Home México Sólo se atreve #EPN ante públicos selectos

Por Rubén Cárdenas.
Sabedor de la baja popularidad que ostenta a estas alturas del sexenio, apenas de un 34 por ciento, Enrique Peña Nieto no se arriesgó a las muy poco gentiles expresiones hacia su persona y decidió inaugurar, este fin de semana, el nuevo estadio de futbol del equipo Rayados de Monterrey sin público asistente; aún así, fue imposible evitar las manifestaciones de protesta de algunos grupos afuera de la sede de este club.
Los 400 asistentes al evento fueron exclusivamente funcionarios e invitados especiales, como el todavía gobernador Rodrigo Medina y el presidente del Consejo de Administración del consorcio FEMSA, José Antonio Fernández Carbajal, quienes develaron la placa del flamante recinto deportivo.
La inversión en la sede de los Rayados fue de 3 mil millones de pesos, tiene una capacidad para 51 mil personas y es una estructura ultramoderna, diseñada para magnos eventos; hermosean sus alrededores 2 mil 100 árboles de ornato y espacios verdes.
En su último año del sexenio, a Felipe Calderón Hinojosa le tocó inaugurar el entonces nuevo estadio del club Santos-Laguna, en Torreón, Coahuila, ante un lleno total y en transmisión televisiva en vivo, sólo que se desató tal rechifla cuando hizo uso de la palabra, que hubo necesidad de bajar el audio de la señal en televisión. En ese tiempo, Calderón Hinojosa tenía un posicionamiento superior al 55 por ciento, aun cuando su gobierno era acremente cuestionado por la sociedad debido a la fallida guerra contra el narcotráfico.
Ahora, Peña Nieto enfrenta el porcentaje de aceptación más bajo que cualquier otro presidente en la historia moderna de México. De hecho, tan controversial ha sido su llegada al poder, que durante los dos años y nueve meses que lleva en el cargo no ha podido encabezar una sola ceremonia pública sin que se adopten las medidas necesarias para evitar interminables abucheos. Por eso se controla tanto la asistencia a los eventos donde estará presente, ya que el riesgo de la protesta es alto ante auditorios abiertos. Las sedes militares son los sitios en que más cómodo se le observa al Presidente.
Por todo esto, con un escaso 34% de aceptación ciudadana y apenas un 15 por ciento de aval por parte de los líderes mexicanos, Peña no pudo darse el lujo de inaugurar el estadio del Monterrey colmado de la que suelen llamar “la mejor afición de México”. Para él representa una dura prueba cada vez que acude a eventos masivos, incluso también a los de invitados selectos. Quienes se encargan de la seguridad del mandatario, cada vez tienen más problemas para evitar la presencia y quejas de los inconformes no sólo en los distintos estados de la república, sino en cada viaje al extranjero, donde los mexicanos suelen aparecer en ruidoso grupo.
Total, parecen haber quedado en el recuerdo los actos en los que solía pasear en vehículo descubierto un Presidente, también las caminatas en avenidas o mítines en plazas; hoy, los gobernantes, y Peña en particular, sufren un desgaste tal, que los eventos públicos van quedando fuera de sus agendas y no se percibe fácil que recuperen la popularidad justificadamente perdida.
Tan enorme es el descontento social en el país, que el ciudadano no está dispuesto a dejar pasar la oportunidad de, cuando menos, expresar su enojo con abucheos o insultos a manera de desquite hacia quien considera responsable de la precaria vida que llevan las mayorías, cuando el compromiso de los gobernantes fue precisamente mejorar la condición de los más necesitados. Pararse ante un grupo social no afín con la frente en alto está cada vez más lejano para Peña Nieto; menos hacerse escuchar, y la verdad es que se lo ha ganado, él y otros de su gabinete, a pulso. Ni cómo puedan redimirse a estas alturas.
COLMILLOS Y GARRAS
YA POR VARIOS días ha fallado el suministro de agua en la zona centro de la ciudad y otros amplios sectores; sea cual sea la falla, este problema, que parece ser cíclico, debe solucionarse a la brevedad, porque agua hay, y de sobra, urge que se le ponga mano al asunto… INADVERTIDO TRANSCURRIÓ EL 110 aniversario del natalicio de la actriz duranguense Dolores del Río. Los responsables del arte y la cultura en Durango ni se acordaron de la fecha… ESTUVIERON AYER AQUÍ los padres y familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Muy conmovedor resulta escuchar a estos activistas que no se dan por vencidos en la lucha por encontrar a sus hijos, pese a la nula voluntad política de las autoridades para aclarar el caso.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: