Home Durango En el PRI siguen sin asimilar el recuento de los daños

Por Rubén Cárdenas. Prácticamente terminó el mes de junio y el Partido Revolucionario Institucional en Durango sigue sin asimilar la magnitud de la derrota. A 23 días de la elección del 5 de junio, no han logrado ponerse de acuerdo para elegir nuevo dirigente estatal, las diferencias internas crecen y, mientras más se tarden en nombrarlo y realizar los acomodos, las fisuras se irán agrandando, lo cual allanaría el camino para el nuevo gobierno encabezado por José Rosas Aispuro Torres.
En el tricolor todos saben que requieren reorganizarse, prepararse para lo que viene, pero nadie parece estar dispuesto a trabajar partiendo de la única realidad presente: Un escenario de derrota. Es decir, quienes todavía toman las decisiones importantes están tratando de renovar la dirigencia como si hubieran ganado la elección, lo cual constituye un craso error.
Por ahora, parece diluida la posibilidad de que Esteban Villegas Villarreal arribe a la dirigencia estatal. La irritación que generó en diversos grupos el solo rumor de su llegada abrió un compás de espera en el proceso y ahora podría ser hasta después de septiembre cuando se elija al relevo de Ricardo Pacheco Rodríguez en el CDE priísta.
El futuro de este instituto político luce complicado como nunca antes; aclarar el panorama no será cuestión sencilla. Por eso mismo, el PRI tendrá que hacer lo conducente si quiere recuperar lo que haya quedado en pie. En este contexto, quienes fueron protagonistas de la caída en la pasada elección -y no sólo candidatos, sino hasta dirigentes sectoriales y otros actores- están obligados a ceder su lugar a perfiles que en este momento garanticen un reacomodo que les permita asumir su nuevo papel de partido opositor ante el nuevo gobierno emanado de la alianza PAN-PRD.
De esta manera, la nueva dirigencia estatal priista y los líderes de las organizaciones sectoriales y adherentes no pueden seguir en la visión de partido en el poder, por lo que representaría un desacierto colocar en esas responsabilidades a quienes creen que todo debe continuar funcionando como en el pasado.
Por ahora, sigue el reparto de culpas entre unos y otros. Mientras el líder cetemista vitalicio José Ramírez Gamero afirma que se perdió la gubernatura por culpa de los jóvenes, éstos le reclaman sus imposiciones en distintos cargos de elección popular y la promoción de sus familiares. En La Laguna, comienza a dividirse en dos el capital priísta: Quienes votaron por Esteban Villegas debido al trabajo arduo y operación política de priistas de la capital y los que representan el voto duro de la familia Herrera. Los unos no se identifican con los otros allá y no hay ningún factor de unión entre ambos grupos priistas en esa región del estado, que por cierto ha sido fiel al tricolor en las distintas contiendas electorales.
Además del adverso panorama local, al PRI le genera también especial presión lo que ocurre a nivel nacional. El hecho de que se esté dificultando la nominación de un líder nacional, porque nadie parece estar dispuesto a tomar las riendas del CEN, impide avanzar en la reestructuración que está necesitando la clase priísta en Durango. Según se observa, no habrá cambio de dirigencia estatal, en tanto no esté definido el nuevo Comité Ejecutivo Nacional y eso altera el estado de cosas internas en Durango.
Es larga la lista de nombres de posibles sucesores de Ricardo Pacheco, pero no pueden darse el lujo de equivocarse y elegir a quien propicie más desunión. En fin, el priísmo duranguense sigue viviendo días difíciles y sabe que, si no se prepara como un partido opositor fortalecido, a lo cual no está acostumbrado, le pueden llegar tiempos aún más críticos, mientras, por su parte, el nuevo régimen estará de plácemes a partir del próximo 15 de septiembre.
COLMILLOS Y GARRAS
DURANTE EL FIN de semana murió un tercer brigadista del PRI tras aquel fatídico percance del 7 de abril pasado, cerca de El Salto, Pueblo Nuevo. Poco se había sabido de los lesionados en este lamentable accidente que en su momento cobró la vida de dos mujeres… ASEGURÓ EL GOBERNADOR Electo, José Rosas Aispuro Torres, que sostendría ayer mismo una reunión con el gobernador Jorge Herrera Caldera para agilizar el proceso de entrega- recepción de la administración estatal. Se espera que más adelante se informe de los acuerdos alcanzados…AUNQUE ES DIFÍCIL creer en su palabra, ayer el titular de Obras Públicas, César Guillermo Rodríguez, dijo que está previsto el reinicio de algunas obras locales, a través de una inversión de 365 mdp. El Puente La Salle, la avenida Estación Central, la modernización de la Explanada de los Insurgentes y el Bulevard Colosio estarían en esa lista.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: