Home Durango Al Altiplano maestros de la CNTE… ¿y para cuándo los Padrés, Moreira...

Por Rubén Cárdenas. Recluidos en el penal de máxima seguridad del Altiplano se encuentran los cuatro líderes magisteriales de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Oaxaca, quienes esta semana causaron daños a edificios federales y realizaron actos vandálicos en protesta por la reforma educativa. Se les acusa también de ocupar áreas estratégicas de Pemex, tomar carreteras federales y aeropuertos, durante estas manifestaciones. Evidentemente es un castigo justo, pues no debe ser tolerada la anarquía en sustitución del diálogo.
Juan Carlos Orozco Matus, Othón Nazariega Segura, Efraín Picaso Pérez y Roberto Abel Jiménez García “el abuelo”, contra quienes se habían girado órdenes de aprehensión, fueron capturados por la Policía Federal y llevados a una prisión de máxima seguridad. Es probable que no vayan a ser los únicos implicados en esos delitos.
Actuar con mano dura hacia aquellos que lastiman a la sociedad es una obligación de todo gobierno, pero surge la pregunta inevitable ¿Por qué no se actúa igual con todos los transgresores de la ley en México, que no son pocos? Podrán decir las autoridades que estos docentes cometieron ilícitos muy graves, lo cual es cierto, pero hay demasiados ofensores de la sociedad mexicana y allí andan, gozando de absoluta libertad. Es más, a algunos parece que los premian, como al exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, a quien, lejos de llamarlo a cuentas por el endeudamiento superior a 35 mil millones de pesos en que dejó al estado, terminaron pagándole una maestría en España, retirado de toda crítica y señalamiento.
En Tamaulipas, por ejemplo, trascendieron los nexos que tres exgobernadores tenían con el crimen organizado, pero en nuestro país no enfrentan cargos. En el colmo de la incongruencia, a dos de ellos, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández Flores, sí los busca la justicia estadunidense por lavado de dinero, entre otros cargos, pero aquí ninguna autoridad los requiere ni se les ha molestado con preguntas siquiera una vez.
Guillermo Padrés Elías, que acaba de dejar el poder ejecutivo en Sonora, es ya un referente del despilfarro, corrupción y mal gobierno. Y se fue muy campante, con su presa particular dentro de su rancho. De igual manera sucede en Nuevo León, donde Rodrigo Medina de la Cruz sigue en libertad absoluta, pese a haber heredado una deuda impagable a su sucesor Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, sobre quien pesa el compromiso de encarcelarlo, junto con sus familiares y colaboradores que saquearon las finanzas de la entidad para adquirir ostentosos bienes inmuebles en los Estados Unidos.
Así, la lista de exgobernadores acusados de corrupción, enriquecimiento injustificable y demás cargos que se les podrían fincar, es muy extensa, pero inoperante, pues nadie los llama a cuentas, ni a ellos, ni a sus homólogos en funciones, como los actuales mandatarios de Veracruz y Chihuahua, por mencionar sólo dos.
Y también en la impunidad total están líderes sindicales, como Carlos Romero Deschamps, al que ninguna autoridad ha querido limitarle sus abusos y excesos al frente del sindicato de petroleros. No se diga de los funcionarios del primer nivel de gobierno, como Luis Videgaray, secretario de
Hacienda y Crédito Público, con su famosa finca en el exclusivo Malinalco, o Gerardo Ruiz Esparza, titular de Comunicaciones y Transportes, abiertamente coludido en la concesión de obras a constructoras foráneas, como la española OHL y la consentida de Los Pinos, Grupo Higa. Y claro, no puede excluirse en el presente recuento la controversial adquisición de la “casa blanca”, por parte de la familia presidencial.
Entonces, ¿quiénes más deben acompañar a esos líderes magisteriales dentro de las prisiones de máxima seguridad? Porque el que atenta contra el patrimonio de los mexicanos, sea quien sea, debe ser sancionado conforme a una aplicación pareja y justa de la ley, sin excepción de personas. Quien la deba, pues que la pague, se llame como se llame. O ¿qué opina usted, amable lector?
COLMILLOS Y GARRAS
TRASCENDIÓ QUE EN enero próximo llegará el relevo a la delegación del ISSSTE en Durango. Finalmente, el escándalo aquel del fiestón organizado en las oficinas de esa sede, en pleno horario de trabajo y con la utilización de recursos públicos, así como la deplorable atención a los derechohabientes, imposibilitaron la permanencia de la delegada Patricia Herrera… POR CIERTO, SE asegura que una vez terminada su gestión al frente del ISSSTE, Patricia Herrera se incorporará a tareas partidistas en el PRI, al que seguramente poco abonará. En fin, tal vez se trata de no dejarla sin salario… HOY ESTARÁ EN Durango Beto Merlo, ese muchacho de 23 años que contendió en la elección poblana de junio pasado por la vía independiente y obtuvo más votos que los aspirantes de siete partidos políticos. Aun cuando no obtuvo la victoria, Merlo es ejemplo para quienes aspiran a algún cargo de elección popular como candidatos independientes. Hoy a las seis de la tarde tendrá un diálogo con ciudadanos en un salón del restaurante donde muchos políticos desayunan, ubicado dentro del estacionamiento de Paseo Durango.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: