Home Durango Y resulta que sí afectó la devaluación del peso

Por Rubén Cárdenas. Aun cuando se sigue negando oficialmente, a través de todas las voces de que dispone el gobierno dentro de su propia estructura o hasta a través de programas de entretenimiento de Televisa, la devaluación del peso sí afecta, y mucho, a las familias más necesitadas del país, ya que la mayoría de los productos de la canasta básica han aumentado de precio y cada vez rinde menos el salario. Por lo pronto, el arroz, huevo y tortillas, aceites comestibles, frutas y verduras, entre otros artículos de primera necesidad, acaban de tener otro incremento.
De los 13 a 15.50 pesos que costaba el kilogramo de arroz al mayoreo apenas hace unos días, hoy anda en los 17 pesos. Las sopas instantáneas, un producto de importación, costaban 62 pesos al mayoreo por paquete y ayer llegó a 69 pesos, según información de Ulises Gutiérrez Sandoval, miembro del Consejo Directivo del Mercado de Abastos “Francisco Villa”, el más grande de la ciudad.
De la misma manera, el huevo ha experimentado un aumento paulatino, irregular, durante las últimas semanas y de los 23 pesos, en algunos establecimientos comerciales se ofreció ayer en 26 ó 27 pesos. La frutas y legumbres también aumentaron su precio, así como la carne de res, puerco, pescado y la de aves; es decir, todo los productos cárnicos y sus derivados.
No solamente los alimentos han incrementado su costo, sino la mayoría de los productos y servicios de toda clase. Las medicinas, ropa, muebles, inmuebles, especialmente todos los que provienen del exterior, han tenido cambios a la alza. En la realidad nacional, es muy difícil encontrar algún artículo cuyo costo se mantenga como al principio de año. En el curso de estos dos primeros meses, los precios en general son volátiles y casi al gusto de los vendedores, acaparadores, o de los intermediarios.
Estos aumentos, invariablemente, han estado ligados a los incrementos en el costo de los combustibles y a las devaluaciones sistemáticas, las cuales, por cierto, se ausentaron del país durante los dos regímenes panistas, si algo bueno se puede decir de ellos, pero la condición actual es mucho menos favorable.
Si bien es cierto, hay factores externos que impiden el buen curso de la economía, pero no es menos la responsabilidad de quienes manejan las finanzas mexicanas. En este contexto, las autoridades hacendarias y del Banco de México deben aclarar la razón por la que el peso mexicano pierde terreno todos los días frente al dólar norteamericano, ya que ese fenómeno no ocurre con otras monedas de países, considerados incluso más precarios que el nuestro.
Del mismo modo, deben explicar por qué reducen el presupuesto público, con la consecuente afectación a sectores cruciales como la salud, educación, obra pública y otras, pero no disminuyen el gasto, sino al contrario, en las más altas esferas del poder. Los ofensivamente generosos salarios, los lujos, gastos onerosos en casi todas las dependencias, siguen en la práctica desmedida de siempre, como si la crisis fuera exclusiva de los millones de habitantes pobres.
En fin, lo peor de la realidad mexicana es que la devaluación del peso y la inflación aún no tocan fondo, por lo que existe el riesgo inminente de más aumentos en los precios y que sobrevengan problemas económicos adicionales, como un mayor desempleo, porque no todas las empresas y establecimientos comerciales podrán mantener sus puertas abiertas ante un probable desplome en sus ventas. Para nadie es deseable que empeore la condición económica del país, pero no es fácil sustentar lo contrario. Son tiempos de proteger al máximo el ingreso, al menos en lo personal, porque del poder no se puede esperar que nos defienda.
COLMILLOS Y GARRAS
DENUNCIÓ LA REGIDORA del Partido Acción Nacional, Gina Campuzano, mala calidad de la obra del puente Lasalle que actualmente se construye por la salida al puerto de Mazatlán. Es necesario que los encargados de esa construcción aclaren los señalamientos de la regidora Campuzano… EN GENERAL, LA remodelación del Barrio El Calvario le dio una nueva vida a la zona, pero no funciona el elevador del mirador, lo cual impide el acceso al mirador y es que la escalera no es apta para gente mayor… Y YA QUE de elevadores se trata, tampoco funciona el del puente de Analco. Llaman la atención estas fallas porque son obras nuevas y espacios muy visitados en la ciudad. Deben estar al cien por ciento en este inminente periodo vacacional de Semana Santa.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: