Home Uncategorized Acabar con servilismo y adulación, inaplazable tarea para Aispuro

Por Rubén Cárdenas.

Si el enojo social se tradujo en votos para buscar un cambio, resulta obvio que el nuevo gobierno de Durango, que encabezará José Rosas Aispuro Torres, está obligado a construir una relación diferente con la sociedad y no dejarse atrapar por el servilismo y la adulación de falsos representantes de la sociedad civil que buscan quedar bien con cada gobierno en turno, sin favorecer realmente ni a sus propios agremiados.

El resultado electoral del domingo último demostró el grave descontento de la gente hacia el poder. La ciudadanía optó por una nueva esperanza. Al votar por un proyecto opositor, se puso un alto también a la nefasta interacción entre los supuestos líderes de sectores sociales con el gobierno, pues en el afán de controlar todo y a todos, casi hasta la elección de reinitas de preescolar debía tener la venia gubernamental.

A lo largo de estos años, surgieron organismos empresariales y de profesionistas; fueron cooptadas las asociaciones estudiantiles en su mayoría; acabaron las libertades aun para elegir mesas directivas en clubes sociales y ni se diga en las oficinas de las dependencias gubernamentales o en los sindicatos.

Excepto por la Confederación Patronal de la República Mexicana y la Cámara Nacional de Comercio, el resto de organizaciones de empresarios no han sido más que pequeños grupos para aplaudir y exaltar las obras de gobierno; claro está que esos aplausos siempre fueron con cargo al erario. En realidad, constituyeron un sector más del partido oficial.

Un gran aprendizaje debe haber dejado el 5 de junio a, entre otros, los jóvenes líderes estudiantiles. La derrota de candidatos provenientes de tales organizaciones es como para alertarlos sobre el rol que deben jugar de ahora en adelante; es momento de dignificar a esas planillas y mesas directivas que han estado, sexenio tras sexenio, al servicio y bajo las indicaciones de cada grupo en el poder, a través de la elección o imposición de liderazgos muy cuestionables.

El afán por controlar todo acabó descontrolando todo. Esa es la causa más visible por la que, en los propios nichos oficialistas, Aispuro Torres obtuvo una importante cantidad de votos. Se cansó Durango de ver tanta intromisión oficial, por un lado, y tanto servilismo de grupos por el otro, que pronto se volvían apéndices del partido oficial, más que voces para defender los intereses de sus representados.

Por todo ello, la continuidad de esta insana práctica, o su sustitución por otra similar, acabaría con la esperanza generada por un nuevo gobierno. No lo permitirá la sociedad y estará al pendiente de exigir que cada uno de sus espacios sea respetado. Cada quien a lo suyo: el gobierno que cumpla su función y el resto de sectores que haga lo propio.

No más aplausos inmerecidos ni reconocimientos en automático por parte de la verdadera sociedad civil hacia quienes tienen la noble tarea de servirle. Se tendrán que ganar la buena voluntad del ciudadano con trabajo y cumplimiento de promesas. No más beneficios para unos cuantos; los recursos son escasos y deben ser canalizados a donde corresponden, no a donde le convenga a cierto funcionario.

Tiene una gran responsabilidad la nueva administración estatal en este rubro, pues asumirá el poder ante ciudadanos informados, despiertos, que estarán listos para evitar más intromisiones en los distintos sectores sociales que deben ser autónomos. Por todo esto y muchas cosas más, bienvenida la alternancia a Durango. No debe haber vuelta atrás ni decepciones.

CUENTAN QUE A eso del mediodía del domingo 5, en pasillos y oficinas de la Fiscalía, el personal que estaba concentrado, sin permiso de salir a votar, coreaba “Aispuro Gobernador”, aunque no muy fuerte, porque de repente aparecía algún jefe y había que guardar las formas… HABÍAN PROMETIDO IRSE renunciando a sus cargos, o sin goce de sueldo, todos los funcionarnos del Ayuntamiento local que buscaron acomodo en la malograda campaña del PRI a la gubernatura, pero resultó que no hubo tal. Agni Otto García, por ejemplo, se fue, pero no dejó de cobrar su jugoso cheque como director de Aguas del Municipio de Durango. Hay otros más que violaron la legislación vigente… CON NADA SE justifica el sufrimiento de los animales apiñados en las jaulas y alambradas del “zoológico” Sahuatoba. El alcalde electo, José Ramón Enríquez, se comprometió a cerrar este insalubre sitio y dar un mejor acomodo a esos ejemplares.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: