Home Durango Ya era tiempo de que se investigara al gobernador de Veracruz

Por Rubén Cárdenas.

Luego de un inicio errático en la investigación del multihomicidio del pasado 31 de julio último en la colonia Narvarte, en el que fue ultimado el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril y cuatro mujeres, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal anunció ayer que declarará al respecto el gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte Ochoa, a quien en su momento dos de los ejecutados -el comunicador y la activista social, Nadia Vera- señalaron de haberlos amenazado de muerte.

Esta diligencia judicial se realizará en el estado de Veracruz y será encabezada por el subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Edmundo Garrido Osorio, pero participará como coadyuvante la organización protectora de los derechos de los periodistas Artículo 19, que aportará preguntas para el gobernador veracruzano, cuyas respuestas revisten un alto interés para los periodistas mexicanos.

Aun cuando todavía no se determina la hora en que Duarte Ochoa será interrogado, el anuncio que hizo ayer el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, de incluir al mandatario de Veracruz en la investigación sienta un precedente inusual en la historia reciente de la justicia mexicana; en este y diversos casos más, no porque sean escasas las pruebas para incriminarlo, sino por los altos niveles de impunidad en el país.

De manera natural, la comparecencia de Javier Duarte es más que necesaria para avanzar en el esclarecimiento de este homicidio múltiple. No investigar a quien fue señalado con anticipación por dos de las cinco víctimas estaba viciando de origen la investigación policiaca.

Si bien es cierto, es tan sólo el principio de las indagatorias contra Javier Duarte, en cuyo mandato han sido asesinados 14 periodistas y es Veracruz actualmente el estado más peligroso para la práctica del periodismo en Latinoamérica, pero en este momento de tanto yerro en la investigación del caso, las autoridades capitalinas no pueden seguir cometiendo equivocaciones, ya no pueden salir con simplezas, ni aberraciones.

Es decir, tras la declaración de Duarte Ochoa tendrán que darse a conocer pruebas fehacientes de que no es responsable de las ejecuciones, en caso de que así lo determinen los investigadores. En realidad, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal está arriesgando gran parte de su futuro político en este vuelco que dio la investigación del caso Narvarte. Le era muy necesario recomponer el mal trayecto andado hasta ayer por sus elementos de la PGJDF, la teoría del robo, las estigmatizaciones de “la colombiana”, el entorno de supuesta fiesta en que se movían las víctimas y la captura de un presunto participante en los hechos con antecedentes de robo y violación, acabaron por sembrar en la ciudadanía el sospechosismo de desviar las pesquisas y encubrir a los verdaderos responsables de la tragedia.

No se esperaba que la PGJDF se atreviera a investigar al mandatario de Veracruz, para no pocos mexicanos el principal presunto responsable del multihomicidio, por lo que ahora no resultará fácil salir con versiones absurdas e inverosímiles.

La participación de Artículo 19 en esta diligencia, como coadyuvante, da certeza de que no será una farsa la comparecencia de Duarte. No se trata de responsabilizar como único culpable al gobernador jarocho en un juicio sumario, pero es imprescindible que despeje hartas dudas y sospechas de la represión del régimen que encabeza contra comunicadores y activistas. Son muchas las respuestas que debe dar Duarte sobre agresiones a la libertad de expresión y no solamente por el quíntuple homicidio en la colonia Narvarte, tiene demasiados señalamientos encima y ya es tiempo de que responda como cualquier ciudadano sin acceso a la protección del poder.

CORREN LOS DÍAS y no hay certeza de que el próximo ciclo escolar inicie conforme lo tienen previsto las autoridades educativas. El conflicto magisterial no está solucionado y en distintos estados del país, incluido Durango, los docentes siguen inconformes con la entrada en vigor de la reforma educativa… INDUDABLEMENTE QUE EL saldo blanco es uno de los favorables resultados de la Feria Nacional Durango 2015, cuya duración fue de casi un mes. Que miles de asistentes hayan salido ilesos en este lapso, revela parte de la corresponsabilidad que hubo entre autoridades y ciudadanía… HAN SIDO 17 LAS mujeres que han fallecido en Durango durante el presente año a causa del cáncer cervicouterino, según la Secretaría estatal de Salud; una o dos que fueran también serían demasiadas. Falta mucho por hacer frente a este mal.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: