Home Durango Ni los priístas le entran a defender el desfalco

Por Rubén Cárdenas.

Las diversas reacciones entre priistas luego de anunciarse el monto de la deuda pública estatal, que asciende a casi 15 mil millones de pesos, exhiben un desmoronamiento del otrora intocable grupo en el poder. Unos prefirieron desmarcarse rápidamente de ese grupo y sus acciones, otros demandaron rendición de cuentas, cual reales opositores, mientras que no pocos permanecen en un silencio sepulcral, sin atreverse a defender lo indefendible. Durango es otro; ni duda cabe.

Por ejemplo, el exgobernador Ángel Sergio Guerrero Mier fue de los pocos que, desde antes de la derrota electoral de su partido, se pronunció en contra de las cifras oficiales del gobierno estatal anterior en cuanto a la deuda pública. Siempre desconfió de esos números y no se quedó callado cuando en la agenda mediática surgió el tema del endeudamiento, pero fue de los muy contados que mantuvo esa postura.

De hecho, tan pronto como el gobierno actual dio a conocer el monto de la deuda pública, en el priismo local se desbordaron las pasiones y aun aquellos que se habían mantenido alineados en otro tiempo, o sometidos al control de un grupo empoderado que decidía casi todo, se mostraron indignados contra los presuntos responsables de tan escandaloso endeudamiento.

Para sorpresa de muchos, la clase priista no ha hecho, hasta hoy, una defensa contundente del régimen anterior. Los senadores y diputados federales del tricolor, extrañamente según su investidura, han guardado silencio. Vaya, ni siquiera alguien como la diputada Alicia Gamboa, formada totalmente al amparo del gobierno anterior, intentó dar algún tipo de justificación, probablemente convencida de que no hay argumento válido que aplique en tan polémica circunstancia.

Juan Ávalos Méndez, exdiputado local, exdirigente municipal del PRI en Gómez Palacio y exsecretario de turismo -todo gracias a la voluntad del exgobernador Jorge Herrera Caldera- salió al paso, por su parte, con una explicación poco creíble de que habían sido engañados en cuanto a la información sobre la deuda pública.

El desconocimiento del asunto, si fuere el caso, no lo exime de su responsabilidad como legislador a la hora de aprobar las distintas solicitudes de créditos durante los últimos tres años, ni tampoco a sus compañeros legisladores de bancada; menos a sus tradicionales aliados en el Congreso local.

Otros conocidos priistas, como Jorge Iván Domínguez, incluso fueron más lejos, al demandar el retiro de los derechos de militancia a quienes propiciaron la enorme deuda del estado y conminar a las autoridades a llamar a cuentas a los responsables.

Empero, no sólo dentro del tricolor hubo deslindes, silencios y protestas hacia quienes endeudaron a Durango: en el sector empresarial y comercial, aquellos que amasaron regulares o cuantiosas fortunas en el régimen anterior, o gracias a éste, prefirieron evitar cualquier opinión al respecto, en especial si se les ubicó muy cerca de los presuntos despilfarradores. Olvidaron ya los nombres de sus amigos en ese círculo y ahora dirán que ni los conocen, cuando hasta hace poco

Hacían lo imposible para obtener una “selfie” como prueba de la amistad duradera que no resultó tal, pues ahora esos empresarios ya miran hacia nuevos horizontes.

Y si por separado difícilmente algún priísta se atrevió a defender al gobierno anterior, juntos tampoco lo hicieron. En la reunión aquí de Consejo Político Estatal, presidida por el líder nacional Enrique Ochoa Reza, no hubo un posicionamiento del PRI en defensa del gobierno estatal anterior. Si acaso, Ochoa Reza propuso la intervención de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para cotejar cifras, como si fuera asunto de esta dependencia federal encargarse del manejo financiero en los estados. En fin, ahora ni siquiera los panistas y perredistas han tenido que hacer los señalamientos pertinentes; con los puros priistas fue suficiente y todavía faltará mucho por ver. Parece ser que en el PRI la crisis todavía no toca fondo.

EL ALCALDE JOSÉ Ramón Enríquez Herrera declaró ayer, en relación a esa trasferencia de 15 millones de pesos hecha el 29 de agosto desde el ayuntamiento al gobierno del estado que se acaba de ir, que serán citados ante las instancias correspondientes los exalcaldes del trienio anterior Esteban Villegas Villarreal y Carlos Emilio Contreras Galindo, para que aclaren puntualmente el asunto. La ciudadanía merece una convincente explicación, dijo… TAMBIÉN AYER, EL gobernador José Rosas Aispuro afirmó algo que mucha gente esperaba oír: se actuará “caiga quien caiga” en la investigación que se realiza respecto a la deuda pública del estado… POR CIERTO, AYER salieron rumbo a Monterrey tanto el gobernador como el alcalde de esta capital para estar presentes en la ceremonia del primer informe de gobierno de Jaime Rodríguez “el Bronco”. Hoy se reintegran a sus labores normales en Durango.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: