Home México Se perfila otra verdad histórica en el multihomicidio

Seis días del multihomicidio en la colonia Narvarte, donde fue ultimado el fotoperiodista veracruzano Rubén Espinosa Becerril y cuatro mujeres de entre 18 y 42 años, la investigación que realiza la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal lleva el claro sesgo de “otra verdad histórica”, con síntomas de encubrimiento y ansias de dar vuelta pronto a la página, pues desde el primer momento casi se concluyó que era un caso de robo.
Para la Procuraduría del DF, no tienen relevancia las amenazas y hostigamiento -plenamente registrados en una denuncia presentada en la Procuraduría de Justicia de Veracruz- por parte del gobernador Javier Duarte Ochoa hacia el periodista; tampoco se ha centrado la Procuraduría en su autoexilio en la ciudad de México a partir de junio pasado, ante el temor de “recibir una golpiza” que lo mandaría al hospital un mes o perder la vida, algo que reiteradamente expresó Espinosa a sus amigos y jefes, entre ellos a Rafael Rodríguez, director de la revista Proceso, para la cual trabajaba.
En ese seguimiento de un crimen anunciado, está también la alerta lanzada por la organización Artículo 19 el pasado 15 de junio sobre el riesgo fatal que corría Rubén Espinosa y una última amenaza de muerte proveniente de dos desconocidos en la calle una semana antes de los hechos que despertaron la indignación de todo el país, de periodistas y no periodistas, como de organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres.
Todos estos datos permanecen casi ignorados por las instancias a cargo de la investigación, si es que en realidad existe una, para insistir en la versión del robo y saqueo, lo que podría ser interpretado como el delineamiento de otra “verdad histórica”, pese a saber que un robo rara vez incluye tortura, violación y tiro de gracia; eso da para otro cuadro delictivo.
Y aunque las autoridades “no han descartado ninguna línea de investigación”, por lo pronto ya posicionaron la teoría de que fueron tres los autores del múltiple homicidio y eran, además, conocidos de las víctimas, puesto que estaban presentes en una fiesta con duración de más de 24 horas en el propio departamento, según adjudican esta versión a una supuesta compañera de las mujeres ejecutadas. El lunes fue localizado el vehículo que presuntamente pertenecía a una de las víctimas, colombiana de origen, en el que habrían huido los tres asesinos, pero no queda claro por qué la policía supone que esos tres eran los mismos de la fiesta.
Nadie ha explicado el motivo por el cual los agentes de la PGJDF estén dejando de lado esa denuncia en la que Espinosa asentó la persecución y amenazas por parte del gobierno de Javier Duarte. Y, al parecer, no era el único que temía por su integridad física: Nadia Vera, una de las víctimas, joven profesionista y activista social en Veracruz, también dejó testimonio de las amenazas recibidas por el régimen del mismo Duarte. En un video grabado hace ocho meses responsabilizó al gobernador, con absoluta claridad, por “cualquier cosa” que pudiera pasarle.
Ni un principiante de la investigación policiaca daría más importancia a un presunto robo sobre amenazas de muerte bien documentadas contra dos de las cinco víctimas, por lo que cualquier versión se puede esperar ahora, con tal de evitar una posible comparecencia del mandatario de Veracruz ante un agente del ministerio público.
Como una de las cuatro mujeres asesinadas era colombiana, es factible que traten de establecer, con ese pretexto, una liga con delitos relacionados con el narcotráfico, o algún ajuste de cuentas, en fin, lo cual fue evidente ayer, cuando las autoridades del Distrito Federal intentaron criminalizar a los caídos, como suele ocurrir cuando se trata de ejecuciones de periodistas y activistas, para desviar el móvil político del crimen.
Así las cosas, al menos hasta hoy, el mandatario del estado más peligroso para ejercer el periodismo en América Latina, o sea Javier Duarte, sigue sin ser investigado, pese a los 13 periodistas ejecutados en Veracruz durante sus más de cuatro años de mandato ¿Quién y por qué se protege tanto a este cuestionado gobernante? Alguien debe responder esta pregunta a los mexicanos. Si él tiene o no que ver con el trágico asunto, eso debe quedar completamente claro para todos y, por supuesto, hay una sociedad esperando ver, como en otros casos de parecido origen, justicia y fin a la impunidad.
AYER QUEDÓ COMPLETAMENTE restablecido el suministro de agua potable en toda la zona afectada, 40% de la ciudad, cuyos habitantes clamaban por el vital líquido. La avería ocurrió justo cuando el personal del Ayuntamiento estaba de vacaciones, pero el alcalde Esteban Villegas dio instrucciones para que el personal a cargo regresara y arreglara la contingencia. De lo contrario, seguiríamos “a secas”…DURANGO SERÁ SEDE del LXXVII Congreso Nacional de la Confederación Nacional Campesina los días 26, 27 y 28 del mes en curso, durante el cual se tomarán las decisiones que puedan desembocar en una profunda reforma del necesitado campo mexicano…LOS PRIISTAS DE Durango adjudican la celebración de este evento a la buena relación del centro con el gobierno estatal, producto de las buenas cuentas que rindió en la pasada contienda electoral.
Twitter@rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: