Home Durango La expectativa de medallas baja de 7 a 5, luego de ayer

Por Rubén Cárdenas.

La jornada olímpica de ayer lo dijo todo: no serán días fáciles para los atletas mexicanos que aspiran a medallas y menos para quienes acaban de quedar eliminados. De los 125 deportistas mexicanos que fueron a Rio de Janeiro el número ya disminuyó casi a cien, a tan sólo tres días de iniciada la máxima justa deportiva que se celebra cada cuatro años.

Uno a uno, han ido quedando fuera en sus primeras apariciones: En esgrima, ciclismo, tenis, gimnasia, tiro con arco, boxeo y halterofilia -estos últimos con esperanza de medalla al principio- los atletas nacionales, así como han debutado, han tenido que despedirse con las manos vacías. La expectativa de conseguir siete preseas, como sucedió en Londres, se redujo a cinco.

Una de estas cinco se podría dar en futbol, aunque nadie asegura que sería medalla de oro, como hace cuatro años. Es difícil confiar en resultados anteriores, por buenos que hayan sido. En la jornada de ayer, como triste ejemplo, Germán Sánchez e Iván García, ganadores de la plata en Londres en la especialidad de clavados sincronizados desde la plataforma de 10 metros, quedaron fuera de las medallas y a duras penas alcanzaron la quinta posición.

También ayer se esfumó la posibilidad para la arquera Aída Román, igualmente medallista de plata en Londres, quien fue eliminada en lo individual y por equipos; otros tiradores mexicanos de pistola de aire se regresan sin honores. En el tenis, tampoco hubo oportunidad de seguir en la competencia.

Si acaso el mejor esfuerzo lo realizó la pesista Patricia Domínguez, pero, después de hacer un digno papel, al final sucumbió ante sus contrincantes de Japón, Colombia, Ecuador y Dominicana en las pruebas de arranque y envión. No logró medalla, pero Domínguez por lo menos cumplió, como los pocos que pelearon denodadamente, con el deber de todo deportista que representa a su patria.

El tema del bajo rendimiento de las delegaciones mexicanas en general, excepto por muy honrosas excepciones, sale a relucir cada vez que dejan el país, sea por torneos regionales, campeonatos del mundo o, como ahora, cuando se paran en el escenario más demandante, donde no hay lugar para los débiles y todos los errores de entrenamiento, logística o manejo de los recursos se notará más que nunca.

Si bien sería inhumano exigir medallas sin conocer las circunstancias particulares de cada atleta o federación, resulta necesario analizar y corregir los proyectos de gobierno en materia de deporte, porque no mejoran los resultados. Mesas de discusión sobre el mismo asunto van y vienen; expertos se desgañitan hablando de las fallas que todos conocemos, pero a las que nunca se les ha puesto mano, o se hace sólo ocasionalmente y sin dar el seguimiento adecuado. Y nada pasa.

Si la falta de presupuesto es la explicación del poco apoyo a los atletas, es difícil creer que otras naciones latinoamericanas o de Centroamérica tengan más dinero que nosotros para destinarlo a ese rubro. Colombia, Ecuador, entre otros, han mejorado su nivel competitivo a nivel mundial, ya no digamos Brasil o Argentina.

Sería injusto responsabilizar sólo a las autoridades del deporte por la mala actuación de la delegación mexicana en Rio, pero en la parte que les toca sí urge revisar sus manejos y estrategias, porque indudablemente algo está fallando de manera sistemática.

Para esta Olimpiada estaban ya avanzados los planes cuando llegó a la titularidad del Consejo Nacional del Deporte Guillermo Castillo Cervantes, quien apenas unas semanas antes se encargaba -muy mal, por cierto- de las tareas de pacificación en el estado de Michoacán hace dos años y antes de la Procuraduría Federal del Consumidor.

Es decir, un político puede estar preparado para servir en ciertas áreas, pero no en todas, ni tan diferentes. A Castillo Cervantes se le pueden atribuir algunos logros administrativos relevantes en la CONADE, como haber eliminado cacicazgos importantes en gran parte de las federaciones deportivas, pero su examen final será el resultado en estos juegos, y no se anuncia muy halagüeño.

El deporte es parte esencial en el desarrollo humano y merece que los gobiernos mexicanos lo tomen más en serio, si es que, como tanto se repite en el discurso, aspiramos a vivir en mejores niveles de convivencia y armonía. Ya ni hablar de que la práctica deportiva es un excelente antídoto contra la violencia, pues se adquiere con ello una disciplina necesaria para todos los aspectos de la vida y orienta al individuo hacia el enfoque y la productividad. Es igualmente factor de bienestar y contrarresta tantas distracciones e influencias negativas, sobre todo en lo que respecta a la juventud.

Entonces, lo que está ocurriendo con nuestra delegación de deportistas olímpicos debe servir para cambiar tendencias ordinarias y mejorar en lo sucesivo. Faltan días de competencia y es deseable que vengan los éxitos, las gratas sorpresas, pero eso no sucede en automático. Debió existir un arduo trabajo previo que no se está notando como debía ser, y quienes quedan expuestos por completo a la crítica son los atletas, quienes no son los únicos responsables de lo que se perfila como un fracaso.

Así pues, que está Olimpiada sirva, aún con sus escasas medallas, para que se avive sustancialmente el interés gubernamental por impulsar el deporte y que esos jóvenes lleguen a cualquier competencia con mejores expectativas, no tan inciertas como ahora.

PROFUNDA CONMOCIÓN SOCIAL causó el asesinato, este fin de semana, del profesor Luis Cháirez Tremillo, quien fue atacado por sus vecinos del fraccionamiento San José, solamente porque les solicitó que le bajaran al volumen a su música…POR DEMÁS COBARDE resulta la reacción de esos cuatro varones y dos mujeres, quienes atacaron al maestro a golpes, de manera inmisericorde, por algo que cualquiera está en su derecho de exigir a sus vecinos, pero la intolerancia parece ser una regla en algunos segmentos de la sociedad actual…SON SEIS, PUES, los detenidos y deben atribuirse a fondo las responsabilidades que resulten, para que este crimen no quede impune.

Twitter: @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: