Home Durango Al aferrarse al cargo, Erasmo y Apolonio apresuran su salida

Por Rubén Cárdenas. Polémicos por su afán de permanecer en sus cargos luego del cambio de Poder Ejecutivo estatal el próximo 15 de septiembre, Apolonio Betancourt Ruiz, presidente del Supremo Tribunal de Justicia, y Erasmo Návar García, rector de la Universidad Juárez del Estado de Durango, están logrando exactamente un efecto adverso; es decir, adelantando su probable salida de sendas responsabilidades.

A uno y otro les asiste la razón cuando afirman que la ley les ampara para mantenerse un tiempo más en el cargo, pero olvidan que ambos son parte del gran paquete que la mayoría ciudadana rechazó el pasado 5 de junio. Entonces, la ley podrá favorecerlos, pero legítima y moralmente están impedidos para continuar en funciones tras el cambio de gobierno. Olvidan Betancourt Ruíz y Návar García que la ley también se puede cambiar, así como cuando fue reformada la legislación para que los dos asumieran su respectiva titularidad.

Versiones internas en el Poder Judicial estatal y en la propia UJED advierten el nivel de descontento con sus liderazgos. Y, si ni al interior logran la aprobación en su respectivo desempeño, en la sociedad local tampoco salen precisamente bien librados. Lo acepten o no, son parte del grupo político al que la ciudadanía duranguense negó su apoyo. En el caso de Betancourt Ruiz, ya son más de diez años al frente del Tribunal de Justicia, sin que se haya logrado abatir de manera significativa los índices de impunidad. Entró en vigor un nuevo sistema de justicia penal, pero en términos cuantitativos es fácil determinar que la acción del Poder Judicial en Durango, ni en el resto de estados, es aún incipiente.

En el caso de la UJED, el mayúsculo escándalo de irregularidades a través de las que Erasmo Návar llega a la rectoría lo despojan de cualquier autoridad moral para seguir en tan alta responsabilidad. Vaya, ni siquiera estuvo como profesor el tiempo legal estimado para aspirar al cargo, ya que al inicio del sexenio era parte de la administración estatal y antes de la municipal. La UJED está hoy muy lejos de aquel grupo de las diez mejores universidades públicas en México, lo cual es una pena.

Por todo esto, al hacer pública su intención de seguir en esos cargos pese al cambio de gobierno, provocan que los reflectores de una sociedad irritada sean orientados hacia ellos y sus casos sean sometidos al escrutinio de quienes tienen el mayor derecho de opinar.

Deben entender que la sociedad de Durango lo último que desea es la continuidad de lo mismo con el nuevo mandato, y ellos representan exactamente el pasado. Es lamentable que se aferren a seguir al frente de dos entidades que deben ser transformadas, no por un capricho de alguien o porque se trate de un acto de venganza en su contra. Simplemente, la voz ciudadana les exige irse, porque no cumplieron la expectativa encomendada.

Tanto uno como el otro deben estar conscientes que están pagando el costo de haber fallado en su desempeño; es momento de ver caras nuevas, gente que venga con ganas de cumplir su función y se aleje de satisfacer los intereses de unos cuantos. Probablemente ni lo hayan imaginado, pero al aferrarse a dejar el cargo, Apolonio y Erasmo apresuran su salida. Al tiempo.

EN LA MENTE del alcalde electo, José Ramón Enríquez, sigue dando vueltas la idea de una mujer para la Dirección Municipal de Seguridad Pública. Sería una sorpresa interesante para la capital del estado, en caso de que así sea… POR CIERTO, ESTÁ casi escriturada la próxima Dirección del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMAC), al pianista duranguense Claudio Herrera Noriega, quien por muchos años ha permanecido en Europa y, como gran exponente del arte, puede delinear un proyecto muy atractivo para la ciudad de Durango… MUY COMPLICADO ESTÁ el paso a la altura de la Explanada de los Insurgentes; los peatones tienen que hacer “malabares” para cruzar hacia Prolongación Hidalgo, pues los automovilistas siguen a la misma velocidad, sin considerar que hay personas tratando de pasar. Debe haber un agente de tránsito en ese punto, sin excusa alguna.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: