Home Fiestas de la Iglesia Católica ¿A que nos llama el Papa Francisco? Año de la Misericordia

El Año Santo de la Misericordia

El Papa Francisco inauguró el Jubileo o Año Santo de la Misericordia el 8 de diciembre de 2015 en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María al abrir, acompañado de Benedicto XVI, la Puerta Santa en la Basílica de San Pedro.

Este Jubileo concluirá el 20 de noviembre de 2016, en la Solemnidad de Cristo Rey.

Durante este año los fieles podrán obtener la indulgencia plenaria haciendo una peregrinación hacia la Puerta Santa que cada obispo haya designado en su respectiva diócesis además de cumplir los requisitos generales (ver aquí).

Entre los diversos eventos para este Año Santo y ya en el tiempo de Cuaresma, el 10 de febrero se enviará a los misioneros de la misericordia, sacerdotes que podrán perdonar también los pecados reservados como el del aborto, que ordinariamente solo pueden absolver los obispos y algunos presbíteros con una licencia especial.

El 4 de marzo se volverá a celebrar las 24 horas para el Señor, un día dedicado a la adoración al Santísimo Sacramento; y el 1 de abril será el Jubileo de los devotos de la espiritualidad de la Divina Misericordia.

El 23 de abril se realizará el Jubileo de los Adolescentes y el 5 de mayo la “Vigilia de oración para enjugar las lágrimas”, un evento en el que se rezará por “todos los que tienen necesidad de consolación”, presidida por el Papa Francisco en la Basílica de San Pedro.

El 1 de junio será el Jubileo de los Sacerdotes y el día 10 el de los enfermos. En julio, el día 26 y coincidiendo con la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) el Jubileo de los Jóvenes.

El 2 de septiembre será el Jubileo de los Operarios y Voluntarios de la Misericordia. En este marco los fieles del mundo entero esperan la canonización de la Beata Madre Teresa de Calcuta, que probablemente será declarada santa el 4 de septiembre.

El 8 de octubre será el Jubileo Mariano y el 6 de noviembre el de los reclusos, que en este Año de la Misericordia tendrán la gracia de contar, en diversas cárceles del mundo, con puertas santas en donde pondrán obtener la indulgencia plenaria siguiendo los requisitos habituales.

En diversas ocasiones el Santo Padre ha expresado su atención a los presos, razón por la cual visitó una cárcel en Estados Unidos y otra en Bolivia, la más peligrosa del país, durante el año 2015.

En la cárcel de Palmasola en Bolivia –en la visita a Sudamérica que incluyó a Ecuador y Bolivia– el Papa afirmó que “el que está ante ustedes es un hombre perdonado. Un hombre que fue y es salvado de sus muchos pecados. Y así es como me presento. No tengo mucho más para darles u ofrecerles, pero lo que tengo y lo que amo, sí quiero dárselos, sí quiero compartirlo: es Jesús, Jesucristo, la misericordia del Padre que vino a mostrarnos, a hacer visible el amor que Dios tiene por nosotros”.

Aunque las palabras del Santo Padre estaban dirigidas a los reclusos de la cárcel más peligrosa de Bolivia, estas pueden aplicarse a cualquier fiel que quiere vivir su fe de manera más intensa en este Año Santo de la Misericordia, una ocasión invaluable para acercarse al perdón de Dios que siempre nos espera.

Para más información visitar

https://www.aciprensa.com/noticias/etiquetas/ano-santo-de-la-misericordia/

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: