Home Durango ¿Cuánto nos costará la ‘cortesía política’ de Apolonio?

Luego de la renuncia de Apolonio Betancourt Ruiz a la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia de Durango, la duda es cuánto nos costará a los duranguenses su “cortesía política” con las nuevas autoridades, porque en este gesto se infiere una negociación de por medio, ya que este controversial funcionario no se distinguió precisamente por ser cortés a lo largo de los últimos dos sexenios.

En el comunicado emitido ayer por el Poder Judicial se asienta que, dentro del proceso de cambios y de periodos vencidos, Betancourt Ruiz presentó su renuncia a la presidencia del STJE por “cortesía política” con el nuevo gobierno, para reintegrarse como magistrado a una de las salas del propio Tribunal.

De la misma manera, el boletín informativo alude a que Betancourt Ruiz tomó esta decisión “después de una serie de pláticas de acercamiento con algunos representantes de la nueva administración estatal”, lo cual advierte, necesariamente, el establecimiento final de un acuerdo negociado para que deje su principal cargo, pero se mantenga disfrutando de un jugoso salario todavía.

Previo al anuncio, circuló de manera recurrente la versión de que Apolonio Betancourt solicitó para alejarse del cargo, entre otras cosas, una generosa pensión vitalicia al mes y sostener a sus cercanos en sus cargos de magistrados; ayer, en forma extraoficial, trascendió que cinco de los siete magistrados que habían renunciado junto con Betancourt se arrepintieron y el caos imperaba en el alto Tribunal de Justicia estatal.

Ayer mismo, la Barra de Abogados expresó su descontento por la permanencia de Apolonio Betancourt como magistrado y reiteró que la aplicación de la ley es suficiente para provocar su separación definitiva de la instancia judicial. Resulta, pues, incomprensible que un nuevo gobierno negocie con quienes intentan mantenerse en el poder pese a una cuestionable trayectoria.

Lejos de negociar su salida, las nuevas autoridades estatales pudieron llamar al magistrado a cuentas, puesto que los argumentos existen, desde sus posesiones hasta sus excesos en el manejo de recursos en el Tribunal de Justicia del Estado.

Estas negociaciones poco transparentes agravian al pueblo de Durango, más si se toma en cuenta que Betancourt preside el poder encargado de impartir justicia en el estado; es la aplicación de la ley la que debe imperar y determinar el final del caso, no el acuerdo, la componenda o el chantaje entre políticos.

Entonces, si “la cortesía política” es sólo eso, debe aclararse, porque mucho desgastaría al nuevo gobierno estatal si a la vuelta de los días se descubre que Apolonio Betancourt obtuvo su pensión vitalicia o que se llevó otra millonada por dejar la presidencia del Tribunal de Justicia del Estado. Si no se aclaran los términos y formas de esta salida, iniciaría en Durango un sexenio marcado por la tibieza para ejercer la ley y la omisión para escuchar los reclamos de una sociedad que siempre estuvo inconforme con las tareas de muchos funcionarios, en especial de quien sigue siendo parte del Poder Judicial, alguien que sigue ignorando la voz ciudadana, con toda displicencia.

COLMILLOS Y GARRAS

HOY JUEVES A las once en punto protestará, en sesión solemne, José Rosas Aispuro Torres como Gobernador Constitucional del Estado de Durango. La Velaria del recinto ferial se constituye hoy en sede del Poder Legislativo para esta histórica sesión…SE ESPERA LA presencia de cuando menos 22 gobernadores en esta ceremonia de toma de posesión de Aispuro Torres, quien acabará con la permanencia de gobiernos priístas por casi nueve décadas en Durango… EN REPRESENTACIÓN DEL Presidente Enrique Peña Nieto asistirá al evento el Secretario de Salud, José Narro Robles, así como algunos otros Secretarios de Estado y funcionarios de primer nivel.

Twitter@rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: