Home Durango ¿Y el ejército de leales de EPN?

EL PLAGIO... Enrique Peña Nieto memesPor Rubén Cárdenas.

Apenas el sábado último, Carolina Monroy Del Mazo, secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional y diputada federal, advirtió, durante su primer informe legislativo, que los tricolores responderán a los “agravios” que se emitan públicamente en contra del presidente Enrique Peña Nieto, pero hasta ayer se mantenía en absoluto silencio ante la nueva acusación del portal Aristegui Noticias acerca de que el mandatario incurrió en plagio al realizar su tesis de la licenciatura en Derecho, revisada y aprobada por la Universidad Panamericana en 1991.

Previamente, como si estuviera enterada de que algo se estaba “cocinando”, un día antes de estas revelaciones la también comadre y prima de EPN enfatizó que la clase priísta “no permitiría un solo agravio más en contra del Presidente”, a la vez que hizo un llamado a sus correligionarios para difundir los logros del sexenio y defender el proyecto de nación, asumiendo junto con Peña los costos que esto pudiera traer. “No está solo; cuenta con un ejército de aliados leales”, aseguró. Es decir, exhortó a arroparlo y cubrirlo.

Sin embargo, tras darse a conocer el reportaje realizado por el equipo de investigación de Aristegui Noticias, en el que se denunció que Peña Nieto había plagiado cuando menos el 30 por ciento de su tesis de licenciatura -al usar textos de autores como Enrique Krauze, Miguel de la Madrid Hurtado y Jorge Carpizo MacGregor, entre otros- todo ese “ejército leal” se ha mantenido sin reacción hasta el momento, reforzando la creencia de que “el que calla, otorga”.

Por su parte, la presidencia de la república esta vez sí respondió a tales señalamientos y catalogó el plagio como “errores de estilo: citas sin entrecomillar y falta de referencia a autores que incluyó en la bibliografía son, dos décadas y media después, materia de interés periodístico. Bienvenida la crítica y el debate”, apuntó el vocero presidencial, Eduardo Sánchez, tratando de minimizar el trabajo periodístico que sigue siendo replicado en medios de comunicación de Estados Unidos, Europa y Asia.

El titular de la Secretaría de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, opinó sobre el tema para asegurar que “no es trascendente ni importante”, por lo que descartó investigar el plagio, mientras que la Universidad Panamericana ofreció, sin mucha convicción, indagar el caso. Por su parte, Eduardo Alfonso Guerrero Martínez, asesor de la tesis de Peña Nieto y actual magistrado del Poder Judicial de la Ciudad de México, afirmó que no se trata de un plagio, sino de “un error de imprenta”.

Total, nadie ha refutado hasta el momento el uso indebido del material bibliográfico por parte de Peña Nieto en su tesis de la licenciatura en Derecho. Nadie lo ha defendido como vaticinó Carolina Monroy. No se ha visto surgir ese “ejército de leales” ni por el norte ni por el sur.

Como en otros escándalos mediáticos, el aludido tampoco ha pronunciado una sola palabra al respecto, lo cual ya no sorprende, pero no por ignorar las críticas o fingir que nada pasa se resuelven los problemas. Al contrario, se agravan cuando la sociedad percibe que su presidente tiene amnesia continua si hay que enfrentar cualquier acusación seria, como sucede en este caso.

Y nadie puede decir que no sea esta una investigación seria, aunque las revelaciones de Carmen Aristegui no hayan constituido precisamente la bomba mediática que se esperaba. La periodista tiene la calidad moral suficiente como para, ella sí, ignorar esas críticas de los personeros del régimen que intentan hacerla aparecer como una sensacionalista, amargada, o que odia a Peña Nieto. De hecho, lo que Carolina Monroy hizo fue casi casi echarle encima ese supuesto ejército de leales a Aristegui.

Después de este nuevo episodio de bochorno presidencial, a Peña Nieto le queda muy poca calidad moral como para demandar la evaluación a los maestros y para insistir en trascender como el gran impulsor de una reforma cuyo objetivo es, justamente, mejorar la calidad de la educación de los estudiantes.

Al aún jefe del Ejecutivo le sigue distinguiendo su facilidad para ser exhibido en escándalos de engaño, corrupción y deshonestidad, para su desgracia y perjuicio de la investidura presidencial mexicana.

SEGURO DE QUE la justicia en Durango sólo le hará “cariñitos”, el exdelegado de la SEDESOE, Francisco Javier Hernández Flores, vació totalmente la oficina que ocupaba sin problema alguno y sin que nadie lo supervisara, pese a que dejó el cargo en medio de un océano de críticas y señalamientos en su contra…A ESTAS ALTURAS, es inadmisible que la Secretaría de Desarrollo Social no haya fijado postura ni hecho pronunciamientos al respecto y menos iniciado una investigación sobre los evidentes desvíos y los bienes que contenía esa bodega de Jardines de Cancún…SÍ SE VEN cuadrillas de trabajadores arreglando los baches, pero el trabajo es interminable tanto por las lluvias constantes, como por la imposibilidad de hacer en unos días lo que por años se ha abandonado.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: