Home Durango No queremos la violencia ni impunidad del pasado reciente

Por Rubén Cárdenas. El asesinato ocurrido este sábado último en el bulevar Guadiana tuvo el sello característico, trágicamente tan conocido por todos, del crimen organizado y provocó el temor de otro tiempo, cuando la violencia rebasó a las autoridades en turno. Ni falta hace decir que todo crimen debe ser investigado y aclarado hasta las últimas consecuencias, de manera que comience a surgir la confianza perdida en las autoridades.

Es oportuno aclarar también que, por más lamentable que resulte un hecho, no representa en automático el regreso de la violencia a nuestras calles, como en el pasado reciente, cuando las ejecuciones, persecuciones y tiroteos en cualquier lugar y a cualquier hora se volvieron frecuentes; incluso, hubo momentos de severa crisis en los comercios, porque la ciudadanía procuraba no salir de noche o no andar mucho en la calle, para no quedar a expensas de algún fuego cruzado o la posibilidad de un “levantón”, palabra que llegó a ser la más temida en el vocabulario del duranguense.

Muchas familias abandonaron la entidad, en especial después del asesinato de algún familiar y las amenazas posteriores. Se suspendieron eventos deportivos, paseos turísticos, fiestas particulares y, a cierta hora, algunos fines de semana parecía que en Durango había toque de queda, sin decretarlo nadie formalmente, excepto la precaución y el miedo.

A este panorama desolador que se extendió por todo el territorio estatal, incluidos Durango y la Comarca Lagunera, mucho abonó la sospechosa actuación de las autoridades en turno. Fueron muchas muertes y familias dañadas, demasiados policías caídos. La impunidad sentó sus reales y, hasta hoy, nadie ha pagado por tanto delito cometido.

Las fosas clandestinas con más de 350 cadáveres siguen siendo un macabro misterio dentro de los dos sexenios pasados; a ambos los alcanzó el escándalo nacional e internacional por ese motivo, pero nadie ha sido llamado por la justicia aún ante esa barbarie. Durante los últimos seis años se quedaron sin avance, o en el archivo, las investigaciones, si es que alguna vez iniciaron, sobre los casos de secuestros y levantones, de extorsiones, robos y miles de delitos patrimoniales. Es cierto que el escenario era igual de escalofriante en muchas entidades, no sólo en Durango, pero las autoridades estatales eran responsables de haber salvaguardado la tranquilidad en sus respectivos suelos y pocos cumplieron con eso.

Ahora bien, en la imaginaria de un amplio sector ciudadano, la ocurrencia de un crimen como los que solían verse despierta ese cúmulo de recuerdos y hasta traslada a muchos a esos momentos de horror; por eso es importante demandar a las nuevas autoridades que ningún delito permanezca en la impunidad, como años atrás, como también exigir que se llame a cuentas a quienes permitieron el desbordamiento de la criminalidad en Durango.

No son pocas las denuncias ciudadanas contra altos funcionarios del régimen anterior que fueron omisos, si no es que se coludieron, con la delincuencia; deben responder por haber defraudado la confianza de la sociedad y es tarea para las nuevas autoridades lograr que este objetivo sea cumplido.

No debe regresar la violencia a Durango, no podemos permitirlo como fuerza ciudadana y tampoco puede quedar en un simple “borrón y cuenta nueva” tanto crimen cometido. La justicia debe aplicarse no sólo contra los funcionarios que saquearon el erario estatal, sino también en contra de los que fueron demasiado complacientes, indolentes, y, en su caso, cómplices de la delincuencia asentada aquí en esos años.

Es larga la lista de nombres que deberán responder a los duranguenses por tanta violencia registrada. La impunidad no puede ser una asignatura pendiente para quienes hoy gobiernan . No se trata de una demanda de venganza contra malos exfuncionarios estatales, sino simplemente de poner a cada quien en el lugar que merece, el cual, para algunos, es la cárcel.

 COLMILLOS Y GARRAS

NO SE OBSERVARON tumultos por parejo en todos centros comerciales locales durante el Buen Fin. La falta de ofertas reales y la crítica situación económica produjeron compras más austeras esta vez… LA KERMESSE TRADICIONAL del 20 de Noviembre cumplió la expectativa en cuanto a número de asistentes ayer en el recinto ferial. Desde la noche del sábado, el concierto de Los Tigres del Norte fue exitoso, como se esperaba. Miles asistieron y quedaron complacidos durante las casi tres horas de show… LOS DIVERSOS EVENTOS deportivos dieron especial distintivo a la conmemoración del 106 aniversario de la Revolución Mexicana esta vez, desde carreras de 10k, encuentros de futbol entre exprofesionales, como Manuel Negrete y otros le suman a esta fiesta nacional.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: