Home Misioneros Claretianos Carta del Superior General Mathew Vattamattam

P Mathew VattamattamQueridos hermanos

Hace un mes concluíamos el XXV Capítulo General. Los mismos participantes fueron la primera carta a la Congregación para comunicar lo que hemos vivido y discernido durante

el Capítulo. Personalmente, he recibido palabras de felicitación, agradecimiento, y promesa de oraciones, así como la disponibilidad de varios claretianos para ir a cualquier misión de la Congregación en el mundo. Muchas gracias por vuestro sentido de pertenencia congregacional, vuestra vivencia alegre del carisma y por el compromiso de llevar a cabo la

misión, que es la razón de nuestra existencia como claretianos en la Iglesia. Juntos tenemos

la responsabilidad de vivir, desarrollar y profundizar el don de nuestro carisma al servicio de la

Iglesia y del mundo.El mes de octubre es para nosotros una ocasión especial para profundizar en nuestras raíces carismáticas y expresar nuestro amor y gratitud al Fundador. Es también un tiempo para sintonizar con su espíritu. El mismo Espíritu que movió a Claret a fundar la Congregación nos llama también hoy a compartir su carisma y misión, y nos une en una sola familia con la riqueza de la creciente diversidad de nuestros hermanos.La mejor manera de expresar nuestra gratitud al Fundador y nuestro amor a la Congregación es cuidar de la propia vocación claretiana, cultivarla con los hermanos en la comunidad y desgastarnos gozosamente en la misión, en fidelidad creativa a nuestro carisma. Con frecuencia, la acumulación de infidelidades individuales y comunitarias a las exigencias cotidianas de la vida claretiana hacen mella en nuestra vitalidad apostólica y socavan nuestra capacidad de ser testigos creíbles del amor evangélico.

Una de las llamadas desafiantes del Capítulo, que es al mismo tiempo invitación continua del Papa Francisco, es “salir” a las periferias del mundo, con el fin de anunciar la alegría del Evangelio. La vida de Claret fue un constante “ir adelante”, salir de entornos seguros y familiares hacia situaciones imprevistas en las que Dios lo llamaba a evangelizar.

Leer boletín Claretiano

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: