Home Programación Noticias Radio Claret América Otra vez miles de millones a los partidos, no tienen llenadera

Por Rubén Cárdenas.

En el 2016, los partidos políticos tendrán a su disposición 8 mil 500 millones de pesos del erario, un total de 4 mil 31 millones de pesos provenientes de financiamiento federal y el resto, unos 4 mil 469 millones, de prerrogativas de los estados. A estas alturas, todo está bien calculado para que resulte imposible disminuir este colosal gasto, porque se tendrían que modificar preceptos constitucionales, para lo cual, deliberadamente, no hay tiempo, así que nada se puede hacer para evitar ese despilfarro de recursos en un país con más de 50 millones de personas en pobreza; es decir, casi la mitad.

Ante esto, lo inaplazable sería la promoción de reformas constitucionales desde ahora para evitar la concesión de tanto dinero inmerecido a los partidos en el año 2017, en caso de que estas propuestas fueran votadas a favor por la mayoría de los legisladores en el Congreso federal.

Como se sabe, los partidos políticos, junto con las corporaciones policiacas, son las instituciones menos confiables en México, incluso con alto grado de repudio. Por lo mismo, resulta aberrante que cada año sean provistos de enormes cantidades de dinero proveniente de los bolsillos de todos los mexicanos.

En este sentido, el solo hecho que desde el Congreso se haya aprobado un presupuesto tan holgado – o exagerado- para los partidos en el 2016 se contrapone, una vez más, con el interés mayoritario de la ciudadanía y así, además de los partidos, quedan mal los legisladores con la sociedad, rompiendo su promesa de protegerla, cuando demandaron el voto para alcanzar la curul que hoy ocupan.

Hasta ofensivo resulta que los partidos políticos se adjudiquen escandalosas cantidades cada año, sobre todo porque de ellos emanan los gobiernos que tan mal desempeño han tenido y tienen actualmente en todo el país, indistintamente de la ideología que representen.

La reforma electoral del año 2014, que reduciría el costo de la democracia, según cálculos de quienes la impulsaron, aumentó su costo en más de mil 500 millones de pesos sólo por el concepto de financiamiento público estatal a los partidos políticos. Además, poco claro queda para los electores el destino de ese dinero, porque no parece beneficiar, al menos de manera directa, a nadie, excepto a las insaciables cúpulas, cuyos integrantes se acusan unos a otros, incluso del mismo partido, de llevar una vida de lujos en un país de pobres y clase media. La trasparencia no es, entonces, una de las características que tienen los partidos como prioridad; menos la rendición de cuentas.

Paradójico e incongruente es que no pocos mexicanos tengan insatisfechas necesidades básicas que debe otorgar todo gobierno, como lo son educación, salud, seguridad y vivienda; sin embargo, los partidos disfruten del dinero que bien podría ser utilizado en cubrir precisamente estas demandas ancestrales. Si a últimas fechas, los estados del país deben financiar también a estos organismos políticos, el perjuicio aumenta para la sociedad, ya que parte de lo destinado a obra pública y a programas asistenciales se limitará y ahora serán unos cuantos quienes disfruten de lo que debería destinarse a beneficios para las mayorías, comenzando por las clases más desprotegidas.

Total que los partidos políticos en México seguirán funcionando como empresas particulares mientras reciban jugosas cantidades del erario, el día que se les limite el gasto o se les exija transparencia en el manejo de los recursos, volverán a ser partidos políticos que afanosamente busquen el fortalecimiento de la democracia. Urge subirles la canasta porque no tienen llenadera y, aunque no lo admitan, son saqueadores de una nación que no los merece.

COLMILLOS Y GARRAS

LES ASISTE RAZÓN a los partidos políticos que protestaron por la inclusión del Partido del Trabajo en el presupuesto del año entrante. Si este instituto político perdió el registro y ya no podrá participar en la elección del 2016 ¿Por qué le darán dinero el año entrante? Parece absurda la decisión, pero a estas autoridades electorales no se les entiende tan fácil… SI EN DURANGO cada 10 horas ocurre una muerte violenta, estamos ante un serio problema de inseguridad que debe corregirse, aun cuando a estad alturas del sexenio se antoja difícil la llegada de relevos que realmente funcionen en esta área tan importante que ha quedado de lado en estos años en el estado… DESPUÉS DE UN fin de semana largo hoy se reanudan todas las actividades en el estado del país, propiamente inicia hoy la semana laboral, así que a iniciarla con especial entusiasmo.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: