Home Durango Obligado José Ramón Enríquez a auditar al Municipio

Por Rubén Cárdenas.

Exactamente en un mes toma posesión de la alcaldía de las capital del estado José Ramón Enríquez Herrera, quien obtuvo la victoria en los comicios del pasado 5 de junio representando a la alianza PAN-PRD. El hoy presidente municipal electo logró una votación histórica superior a los 135 mil votos. Así fue el respaldo ciudadano a su favor y de esa misma dimensión fue el rechazo de la sociedad de Durango al Partido Revolucionario Institucional.

Tan amplia fue la ventaja de Enríquez Herrera sobre sus adversarios, pues, que superó más de dos a uno al principal contrincante, Manuel Herrera Ruíz del PRI; por tanto, la contundencia del triunfo representa un gran compromiso con todos esos más de 130 mil ciudadanos que sufragaron a su favor, quienes rechazaron todo lo que se asemeje al PRI

Hay, entonces, una responsabilidad ineludible en el nuevo alcalde de Durango por cambiar muchas cosas, por no repetir moldes de relaciones insanas con grupos privilegiados, tal como lo hicieron los últimos regímenes priístas, incluidos organismos empresariales, de comerciantes, de profesionistas y hasta con ciertos medios de comunicación, aun cuando no todos.

De entrada, la nueva administración municipal está obligada a transparentar el manejo administrativo del municipio, lo cual no le será fácil. Será necesario aclarar la razón por la que actualmente no cuenta con un solo vehículo de su propiedad ni computadora alguna, ya que desde el año 2008 suscribió un convenio de alquiler con una empresa foránea que le suministró vehículos, equipo de cómputo y hasta telecomunicaciones.

La deuda del Ayuntamiento tendrá que ser revisada, sobre todo porque debe haber una explicación sobre el uso de más de 40 centavos de cada peso del presupuesto para el pago de este servicio. Debe haber una justificación del destino de tantos recursos en estos años de créditos solicitados a instituciones crediticias. Por supuesto que la deuda con proveedores es otro asunto digno de investigar. Las autoridades que ahora se encargarán del Ayuntamiento local deben asumir las deudas reales, pero no las que solamente existen en el papel; es decir, en las facturas por cobrar.

En fin, en el rubro de las finanzas se antoja necesaria una auditoría, que tendría que ser apoyada por revisiones en otras áreas, como Aguas del Municipio de Durango, Obras Públicas, Servicios Públicos, Comunicación Social, entre otras.

Desde el tiempo de campaña y tras la victoria, José Ramón Enríquez advirtió que no habría “borrón y cuenta nueva” al arribar al cargo y es precisamente lo que espera la ciudadanía; no se trata de un acto de venganza, pero sí de justicia,. Incluso para su propio equipo de colaboradores sería sano conocer el estado real de los recursos humanos, financieros y materiales.

Ahora bien, respecto a su proyecto de gobierno, el alcalde electo no debe dejar de centrar la mirada en la prestación de los servicios públicos, en mejorar la calidad de las obras públicas, de los pavimentos y mantener un óptimo servicio de recolección de basura y de la dotación del servicio de alumbrado público.

La seguridad pública, la prevención del delito y la vialidad son de alta prioridad para los ciudadanos y son áreas que deben superarse en calidad. Es ardua la tarea, pero cuando un gobernante cuenta con el respaldo ciudadano es poseedor de un potente motor de arranque que facilita el cumplimiento de múltiples demandas.

Está el nuevo gobierno municipal ante una gran oportunidad para trascender, sin duda, pero la sociedad tampoco está dispuesta a esperar tanto; necesita resultados inmediatos y estará muy pendiente de que todo se haga con transparencia. Nadie se conformará con menos.

SIN INCIDENTES LAMENTABLES acabó ayer la segunda edición del Maratón Villista, en el marco de la Feria Nacional Durango 2016, pero las quejas de no pocos atletas resaltaron ayer por la desorganización del personal del Instituto Nacional del Deporte, sobre todo errores de logística que afectaron el buen curso de la carrera… TAMBIÉN LOS ENCARGADOS de la vialidad se llevaron críticas porque, según atletas y entrenadores, en determinados tramos los maratonistas estuvieron expuestos a ser arrollados por automovilistas, aunque no así los participantes en 5, 10 y 21 kilómetros… POR CIERTO, ALGUNOS atletas fueron abastecidos, al pasar por el Centro Cultural Bicentenario, por Esteban Villegas Villarreal, quien repartió la rehidratación a los corredores en ese punto de la trayectoria de la maratón. Fue una de las pocas reapariciones en público del candidato a gobernador del PRI, que fue derrotado el pasado 5 de junio.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: