Home Durango Los temas ineludibles para el Papa Francisco en México

Por Rubén Cárdenas. Inicia hoy, y hasta el día 17, la primera visita de Estado del Papa Francisco a nuestro país, después de varias invitaciones del gobierno de Enrique Peña Nieto. Durante su estancia, el Pontífice argentino cumplirá un programa de eventos tanto religiosos como sociales; sin embargo, no se incluye dentro de su agenda ningún pronunciamiento sobre temas básicos para la sociedad mexicana, como la crisis en materia de derechos humanos, la atención a las víctimas por casos de pederastia y ahora también lo referente al matrimonio ilegal del presidente con Angélica Rivera, uno de los últimos y más notorios escándalos de la familia presidencial.
Aun cuando lleva poco tiempo al frente de la iglesia católica mundial, desde el 2013, al Papa Francisco se le ha identificado por su sensibilidad hacia los necesitados; ha rechazado la vida de lujos que indica su estatus y también ha criticado acciones de líderes mundiales poderosos, por lo que es de esperarse, a partir de hoy, que también en México protagonice momentos espontáneos y rompa los protocolos establecidos en una visita de Estado para estar cerca del pueblo y no únicamente de los gobernantes.
Quienes vivimos en México no debemos esperar que el Papa venga a solucionar los problemas que el gobierno no resuelve; empero, como máximo líder de la iglesia católica, no puede mantenerse en conexión sólo con funcionarios y gente de la cúpula política, los que precisamente han causado gran parte de esos problemas.
De muy poco le sirve a la sociedad, por ejemplo, que durante su visita a Chiapas sea homenajeado con cánticos interpretados por la primera dama Anahí y por Julión Álvarez, una figura muy popular. Más bien, que ellos dejen espacio para la gente común, aquellos que no pueden darse el lujo de acercarse o cantarle al Papa en un lugar privilegiado.
Se especula también si el jerarca católico le mencionará algo a Peña Nieto sobre el tema de su apócrifo matrimonio con Angélica Rivera, a quien la Santa Sede le nulificó un primer matrimonio mediante irregularidades que violan las disposiciones del Vaticano y también las leyes divinas, según quedó asentado en la investigación periodística dada a conocer recientemente en México y retomada por medios de comunicación internacionales.
Como líder mundial y como latinoamericano, el Papa no es ajeno a la severa crisis de derechos humanos que vive el país, por lo que debe hacer alguna alusión a ella. En este contexto, los padres de los 43 de Ayotzinapa son el ícono de todas estas violaciones, junto con los migrantes centroamericanos que tanto sufren en su travesía hacia los Estados Unidos, al igual que las víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes mexicanos.
Para estos ciudadanos esperanzados con la visita de su máximo líder espiritual, resulta que no hay nada en el programa que le delinearon -aunque se insiste que él mismo eligió sus actividades- al Papa Francisco en ninguna de las cinco entidades del país que visitará, es decir, en la Ciudad de México, Estado de México, Michoacán, Chiapas y Chihuahua, todas con graves problemas de inseguridad.
Cierto que el Sumo Pontífice es un peregrino de la paz, la misericordia y la esperanza, pero junto a eso tiene la enorme responsabilidad de no ponerse del lado de los poderosos, sino de los pobres, en los países que visita, muchos de ellos hundidos en la corrupción e impunidad, cuyos líderes creen que es sencillo fingir delante de un Papa que está muy enterado de su entorno y a quien no engañan las apariencias ni las falsas sonrisas, cuando sabe que el pueblo no vive tan contento.
El Papa Francisco no es ajeno al devenir político; de hecho, hace unos meses fue pieza clave para acercar a los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, que al final acabaron estableciendo los acuerdos necesarios para iniciar una relación que estaba rota desde hacía más de 50 años, así que él sabe bien qué suelo pisa y quién es quién, por más que se quieran cubrir de falsa benevolencia.
Su visita a países latinoamericanos como Ecuador, Bolivia, Perú, entre otros, han servido para reafirmar algo más que la fe en el catolicismo; o sea, avanzar en la solución de conflictos sociales y políticos, por lo que en México no debe ser la excepción. Nadie es tan ingenuo como para esperar soluciones mágicas solamente por la presencia del Papa Francisco y su bendición, pero en él es obligado mantenerse del lado de quienes padecen en este momento; esa es su real misión y aquí lo debe demostrar, más que establecer relaciones diplomáticas o saludar potentados.
DENUNCIAN LOS COMERCIANTES del Excuartel Juárez hasta cinco robos a la semana al interior de esas instalaciones y, de hecho, hasta podrían ser más, pero no todos dan a conocer estos ilícitos, porque saben que nada ocurrirá… NI SIQUIERA ESPERA que den las 9 de la noche para inhalar marihuana un grupo de jóvenes que suele reunirse en el Jardín Hidalgo, frente a las antiguas oficinas del IMAC. Por espacio de varios días se ha observado esta práctica, sin que ninguna autoridad lo impida… RECUERDE, AMABLE LECTOR, que durante este fin de semana y la siguiente semana este espacio editorial no tendrá la regularidad ordinaria, debido a la asistencia de este autor al Congreso Internacional de Educación Superior en La Habana. Gracias y seguimos en contacto.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: