Home Durango Casi la mitad de la red carretera estatal está en ruinas

Por Rubén Cárdenas.

La conectividad, uno de los ejes del progreso para cualquier entidad, es tan importante al interior como al exterior y ahora Durango tiene daños en el 40 por ciento de su red carretera local, según e subsecretario de Infraestructura Carretera de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas del Estado, Juan Antonio Valdez Dominguez, quien también reconoció la ausencia de recursos para conservación, un problema permanente durante varias administraciones estatales.

Durango cuenta aproximadamente con dos mil 200 kilómetros de carreteras, de los cuales unos 880 registran daños considerables; en tanto que alrededor de mil 320 kilómetros, el 60 por ciento, registran un estado óptimo para ser transitados sin riesgos, aun cuando otras fuentes, como los transportistas, han denunciado en varias ocasiones que la mayoría de las carreteras estatales se encuentran en mal estado.

Municipios como Tepehuanes, San Dimas, Pueblo Nuevo y Mezquital tienen las peores carreteras de todo el estado, pero en otras regiones hay reportes de la falta de mantenimiento desde hace varios años. Tramos carreteros de San Juan del Río a Pánuco de Coronado, así como de Vicente Guerrero a Súchil entre otros, presentan hoyancos y baches añejos que impiden una circulación mediana y de muy escasa velocidad, ni siquiera se puede circular a un promedio de 70 kilómetros por hora.

En Mezquital es una hazaña transitar lo que conocemos como carretera a Nayarit. La opinión generalizada de quienes transitan esa arteria con frecuencia coincide en que algunas de sus partes requieren reconstrucción total, pese a que hace muy poco tiempo se inauguró hasta Huazamota, un alejado poblado de ese serrano municipio del sur del estado.

Según la SECOPE, Durango es dependiente de la Federación en el presupuesto para su mantenimiento carretero y, por lo pronto, en este año no hubo, lo cual aumenta la posibilidad de que ese 40 por ciento de la red dañada se convierta en una cifra más amplia.

Para el presente año, el gobierno estatal requiere de un monto superior a los 80 millones de pesos para rehabilitar su red carretera, pero la respuesta afirmativa no ha llegado hasta ahora, un conflicto recurrente a lo largo de distintas administraciones estatales.

El caso es que Durango no puede seguir en un estado de dependencia para mantener en condiciones dignas sus carreteras, porque no podrán sus municipios aspirar a mejores niveles de vida con una conectividad a medias o a tercias.

A tan poco tiempo de que termine la actual administración estatal, tendrán las nuevas autoridades gubernamentales la responsabilidad de encontrar la solución a la deficiente conectividad en el estado y, de paso, buscar los mecanismos para que también se optimice el mantenimiento en las carreteras federales, comenzando por la supercarretera Durango-Mazatlán.

El nuevo gobierno tendrá que enfrentar y, en la medida de lo posible, superar el reto de lo mucho que falta por hacer para comunicarnos internamente como al exterior, es decir, a otras entidades del país. Mientras mantenga en pésimo estado casi la mitad de su red carretera y se encuentre en pésimo estado la supercarretera, en la que tanta esperanza se tenía para mejorar la economía estatal, nuestro estado se mantendrá fuera de las grandes oportunidades de mejoría económica y comercial.

Es una pena que por tantos años persista esta insuficiencia y que durante más de doce años no se haya diseñado una estrategia para cuando estuviera en operación la nueva carretera al puerto de Mazatlán, Sinaloa, ese destino turístico que hasta ahora se ha llevado casi todos los beneficios de esta vía terrestre inaugurada el 17 de octubre del 2013. Si como dicen, somos el corazón de México, seguimos con las arterias “taponeadas” y eso es grave.

COLMILLOS Y GARRAS

LA DELEGACIÓN FEDERAL de la Secretaría del Trabajo asegura que en Durango un 80 por ciento de los trabajadores no cuentan con un contrato laboral, contrariamente a lo establecido en la Ley Federal del Trabajo, lo cual mantiene en desventaja al empleado respecto al patrón. Esa condición debe cambiar pronto… UNOS 73 MILLONES DE pesos ingresan a las arcas del Ayuntamiento local por concepto de refrendos por licencias para la venta de alcohol. Por años, el padrón de estas licencias lo guarda celosamente la Dirección de Finanzas Municipales, lo cual ya no debe ocurrir en estos tiempos en que los discursos políticos van plagados de transparencia… A PARTIR DE hoy son esperadas reacciones en el PRI local ante el arribo de Sughey Torres a la dirigencia estatal del ONMPRI. Veremos si le permiten entrar a las oficinas, porque la mayoría sostiene que su nominación es ilegal.

@rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: