociales. Se le ven ganas, hasta eso.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: