Home Uncategorized EPN cuidará a Moreira ‘más que a sus ojos’, eso sí

Por Rubén Cárdenas. Apenas recuperó su pasaporte y se enteró que podría dejar territorio español, Humberto Moreira Valdés no quiso saber más de su postgrado en educación y menos de su “tesis doctoral”, por lo que compró, o le mandaron, el primer boleto de avión para regresar a México, donde está convencido a plenitud que, desde el poder, lo cuidarán “más que a sus ojos”.

“Acaban de manchar mi honor y el de mi familia”, reprochó, con aires de ofendido, el exmandatario de Coahuila y exdirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional, al arribar al aeropuerto de la Ciudad de México, donde lo esperaba un buen número de policías, pero no para detenerlo; todo lo contrario, estaban pendientes de custodiarlo y resguardarlo de algún indignado que pudiera ofenderlo aún más de lo que ya se sentía.

Se dio el lujo Moreira Valdés, al hablar ante los medios de comunicación, de amenazar a la justicia española con una contrademanda por la arbitrariedad en su contra y aseguró que continuará activo en la política del país. Incluso, en el colmo del cinismo, adelantó que buscará un cargo público. Atrás quedaron sus amargos días, cuando fue por 48 horas a prisión, acusado de lavado de dinero, asociación delictuosa y por realizar transferencias con dinero ilícito.

Con el paso de los días ha trascendido que Humberto Moreira no fue puesto en libertad debido a un veredicto judicial o alguna argucia legal de sus abogados, sino directamente por una decisión política, luego de la mediación de personajes muy importantes en el ámbito político mexicano.

El resultado fue rápido y favorable para Moreira, a quien, ni bien le informaron que era hombre libre, cuando ya había dejado España para volar hacia el refugio más seguro, o sea, México, donde no enfrenta acusación alguna, a no ser la del pueblo, pero esa parece no contar ni para él ni para sus defensores a ultranza.

De hecho, tiene la certeza de que aquí nadie le perseguirá, pues no pesan cargos sobre su persona y, aunque suene a burla, seguirá siendo cobijado desde el primer círculo del poder, aun con la larga estela de tropelías cometidas cuando gobernó Coahuila, al grado de endeudar al estado por más de 35 mil millones de pesos.

Aunque en Estados Unidos están encarcelados algunos de sus colaboradores, quienes obviamente sólo obedecieron órdenes – y Moreira era el gobernador- él parece estar desligado por completo de ellos y sus ilícitos. Ni por enterado se dio de por qué los llevaron a prisión o de qué se les acusa. Simplemente se escabulló tras el parapeto de estudiar una maestría en España, como si eso pudiera borrar todas esas acciones con las que él mismo manchó su reputación. No le hizo falta que otros vinieran a recordarle que está pendiente con el pueblo.

Por cierto, Jorge Torres López, sucesor de Moreira cuando dejó Coahuila para irse al PRI, es prófugo de la justicia, pero igual, no se le relaciona con el régimen de su antecesor. Son hechos que no han logrado “salpicar” a Moreira, evidentemente uno de los protegidos de Enrique Peña Nieto, a quien ayudó en su momento a apuntalarse como candidato a la presidencia de la república, por lo que hoy recibe su pago.

Es claro, pues, que Humberto Moreira Valdés quedará cubierto con el manto de la impunidad contra cualquier proceso judicial iniciado en el extranjero, pero no se podrá evitar que les cause daño a los candidatos priístas en la actual elección en trece entidades.

Y es que en la sociedad mexicana hay certeza de que Humberto Moreira es culpable cuando menos de enriquecimiento ilícito y de endeudar al estado de Coahuila, por no mencionar sus presuntos nexos con la criminalidad. Esto le está ocasionado un severo daño al PRI y al gobierno al que Moreira busca servir. Indudablemente, con su regreso a México, el exlíder nacional del tricolor le recuerda a la ciudadanía que la corrupción está más vigente que nunca y eso lo vuelve un lastre para los abanderados de este instituto político, que no sabrán dónde meterse cuando se les reclame, durante la campaña, por qué Moreira anda tan libre y campante, como si nada debiera.

En la medida que el caso Moreira siga en el caldero político, los priístas sufrirán y podrían pagar consecuencias. Sería una afrenta a los mexicanos que la administración de Peña Nieto lo integre a su equipo de trabajo, tal y como lo tiene contemplado el propio Moreira, según lo manifestó instantes después de su regreso. Casi es lo primero que dijo.

De modo que “el moreirazo” no es un caso cerrado y puede seguir causando problemas al priísmo y al gobierno; mejor habría sido “guardarlo en lo oscurito”, allá en España, literalmente.

COLMILLOS Y GARRAS

SE INDIGNÓ LA fiscal estatal Sonia Yadira De la Garza con el informe del Índice de Impunidad Global México, elaborado por la Universidad de las Américas, que ubicó a Durango en el cuarto lugar nacional en cuanto a impunidad se refiere. Sin embargo, es buen momento de demostrar lo contrario, no sólo rechazar el informe. El problema es cómo convencer a los miles de afectados que hemos denunciado diversos ilícitos y nada ha sucedido… ES DESEABLE QUE madure y cristalice la iniciativa del Congreso local para que se prohiba, ya oficialmente, el uso de teléfonos celulares a los estudiantes dentro de los planteles, ya que constituye un distractor y una herramienta para ejercer bullying, más que un apoyo para labores académicas… SIN PROTAGONISMOS Y con trabajo lleva buen ritmo la Gran Comisión del Congreso local, liderada por Arturo Kampfner Díaz. En poco tiempo ha logrado acuerdos con las distintas fracciones parlamentarias y la tarea va saliendo poco a poco, dentro de los tiempos y márgenes establecidos.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: