Home Durango Los operativos antialcohol son sólo parte de la solución

al vez no todos aplaudirán esta medida, pero la Dirección Municipal de Seguridad Pública decidió implementar en la ciudad, desde ayer, operativos itinerantes antialcohol diarios y durante las 24 horas del día, hasta el próximo 6 de enero.

Tal estrategia de la autoridades de seguridad, aunque es acertada, es sólo una parte de la solución del grave problema que representa la desbordante ingesta de alcohol en este último mes del año, cuando no hay posada o festejo sin alcohol de por medio, aunque sea durante el día. Estos operativos evitan que conductores en estado inconveniente circulen por la ciudad, lo cual ya es una ventaja, pero después de la sanción no hay seguimiento del caso, ni siquiera si se trata de reincidencia. En suma, es una medida incompleta, de limitado alcance, y el primero que lo sabe es el parrandero de cada fin de semana.

Y por eso, con cada nueva estrategia antialcohol, la sociedad reacciona sin mucho entusiasmo, pues se considera que estos puntos de revisión antialcohol, implementados desde el trienio anterior, están allí con una intención recaudatoria, no precisamente para crear conciencia acerca de los riesgos del alcoholismo.

Y es que, por un lado, las autoridades municipales han concedido demasiadas licencias para la expedición de bebidas embriagantes: basta con ver el número de tiendas de conveniencia que tienen saturada la capital del estado; por otra parte, desde hace años se ha olvidado la posibilidad de legislar para que conducir ebrio constituya un delito grave, lo cual es irrebatible, mirando un poco las trágicas estadísticas.

Tampoco se ha logrado descargar todo el peso de la ley hacia quienes venden alcohol en la clandestinidad, un problema recurrente cuya solución recae en instancias legales ajenas a la autoridad municipal, pero que se desatiende una y otra vez, pese a los perjudiciales efectos que produce.

Con esta implementación diaria de operativos antialcohol no sólo están inconformes los conductores -que se dicen “asediados” por los elementos de la Subdirección de Vialidad, no tanto para sancionarlos, sino para exigir “mordida”- también lo están los propietarios de restaurantes porque el consumo disminuye notablemente, pues la gente prefiere no comer fuera si sabe que no podrá tomar alcohol o, si lo hace aun moderadamente, se arriesga a ser sancionada.

Los restauranteros estiman que el difícil momento económico del país ha mermado sus ventas y no pocos han tenido que cerrar sus establecimientos, mientras que otros han recurrido al recorte de personal; claro que no se trata de que el cliente beba, tome el volante y a ver qué pasa, con tal de que genere ingresos al restaurant o bar, sino de que haya una legislación justa y responsable, que proteja principalmente al chofer o transeúnte que tiene derecho a circular tranquilo y llegar sano y salvo a su hogar.

Lo que no puede ocultarse, y debe ser revisado también, son las frecuentes quejas por presuntos actos de corrupción en que incurren ciertos elementos de vialidad -no todos, empero- cuando, tras esa clásica “mordida”, supuestamente entre 300 y 500 pesos, a esos conductores ebrios, muchos de ellos jovenzuelos ebrios con permiso de sus padres, se les permite seguir circulando por la ciudad, como si nada.

Por todo esto, vale la pena revisar el plan de las autoridades municipales para evitar percances viales que van desde choques leves hasta verdaderas tragedias. La ciudadanía debe estar convencida que no se trata de una simple preocupación de las autoridades municipales para prevenir accidentes, sino una ocupación real con el firme propósito de generar condiciones para que cada vez haya menos opciones para adquirir bebidas de contenido alcohólico, y seguir en las calles.

Si la decisión de beber alcohol es un acto de la voluntad de cada persona, eso no está a discusión, pero el daño a terceros sí es asunto de la autoridad, por lo que cualquier estrategia para evitar el consumo no puede diseñarse e imponerse unilateralmente; la sociedad debe participar también.

LA NEGATIVA DE Juan Francisco Gutiérrez Fragoso, suplente de Esteban Villegas Villarreal, para hacerse cargo de la alcaldía, faculta al Congreso del Estado para nombrar un presidente municipal en el lugar del hoy aspirante a la gubernatura por el PRI. Por lo pronto, queda como Encargado de Despacho el regidor priista José Luis Cisneros Pérez… FUE PUESTO EN marcha ayer el operativo de seguridad para el presente periodo de fin de año, aunque esto debe ir junto con las medidas preventivas en cada hogar para realmente evitar los robos y otros delitos… RESUCITADO EL PARTIDO del Trabajo, luego de lograr casi diez mil votos en la elección extraordinaria de este domingo en Aguascalientes, por supuesto que participará en la elección del 2016, pero seguramente como aliado del PRI, como lo hará en la otra elección extraordinaria del estado de Colima.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: