Home Durango Para muy poco sirvió la DEI; viene ahora la PID

Por Rubén Cárdenas. A partir de este viernes último, en forma oficial, la Dirección Estatal de Investigación (DEI), quedó transformada en Policía Investigadora del Delito (PID), como un inicio del compromiso del gobernador José Aispuro Torres de reestructurar a fondo la corporación policiaca de la Fiscalía General del Estado y que no sólo permanezca con un nombre diferente.

Y es que la antigua DEI no representó cambio alguno tras dejar de llamarse Policía Judicial del Estado, al final del sexenio del entonces gobernador Ismael Hernández Deras, cuando también la Procuraduría General de Justicia dio paso a la actual Fiscalía General del Estado.

En teoría, la DEI tenía como objetivo investigar del delito, no tanto perseguirlo, porque esa responsabilidad recayó en la Policía Judicial del Estado, pero a lo largo de sus casi ocho años de permanencia dejó muy de lado su responsabilidad social e incluso podría decirse que abandonó su misión.

La DEI no fue capaz de aclarar siquiera el “levantón” y posterior ejecución del exfiscal general del estado, Ramiro Ortiz Aguirre, como tampoco de los secuestros de prominentes personajes de la sociedad duranguense; no pudo frenar las extorsiones ni robos en sus distintas modalidades.

En ocasiones, algunos malos elementos de la DEI se involucraron con la criminalidad, como ocurre con frecuencia con otras corporaciones policiacas en distintos estados de la república; esta nociva conducta fue recurrente en zonas urbanas y rurales justo en los años recientes, cuando predominó la violencia y se alteró la paz pública en Durango.

Por todo esto, la nueva Policía Investigadora del Delito no puede quedarse solamente en el cambio de nombre. Se sabe que muchos de sus integrantes todavía no han aprobado el riguroso examen de control y confianza, que otros sirvieron a intereses ajenos a los de la dependencia y únicamente fueron removidos de un lugar a otro, pero el nuevo gobierno del estado debe asumir el reto de disminuir los niveles de tanta impunidad en Durango.

En días recientes, también se anunció la reestructuración de las agencias del Ministerio Público en la Fiscalía Estatal; es decir, hay muestras de cambiar las tendencias del pasado, pero faltan demasiadas cosas por hacer, porque en la Fiscalía, como lo dijera en una reunión el entonces gobernador electo José Aispuro Torres, “hay que cambiarlo todo”.

No debe causar sorpresa, entonces, si en los próximos días surgen más cambios en la Fiscalía que ojalá y sean de fondo, no sólo de forma, porque la ciudadanía en Durango está harta de las desatenciones de esta dependencia durante muchos años. Miles de familias afectadas por la delincuencia se quedaron con la frustración de haber perdido el tiempo al acudir y presentar una denuncia para que se quedara guardada seguramente hasta hoy.

Así ocurrió con quienes sufrieron un robo en su hogar o a quienes les “madrugaron” con su auto estacionado. En el peor de los casos, hasta amenazados salieron otros al acudir a esa instancia porque al llegar “alguien” los detenía y amenazaba con atentar contra sus vidas en caso de que demandaran la intervención policiaca.

Sin duda, fue la Fiscalía estatal la dependencia más corrupta en las administraciones estatales anteriores. Hubo excesos en otras más, pero lo ocurrido en la FGE es parte de una historia que no debe repetirse en Durango. Aquí no tan sólo hubo mal manejo de recursos, sino una distorsión de la aplicación de la ley, que afectó a innumerables ciudadanos.

La sociedad estará muy pendiente de estos primeros cambios realizados en la Fiscalía y sus efectos deben traducirse en bienestar para todos muy pronto. Al tiempo.

FUENTES DE LA Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas calculan en más de 346 millones de pesos el costo final del puente “la recompensa” (Lasalle) y no de 225 millones, como oficialmente se anunció al inicio de la obra. Mayor razón para investigar todo lo relacionado con esta innecesaria construcción… DURANTE EL AÑO 2015, el 22 por ciento de los negocios establecidos en Durango fueron víctimas de algún delito, lo cual exhibe el alto nivel de inseguridad de ese momento. Esta tendencia debe cambiar en Durango… FUE EVIDENTE EL ausentismo de la clase priísta en el festejo del 25 aniversario de la ordenación sacerdotal del padre Víctor Manuel Solís, ayer por la noche. Algunos priístas asistieron, pero en otro tiempo se arremolinaban en cualquier evento del catolicismo. No cabe duda que los tiempos han cambiado.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: