Home Durango ¿Tiene contados sus días la reforma educativa en México?

Por Rubén Cárdenas. El feroz enfrentamiento entre policías federales con maestros de la CNTE apoyados por habitantes del poblado Nochixtlán, en Oaxaca, con saldo de ocho muertos -entre ellos un periodista- y un centenar de lesionados, acaparó una vez más la atención colectiva y, para no variar, puso los reflectores sobre el gobierno federal, ya conocido por tener una fachada de respeto y tolerancia, pero un fondo de brutalidad y represión, hacia diversos grupos sociales.

La cerrazón al diálogo, sostenida y creciente, por parte del secretario de Educación Aurelio Nuño Mayer, provocó el desbordamiento de la violencia ayer al mediodía, en un encontronazo de 15 horas por tierra y aire, donde, cual si fueran contra delincuentes peligrosos, los elementos federales arremetieron contra los miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, quienes fueron respaldados en la batalla por habitantes de Nochixtlán.


Hasta ayer, el gobierno federal reconoció un saldo de seis muertos y más de 90 heridos, algunos de ellos graves por los impactos de los rifles automáticos usados por los elementos federales, quienes debieron utilizar solamente instrumentos de contención y disuasión. La CNTE, por su parte, aseguró que, de los ocho muertos, la mayoría eran pobladores del lugar, no maestros.
Casi 24 horas después de los hechos, el presidente Enrique Peña Nieto lamentó, desde su cuenta de Twitter, la pérdida de vidas y dijo haber girado instrucciones para “investigar el caso”; asimismo le encomendó a la PGR coadyuvar en la investigación que deben realizar las instancias judiciales de Oaxaca.
Este sangriento episodio ocurre luego de la captura de líderes nacionales de la CNTE en Oaxaca y Michoacán, y una semana antes de la marcha convocada por Andrés Manuel López Obrador a la Ciudad de México, la cual tenía desde el principio el pronóstico de una gran participación, pero ahora se amplía por mucho la expectativa.
A querer y no, al gobierno de Enrique Peña Nieto le será muy difícil seguir intentando la viabilidad de la reforma educativa en el país, puesto que la represión en Oaxaca reavivó la protesta social, ya no sólo del magisterio, sino de diversos sectores sociales en el país y se reabrieron distintos frentes en contra de las disposiciones gubernamentales. Tras los cruentos hechos de Nochixtlán, la lucha contra la reforma educativa se internacionalizó y eso representa una mayor presión para los implementadores de esos cambios, rechazados por grandes segmentos del magisterio.
Ahora, parece insostenible la permanencia de Aurelio Nuño en la SEP; una vez más se tambalea Miguel Ángel Osorio Chong en la Secretaría de Gobernación y el gobierno federal entra en una nueva crisis. Los ojos del mundo están atentos nuevamente, como sucedió en los casos de Ayotzinapa, la casa blanca, Tlatlaya, Apatzingán y otros más.
La marcha programada para el domingo entrante en la Ciudad de México será el escenario ideal para que López Obrador asuma el liderazgo nacional en defensa de los docentes mexicanos. Es decir, Peña Nieto tiene seis días tan sólo para evitar un conflicto mayor, sobre todo porque desde ayer el magisterio anunció en todo el país actos de resistencia y solidaridad con sus compañeros reprimidos en Oaxaca.
Desde ayer por la tarde, se celebraron marchas y plantones de maestros en la mayor parte de los estados. Todo parece indicar, entonces, que tiene contados sus días la reforma educativa en México, así como su continuidad en el gabinete algunos altos funcionarios.


COLMILLOS Y GARRAS
EMPLEADOS SINDICALIZADOS DEL sector salud encadenaron ayer las puertas de las oficinas sindicales para exigir la emisión de la convocatoria y en repudio al líder Guillermo Burciaga, quien desde el año pasado debió dejar el cargo y sólo se ha dedicado a defender los intereses de la Secretaría de Salud, cuando su responsabilidad está con los trabajadores. Asegura que “en cualquier momento” saldrá esa convocatoria … ALGUNOS DIRIGENTES DE organismos adheridos al Consejo Coordinador Empresarial están en desacuerdo con su presidenta Diana Ocón en cuanto a aceptar la donación ilegal de un terreno en el Parque Sahuatoba, y también en que se construya un edificio para los empresarios con recursos públicos… EN DEFINITIVA, EL PRI decidió no impugnar el triunfo de José Rosas Aispuro Torres ante instancias judiciales electorales; de hecho, ayer expiró el plazo para hacerlo. Fue esta, sin duda, la mejor de sus últimas decisiones. Lo único que habría logrado al recurrir a la impugnación sería aumentar las diferencias entre grupos internos y facilitar su fragmentación como partido.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: