Home Durango Todavía le quedan demasiados los desafíos al PRI

Hasta hoy, el Partido Revolucionario Institucional ha sorteado lo mejor que ha podido el escabroso camino del proceso de selección interna de sus candidatos, ya francamente enfilado hacia las elecciones de junio próximo. Ha evitado confrontaciones permanentes al interior y sus estructuras resisten, hasta hoy, la sacudida que provocaron grupos internos, pero esa etapa aún no concluye y, en lo sucesivo, dos personajes serán clave para mantener esa buscada unidad y enfrentar lo que venga en la elección venidera: Ricardo Pacheco Rodríguez y Luis Enrique Benítez Ojeda.

De aspirar a la gubernatura estatal el primero y a la alcaldía de la capital el segundo, ahora, las circunstancias y decisiones del grupo en el poder de Durango los colocaron respectivamente al frente del Comité Directivo Estatal priísta y de la coordinación general de la campaña de Esteban Villegas Villarreal, cuyo triunfo dependerá en gran parte del desempeño de Pacheco y Benítez.

Aun cuando el PRI ya resolvió la selección de candidato a gobernador y a las presidencias municipales de Durango y Gómez Palacio -las posiciones más importantes que estarán en juego el domingo 5 de junio- sin saldos negativos notorios, al menos hasta el momento, requerirá también mantener la cautela y revisar cada una de las siguientes nominaciones en el resto de presidencias municipales y al Congreso local, así como en la integración de planillas en las distintas alcaldías.

Posibles yerros en esta selección de candidatos a diputados y a presidentes municipales puede llevar a un redireccionamiento de votos, que bien podrían irse a la oposición y, en las condiciones actuales, de tan alta competencia, definir los resultados. En el año 2010, el PRI perdió prácticamente la mitad de los 39 municipios del estado y ganó la elección a gobernador, aunque fue un resultado bajo condiciones ríspidas. El escenario de hoy advierte otro momento electoral complicado para los contendientes serios dentro de cinco meses.

Serán personajes cruciales Pacheco y Benítez porque, desde la dirigencia del CDE priísta y la coordinación general de la campaña para gobernador, deberán mover los hilos y garantizar que el resto de candidatos le sumen, no dividan, al proyecto de Villegas Villarreal. Tendrán que salvar obstáculos hacia adentro y con la ciudadanía, así como ajustar conductas viciadas que han provocado escepticismo y barreras en el electorado.

Tanto Ricardo Pacheco como Benítez Ojeda son responsables de moldear un proyecto atractivo para los votantes. De cierto que tendrán una dura tarea al negociar las nocivas cuotas de sectores, las nominaciones de los influyentes, no ceder a las presiones de grupúsculos de poder y, por supuesto, cumplir con la legalidad y equilibrar las candidaturas en un 50 por ciento para las mujeres.

Acumulan, entre los dos, decenas de años de experiencia en la política de su partido, y es ahora cuando deben echar mano de toda esa trayectoria para mostrar oficio y acordar con el dinosaurismo -todavía vigente y actuante- y con todo aquel que se resista a la configuración de un proyecto lo suficientemente prometedor como para llamar la atención ciudadana, sin ofrecer “lo mismo de siempre”, según la queja generalizada. Será muy interesante ver si pueden y quieren

Evitar que los de toda la vida sigan cerrando el paso a quienes merecen las nuevas oportunidades, así como también si pueden desplazar a quienes, sin merecerlo, ocupan los espacios de los que realmente han trabajado. No es un reto menor, entonces.

ES GRATA LA noticia de que ya se construye en Durango, al oriente de la ciudad, un Centro de Alto Rendimiento, sin duda un sueño de atletas y entrenadores, quienes por muchos años han dejado la entidad para mejorar su desarrollo deportivo. En la primera etapa se están invirtiendo 50 millones de pesos y hoy estarán en Durango directivos de la CONADE pare revisar los trabajos de construcción e informar sobre el otorgamiento del resto de la inversión… Y SI A este hecho se suma la transformación de la sufrida Ciudad Deportiva, a la que no se le “metía la mano” ni recursos desde hace décadas, así como la construcción de centros deportivos en la mayoría de los 39 municipios del estado, entonces es necesario reconocer que algo nuevo está ocurriendo con la infraestructura deportiva estatal… POR ELLO, EN Luis Felipe Cortez, actual responsable del Instituto del Deporte en Durango, que por cierto quiere ser diputado local por el PRI, la ciudadanía podría tener la esperanza de un repunte en el deporte local, que bastante falta hace, sin duda. Es un rubro que ha sufrido muchos altibajos, sin seguimiento puntual, y eso ha frenado el quehacer deportivo individual y de equipos, pese a que potencial y talento es lo que sobra.

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: