Home México Dos años y aún se desconoce el paradero de los 43

Por Rubén Cárdenas.

Se cumplen hoy dos años de los trágicos hechos de Iguala, Guerrero. Veinticuatro meses sin saber aún el destino de los 43 normalistas de Ayotzinapa, un caso en el que las preguntas siguen siendo demasiadas y pocas las respuestas. Los organismos internacionales defensores de derechos humanos no han dejado de enviar recomendaciones al gobierno mexicano para esclarecer la desaparición, sin resultado: se topan con una muralla infranqueable. Mientras, los padres y familiares de los estudiantes siguen en las calles, clamando justicia.

Son dos años de movilizaciones y acciones diversas por todo el territorio nacional, sin que toda esa resonancia mediática haga surgir la voluntad política necesaria para que las autoridades ahonden en las tareas de esclarecimiento y descubramos, por fin, quienes fueron los auténticos perpetradores de la violencia en Ayotzinapa y el destino final de los 43 desaparecidos.

Desacreditada casi desde el principio “la verdad histórica” del entonces Procurador Jesús Murillo Karam, tampoco han podido fabricar otra versión creíble que aclare los hechos de una vez y para siempre. Nuevas tesis y versiones han abonado a una mayor confusión de lo conocido en un inicio, pues todo lo declarado por los más de cien detenidos y los que han renunciado a sus cargos en este periodo sólo son piezas sueltas de un rompecabezas inmenso que no termina de ser armado.

Entre los sistemáticos escándalos en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la desaparición de los 43 de Ayotzinapa sigue siendo el más representativo en materia de violación a los derechos humanos, por encima de otros como Tanhuato, Apatzingán o Tlatlaya. En el trágico registro de hechos violentos diarios de la historia moderna del país, sólo sigue siendo superado por la matanza de Tlatelolco, ocurrida la tarde del 2 de octubre de 1968, en lo que constituye una deuda histórica con toda esa generación.

Desde las primeras horas de hoy, volverán los contingentes a las calles de las grandes ciudades para exigir justicia. Miles, y no sólo estudiantes, gritarán consignas en las plazas, unidos en una demanda que ya no es sólo por los normalistas, sino por cada desaparecido en el país, como también en protesta por las políticas erradas del gobierno en materia económica y social.

Sin embargo, el gobierno de Peña Nieto seguirá imperturbable y reacio a investigar a ciertos actores clave que no han sido molestados hasta hoy, sobre todo de elementos castrenses, pese a la exigencia de los padres para que se les llame a cuentas, si esa noche, y días anteriores, estaban dentro de la escena de los crímenes.

La caída de Murillo Karam, del gobernador Ángel Heladjo Aguirre Rivero, junto con la del alcalde de Iguala, José Luis Abarca, mandos policiacos y decenas de presuntos delincuentes de varios estados, no ha sido una estrategia que otorgue certidumbre sobre una auténtica aplicación de la ley, puesto que la verdad sigue sin conocerse.

Impedir la comparecencia de mandos militares ante ministerios públicos, ser omisas las fuerzas armadas a las recomendaciones de peritos especializados y de organismos defensores de derechos humanos, poner oídos sordos a cualquier conclusión razonable a la que hayan llegado los expertos internacionales, todo junto demuestra que en el gobierno de Peña Nieto no hay voluntad para aclarar la tragedia. Por el contrario, espera que el asunto se diluya por cansancio y la desmemoria les ayude a cerrar definitivamente el caso, algo que pretendió hacer casi desde la mañana siguiente a los hechos.

Son dos años, entonces, de lamentos y desilusiones, de saber que el régimen de Enrique Peña Nieto ha sido el peor de la historia reciente en materia de violación de los derechos humanos. Demostrado está que vivimos un retroceso social de décadas, con una intención y convicción oficial por acallar la protesta y la inconformidad. Los mexicanos debemos estar convencidos de que la única forma de detener tanta violencia e impunidad es votar por una opción de gobierno diferente en el 2018. Del actual régimen ya no se pueden esperar cambios benéficos en el tiempo que le resta. Eso es un hecho.

ANUNCIÓ EL GOBERNADOR José Rosas Aispuro la próxima construcción del Hospital Regional del Segundo Nivel en Santiago Papasquiaro que dará atención a toda la zona noroeste del estado. La calidad de lo servicios de salud debe mejorar con la puesta en marcha de este nuevo hospital…EL PASADO MES de agosto resultó el de más denuncias por robo en el estado. Indudablemente que la severa crisis económica constituye el principal factor de un aumento en la comisión de este delito patrimonial… UN TOTAL DE 13 mil 537 servicios se emergencia atendió la Cruz Roja durante los primeros 7 meses del año en curso. Este Benemérita institución sigue siendo muy necesaria actualmente, por lo que requiere del apoyo de todos, aun cuando también necesita despolitizar su estructura orgánica para garantizar aceptación y credibilidad entre la ciudadanía.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: