Home Durango Se desbordó la violencia en Las Quebradas

Por RUBÉN CÁRDENAS. El incremento de la violencia en los municipios en la región serrana de Las Quebradas es ya innegable y no puede continuar en la desatención de las autoridades federales, toda vez que han sido rebasadas todas las instancias municipales y estatales, aunque se resistan a reconocerlo.
La ejecución de once personas y cinco más lesionadas, ocurrida en el camino de terracería que conduce del poblado Sapioriz a San José de Bacís, en San Dimas, Durango, fue dada a conocer oficialmente el pasado domingo por la Fiscalía General del Estado, pero -según fuentes de alta confiabilidad- pudo haber ocurrido a mitad de la semana anterior y con un saldo de muertos casi al doble de lo informado en un boletín oficial. Este grave episodio representa un eslabón más de la cadena de ilícitos que han estado ocurriendo durante los últimos meses en esa región, ampliamente conocida en el entorno nacional e internacional por su alta incidencia en delitos relacionados con del narcotráfico.
Tiroteos con resultado de muertos y heridos han sido el distintivo en Otáez, Tamazula, Topia, Canelas y San Dimas desde hace tiempo, junto con otros hechos delictivos como “levantones”, secuestros, robos y extorsiones, sin que ninguna autoridad municipal o estatal lo haya podido impedir, si acaso han intentado limitarlo un poco, hasta hoy.
De alcance nacional fue la noticia reciente sobre la incursión de elementos de la Marina en al menos dos poblados del municipio de Tamazula, donde adultos y menores sufrieron agresiones y abusos, al grado de que incluso hubo muertos, lesionados y cuatro menores detenidos, a quienes se les acusó de atacar a las fuerzas federales.
Organismos en pro de los derechos humanos del estado de Sinaloa y habitantes de Tamazula especificaron los excesos de los marinos en perjuicio de la sociedad civil, pero ninguna autoridad local, a la fecha, ha demandado una investigación seria ante esta arbitrariedad de las fuerzas federales. Todo sigue en la absoluta impunidad.
De la misma manera, se han registrado recientemente hechos que tienen que ver con ciertos alcaldes de esa conflictiva región del estado. A la alcaldesa de Topia, Julia Ramos, le asesinaron a su hermana en el interior del Centro de Reinserción Social en la capital del estado; luego también fue ejecutado su cuñado. A Salvador Cháirez, alcalde de Canelas, también se le ha llegado a vincular con grupos criminales de la zona.
Respecto a este último multihomicidio en San Dimas, no deja de levantar suspicacias la tardanza con que se informó del suceso, así como el parco manejo de la forma en que ocurrió “la emboscada”. Es tiempo, pues, que la violencia en esas municipalidades no se mantenga a la alza, sino registre un decrecimiento y se informe con claridad de cada suceso y sus consecuencias. Después de todo, la verdad siempre sale a la luz.
No reconocer la realidad que vive en este tiempo la región de Las Quebradas equivale a seguirle abriendo la puerta a la criminalidad y quienes viven allá merecen vivir en paz, sin el acecho de quienes cometen atropellos impunemente.
Ha sido demasiada la sangre que ha corrido y sigue corriendo en esos municipios y, si por muchos años ha predominado la violencia, es hora de cambiar ese modelo de municipalidades atrasadas, desprotegidas y bajo el yugo de la delincuencia. Son duranguenses que no merecen tal destino.
COLMILLOS Y GARRAS
FUE OPORTUNO EL apoyo del alcalde Esteban Villegas y su equipo de trabajo a los afectados por la intensa tormenta eléctrica del pasado domingo en esta capital del estado. De no haberlo hecho, la ciudadanía, cansada de escasas de respuestas de trienios anteriores, se lo habría demandado y con creces… LOS INSENSIBLES FUNCIONARIOS de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas siguen sin establecer acuerdos con los vecinos del barrio El Calvario y puede agrandarse el descontento entre el vecindario. Son tiempos de no hacer enojar a la ciudadanía, menos estando tan cerca del 2016…HASTA AYER POR la mañana fueron subsanadas, por parte de trabajadores de la CFE, todas las fallas en el suministro de energía eléctrica que propició el vendaval del domingo por la noche. En la ciudad 22 puntos se quedaron a oscuras durante el fuerte aguacero.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: