Home Uncategorized El segundo paquete del gabinete de Aispuro Torres

Por Rubén Cárdenas.

Un grupo de 38 nuevos funcionarios rindieron protesta ayer para incorporarse al gabinete del gobernador José Rosas Aispuro Torres y, en los próximos grupos días, se anunciarán los nombres de quienes integrarán el tercer y último paquete de servidores públicos de la administración estatal.

La conformación de un gabinete en forma pausada, como en esta ocasión, constituye un evento histórico en la historia política del estado de Durango, ya que, por lo general, en anteriores sexenios la mayor parte de los nombramientos ocurrían instantes después de la toma de posesión, o incluso antes.

Para unos, la decisión de nombrar colaboradores por segmentos representa una estrategia para dar el mensaje de un gabinete bien pensado; sin embargo, no falta quien observe la posibilidad de lo contrario, de la falta de organización que sugiere decisiones improvisadas.

Para algunos, el arranque del nuevo gobierno estatal sigue sin mostrar el sello característico del cambio todavía, debido a que una parte de la vieja y anquilosada estructura aún quiere persistir dentro del gobierno aispurista. De hecho, los eventos siguen en el mismo formato del sexenio pasado, la logística no ha cambiado y el manejo en medios de comunicación mantiene la dinámica del gobierno anterior. Por supuesto que todo esto se debe a no contar, desde el inicio, con un equipo propio de colaboradores.

Hay que enfatizar que, entre los nuevos nombramientos, sí hay algunos que envían un claro mensaje de la presencia de un nuevo régimen. Por ejemplo, con el nombramiento de la nueva directora de comunicación social, Verónica Terrones, el gobierno de Aispuro Torres demuestra que su comunicación gubernamental estará alejada de la adulación, de la zalamería y que el pago de espacios en medios de comunicación electrónicos e impresos no será utilizado como instrumento de control en todo lo relacionado con la libertad de expresión.

Si el nuevo mandatario estatal estuviera convencido de la comunicación del pasado habría nombrado un perfil distinto, que le cuidara la crítica e intentara corromper conciencias. La nueva titular de comunicación social no habría aceptado una propuesta para seguir controlando la información y seguir vendiendo propaganda gubernamental.

Es necesario seguir de cerca ese y los demás nombramientos en el gabinete de Aispuro Torres porque hay una obligación de servir con todo a la ciudadanía. Ya no hay tiempo para experimentar o esperar que los nuevos funcionarios conozcan el espacio que ocupan.

Si fue un gabinete tan bien meditado, si no cabe la posibilidad de nombramientos improvisados, los buenos resultados, aunque al principio en modesta escala, deben resaltar en forma inmediata. Es demasiado el trabajo por hacer en Durango en cada una de las áreas de gobierno y muy rápido la ciudadanía podrá comprobar si están o no en la función pública los perfiles que en este momento necesita el gobierno del cambio, como se anunció durante la pasada contienda electoral.

Más que cuestionar o ponderar los distintos nombramientos anunciados hasta hoy, lo mejor es otorgarles la oportunidad de que demuestren su empeño y esfuerzo comprometido por Durango; será esta carta su carta de presentación y lo que tranquilice a la sociedad o, por otro lado, lo que propicie la necesidad de un ajuste para evitar salidas en falso de un proyecto que tanto compromiso tiene con los miles que decidieron poner su confianza en un gobierno alterno al Partido Revolucionario Institucional. Por ahora, lo mejor es darles oportunidad de trabajar y ver buenos resultados pronto, porque la ciudadanía ya no tiene tanta paciencia con los gobiernos de hoy.

COLMILLOS Y GARRAS

ENTRE LOS ÚLTIMOS nombramientos falta uno muy importante: el del nuevo titular del Instituto de Cultura del Estado de Durango. Román Revueltas (hijo de José Revueltas) y José Ángel Leyva son dos perfiles incuestionables para el cargo, aun cuando ambos tienen intereses en la Ciudad de México que podrían impedirles aceptar una posible invitación del gobernador José Aispuro Torres… EN EL PARTIDO Duranguense siguen los problemas internos. El Tribunal Electoral estatal invalidó la dirigencia estatal de Verónica Acosta porque fue electa en un proceso viciado de origen y ahora el eterno líder Raúl Irigoyen volverá a estar al frente de este instituto político, que cuenta solamente con registro electoral en el estado… MÁS QUE CONTINUAR entrevistando a sus subalternos inmediatos en la Fiscalía estatal, su nuevo titular Ramón Guzmán Benavente debería solicitarles la renuncia, porque apenas salen de platicar con él y ya lo están criticando.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: