Home Durango Hizo EPN diez cambios, pero dejó a sus incondicionales

Por Rubén Cárdenas.

Forzado seguramente por la falta de resultados y por los señalamientos de corrupción e ineficiencia hacia la mayoría de los integrantes de su gabinete, el presidente Enrique Peña Nieto, a tres días de su informe, realizó diez ajustes en su equipo de trabajo, pero no se atrevió a modificar áreas cruciales como las Secretarías de Gobernación, de Hacienda y Crédito Público, Economía o la de Comunicaciones y Transportes. Diez movimientos suponen un alto impacto mediático, pero poco se sabe de la eficiencia o credenciales que portan los nuevos titulares en áreas que requieren probada experiencia.

Unos más que esperados, como en la Sedesol y la SEP; otros sumamente tardíos, como en el Sistema Nacional de Seguridad Pública; los menos, sorpresivos, pero necesarios cada uno de los cambios, siempre y cuando fueran para mejorar. El gobierno intentará así, según parece, dar un viraje en su estrategia durante los tres años que le restan, porque debe saber, aun cuando no se reconozca públicamente, que no pocas áreas van en picada.

Sin embargo, no se nota todavía una gran voluntad de implementar cambios a fondo, pues Peña Nieto decidió mantener en cargos clave a sus cercanos y muy empoderados colaboradores, como Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray, responsables en buena medida de los problemas que hoy asfixian al país.

Por principio de cuentas, Aurelio Nuño dejó la Oficina de la Presidencia y ahora se encargará de atender la Secretaría de Educación Pública, en reemplazo de Emilio Chuayffet Chemor, quien deja el gabinete. Francisco Guzmán será el nuevo jefe de la Oficina de la Presidencia.

De la misma manera, Renato Sales Heredia, quien era responsable de la investigación antisecuestro, asume la titularidad en el Sistema Nacional de Seguridad Pública en lugar de Monte Alejandro Rubido, que sale por la puerta de atrás de esa área dependiente de la Secretaría de Gobernación. La cabeza de Rubido debió haber rodado desde el momento posterior a la fuga de Joaquín Guzmán Loera del penal del Altiplano.

En la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales resultó sorpresivo el nombramiento de Rafael Pacchiano, hasta ayer subsecretario de Gestión en esa dependencia, como titular del ramo en lugar de Juan José Guerra Abud. Otro ajuste largamente esperado fue el de Rosario Robles Berlanga, quien dejó la Sedesol y ahora estará al frente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, donde por cierto Jesús Murillo Karam tuvo un paso efímero luego de salir de la Procuraduría General de la República hace unos meses, tras una vergonzosa actuación en el caso Ayotzinapa.

Dos nombramientos específicamente adjudicados al nocivo nepotismo del PRI son los de Enrique De la Madrid, hijo del expresidente Miguel de la Madrid, como nuevo secretario de Turismo, en sustitución de Claudia Ruiz Massieu Salinas, sobrina de Carlos Salinas, ahora como nueva secretaria de Relaciones Exteriores, en vez de Jorge Meade, quien fue nombrado secretario de Desarrollo Social.

Los exgobernadores de Querétaro y Chihuahua, José Calzada y José Reyes Baeza respectivamente, también alcanzaron “tajada” en el gabinete de Peña Nieto. El primero será secretario de Agricultura y el segundo, director del ISSSTE.

Con estas sustituciones y enroques, el régimen de Peña Nieto supone obtener mejores resultados en la segunda mitad de su gestión, aunque enfrentará el escepticismo popular, si es que eso le interesa. El próximo uno de septiembre, día del informe presidencial, la ciudadanía espera oír las razones que han impedido el crecimiento económico y cómo se va a solucionar, al igual que la verdad acerca de algunas investigaciones de casos pendientes en el entorno social y político.

En suma, se trata de cambios para que poco cambie, porque quienes verdaderamente dan la línea a seguir desde el primer círculo de Peña Nieto siguen inamovibles; es decir, la nave seguirá surcando los mismos mares con los nada confiables timoneles de siempre.

COLMILLOS Y GARRAS

SEGÚN EL GABINETE de Comunicación Estratégica en su estudio “Ciudades más habitables de México” correspondiente al año en curso, Durango se ubica en la novena posición como ciudad con más facilidades y comodidades para ser habitada, por encima de otras como Guadalajara, Monterrey o Guanajuato ¿Qué tal?.. LAS VARIABLES QUE se toman en cuenta para este sondeo ciudadano son servicios públicos, servicios de salud, cuidado de áreas verdes, turismo y hasta el desempeño del propio alcalde, que por cierto en el caso de la capital del estado quedó colocado en el undécimo lugar nacional… COMO SE ESPERABA, los asistentes al 77 Congreso Nacional de la CNC llenaron al 100% los hoteles y cabañas hasta de los municipios cercanos a la ciudad de Durango. Otros prestadores de servicios también se beneficiaron con este evento político.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: