Home Durango Durango, entre los cuatro estados con más impunidad

Por Rubén Cárdena. Las cifras de impunidad en México siguen siendo alarmantes; el 99 por ciento de los delitos no son castigados, debido en parte a que sólo 7 de cada cien son denunciados. No es de sorprender, entonces, que sólo haya un 4.46 por ciento de sentencias condenatorias. Prácticamente ningún estado es ajeno a este grave problema, que se recrudece en cuatro de ellos: Baja California, Tamaulipas, Durango y Estado de México, según el Índice de Impunidad Global México, elaborado por la Universidad de las Américas Puebla y el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia.
En realidad, la cifra de delitos no denunciados alcanza más del 92.8 por ciento desde el año 2012, debido a la pérdida de tiempo en ese trámite y, sobre todo, a la desconfianza que tienen los ciudadanos respecto a la autoridad. Existe, además, la percepción de que, aun si hay denuncia y los delincuentes son atrapados, no se actuará según la ley, en detrimento de quien denunció.
De acuerdo al informe de este organismo dado a conocer ayer, el problema de la impunidad es generalizado en México, pero en 25 estados se eleva el nivel y específicamente en cuatro debe haber acciones más contundentes contra la delincuencia. Campeche y Nayarit son los estados mejor ubicados en este renglón.
El hecho de que el promedio nacional de jueces y magistrados sea, en el ámbito local, de apenas 3.5 por ciento por cada cien mil habitantes, además de una alta sobrepoblación penitenciaria y el que sólo el 27.5 por ciento de los homicidios registrados cuenten con una averiguación previa, constituyen los principales factores de la impunidad en el país, por lo que es necesario invertir en más juzgados, mejores ministerios públicos y, en general, ampliar la infraestructura judicial, considera el Índice de Impunidad Global México.
Indudablemente que hacen falta más recursos humanos, mejor preparados y con mayor mística de trabajo, para compartir la enorme responsabilidad de aplicar justicia y aminorar la comisión de tanto delito, de alto y bajo impacto, pero lo que menos puede esperar es poner fin a la corrupción manifiesta dentro de las propias instituciones de seguridad.
Muy grave sigue siendo que la sociedad desconfíe de la autoridad a la hora de denunciar, y es que no implica tan sólo acudir ante una agencia del ministerio público a perder el tiempo y ver que no se logró el esclarecimiento del delito, sino que existe el fundado temor de que todavía el denunciante resulte afectado, porque hay un vínculo indisoluble entre la autoridad y el delincuente. Son demasiados los ejemplos en que la criminalidad y las autoridades actúan en complicidad, casos en que los denunciantes son entregados a la delincuencia por los propios encargados de aplicar la ley y, ello, ha ido en aumento la desconfianza y recelo hacia las autoridades de los distintos niveles de gobierno.
De manera que mientras no desaparezca esta aberrante colusión, difícilmente podría resolverse el problema con más jueces y magistrados, junto con mejores agentes del ministerio publico, aunque todo eso sigue siendo necesario. La suma de más elementos al aparato de justicia en nuestro país, si no hay una depuración a fondo, solamente ampliaría la putrefacta red de complicidades con quienes delinquen.
En este sentido, muy lejos estamos en México de alcanzar la paz pública, porque justamente la paz es un fruto de la justicia y, si en este momento registramos una impunidad tan alta, nos resta mucho por hacer para disminuir los índices de violencia. Más que recursos, la voluntad política sigue ausente en los gobiernos para cambiar tendencias y mejorar la condición de vida de cada uno de los que integramos esta sociedad. Mientras tanto, la ciudadanía debe seguirse organizando para enfrentar esta cruda realidad actual, que parece no tener fin.
COLMILLOS Y GARRAS
LLAMÓ LA ATENCIÓN ayer la enorme movilización de agentes viales y policiacos ante el accidente automovilístico registrado ayer poco después del mediodía en el cruce de los bulevares Tornel y Domingo Arrieta. Y es que fue un percance como muchos otros, al menos que haya tenido algún trasfondo… SOPLABAN AYER VIENTOS de huelga en la Universidad Juárez del Estado de Durango ante la falta de acuerdos entre las autoridades universitarias y el Sindicato de Trabajadores y Empleados de esa institución universitaria. Faltan 11 días para el vencimiento del plazo en que deba concederse un aumento salarial… RESULTA QUE FERNANDO Ulises Adame de León está inscrito como aspirante a candidato independiente para la alcaldía de Ciudad Lerdo. La ley electoral exige a quienes participan por esta vía haberse separado de algún partido político cuando menos tres años antes a la fecha de la elección y, en este caso, a Ulises Adame siempre se la observado militando en el PRI.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: