Home Durango No debe haber más ‘Castillos Cervantes’ al frente del deporte

Por Rubén Cárdenas. Los tristes resultados de la delegación mexicana que participa en la Olimpiada de Rio de Janeiro y las airadas críticas que acumula el titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, Alfredo Castillo Cervantes, representan ahora una inmejorable oportunidad para transformar al deporte nacional, tan vapuleado y manoseado por sus distintos dirigentes.

Al momento, México está ubicado en el lugar 79 del medallero, con una sola presea de bronce en box, luego de que una a una se han ido extinguiendo las posibilidades de subirse al podio vía las disciplinas que habían sido ya opciones claras en otras Olimpiadas, como el tiro con arco, clavados o taekwondo. Paola Espinosa se ubicó ayer en el cuarto lugar individual, mientras que el miércoles, Rommel Pacheco tuvo que conformarse con un séptimo lugar, después de pasar como segundo a semifinales.

Queda más claro, conforme pasan los días y las medallas se resisten a caer, que no puede seguir al frente de la CONADE un mercenario del deporte como Alfredo Castillo, quien tiene una larga estela de catastróficos resultados en cada una de las tareas que le ha encomendado su jefe y protector Enrique Peña Nieto dentro de la administración pública.

También, se le está poniendo más atención desde México a los sucios manejos de Castillo que al propio desempeño de los deportistas, porque cada uno de ellos, al parecer, tiene algo de qué quejarse, pero se abstienen de hacerlo abiertamente por temor a represalias, aunque sí ha ido brotando la realidad de las condiciones en que llegaron a Rio muchos de nuestros representantes.

Castillo Cervantes apareció en escena en tiempos de Peña Nieto como gobernador del Estado de México, antes del 2012. Como fiscal nombrado exprofeso, se le encomendó la investigación del caso de la niña Paulette, aquella infortunada menor desaparecida por varios días en su propia casa, quien apareció extrañamente muerta en un recoveco de su cama, en circunstancias que hasta hoy no están claras. Ni los agentes, los investigadores forenses o incluso perros rastreadores que estuvieron en la habitación obtuvieron ningún resultado, pero Castillo y su grupo fueron más “hábiles” y ahí mismo, sin salir de unos pocos metros cuadrados, encontraron el cadáver de la niña.

Después, ya con Peña Nieto en la presidencia, Castillo Cervantes estuvo al frente de la Procuraduría Federal del Consumidor, donde, lejos de defender a los consumidores, se dedicó a proteger la causa de comerciantes y empresarios, cuando esa no era su función. Una de sus primeras acciones en la PROFECO, de hecho, fue disminuir la plantilla de inspectores en todas las delegaciones del país.

Sin embargo, su peor carta de presentación la tendría como Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral del Estado de Michoacán, un cargo que dejó en un segundo plano la responsabilidad del entonces gobernador Fausto Vallejo Figueroa, quien tampoco hizo bien las cosas, puesto que nunca rompió su alianza con los Templarios, el grupo más sanguinario del crimen organizado en esa región.

Castillo Cervantes llegó a Michoacán con la consigna de frenar la lucha de los autodefensas, no de los grupos criminales que hasta la fecha siguen operando ahí. Como se recordará, diversas organizaciones de autodefensas enfrentaron a las bandas criminales y las obligaron a replegarse, incluso a dejar el territorio de ese estado. Fueron recuperadas y regresadas a sus propietarios fincas y ranchos aguacateros; se liberó a plagiados en distintas regiones y los michoacanos se sintieron más seguros, pero no contaban con las redes de corrupción creadas y promovidas por el Comisionado Castillo.

Muy pronto desarmó a los autodefensas y formó cuerpos policiacos que se mezclaron con los cárteles de las drogas. La pacificación de Michoacán no llegó y en el presente algunos líderes autodefensas siguen encarcelados, como José Manuel Mireles. Así de fallida fue su misión, pero, absurdamente, ni se fue a su casa ni enfrentó juicio alguno, sino que recibió la dirección de la CONADE.

Hoy, la serie de escándalos y pésimos resultados en Rio de Janeiro advierten la renuncia irremediable de Castillo Cervantes al frente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, pero eso debería ser sólo el inicio de un cambio total en el manejo del deporte mexicano. Por lo pronto, más que oportuna parece la aprobación de la ley propuesta por la diputada Rosario Rodríguez Rubio para que el nuevo director de esta instancia acredite conocimientos y experiencia en materia de cultura física y deporte, incluso que cuente con un título profesional en la materia, cosa que se vislumbra difícil. Por supuesto que no debe haber más ” Castillos Cervantes” en el deporte federado.

ENTRE DOMINGO Y lunes están previstos más aguaceros, por lo que las autoridades no deben bajar la guardia para resolver las contingencias que seguramente se presentarán; hasta hoy, las lluvias han causado daños en 20 municipios, incluyendo la capital del estado…PROFECO DEBE ESTAR especialmente alerta durante este fin de semana, debido a que son los días cuando más útiles escolares y uniformes se venden, lo que no pocas veces representa ocasiones de abuso hacia el consumidor, quien, ya con el tiempo encima, paga lo que sea…SÓLO DOS DE las 38 recomendaciones emitidas en el 2015 por la Comisión Estatal de Derechos Humanos han sido cumplidas hasta hoy en su totalidad; alrededor de 33 están parcialmente resueltas y tres ni han sido tocadas. Hay mucho por hacer en esta materia, pues.

Twitter@rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: