Home México Nos faltan policías, pero el número no garantiza eficiencia

Por Rubén Cárdenas.

Para no variar, Durango encabeza la lista de estados con menos policías en sus calles, junto con Sinaloa, Sonora y Querétaro, según el Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatal, realizado por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.

La Ciudad de México, quizá por razones naturales, cuenta con el mayor número de elementos policiacos en el país; le siguen Veracruz y Estado de México. En el otro extremo, todavía por debajo de Durango, quedan Colima, Baja California y Aguascalientes.

Es muy importante en una ciudad o estado, por supuesto, el número de elementos policiacos que se encargan de las tareas preventivas, investigación y persecución del delito, pero no necesariamente representan el factor decisivo para frenar la delincuencia. Si así fuera, Veracruz y Estado de México, que cuentan con un número más que aceptable de policías, no estarían en los primeros lugares de extorsiones, fraude, robo, secuestro y, en general, de actividades criminales que nadie ha querido frenar.

Por su parte, Aguascalientes, Baja California y Baja Sur, con todo y su escasez de elementos policiacos, de acuerdo al CNGSPSPE, no muestran la alta incidencia delictiva que ocurre en otros estados; entonces, como se observa, un gran número de agentes no significa necesariamente la vuelta a la tranquilidad social.

En todo caso, siempre será más efectiva una institución honesta y decidida a servir a la sociedad, que una de gruesas filas, bien armada, pero corrupta. De hecho, es muy cuestionable en México la funcionalidad de las corporaciones policiacas creadas en los últimos años y sólo en muy pocos casos se puede hablar de eficiencia. Los ejemplos van desde la Agencia Federal de Investigación, surgida en los tiempos del presidente Vicente Fox, hasta la famosa Gendarmería Nacional, creada en este sexenio, la cual ya ni se menciona, por cierto, ni se ponderan las funciones de las que presuntamente estaría a cargo.

Demasiados recursos se invierten en armamento, capacitación y salarios, para que al final muchos de los policías, e incluso militares, acaben sirviendo en las filas de la delincuencia organizada, aunque no siempre dejan su papel de “protectores de la sociedad” y juegan en ambas canchas, acción que da origen a la desconfianza del mexicano en sus instituciones de seguridad.

Los cárteles de los Zetas y también el Jalisco Nueva Generación fueron fundados, paradójicamente, por individuos en cuya formación policiaca el Estado gastó millones, todo para que los grandes beneficiarios fueran los delincuentes, no la ciudadanía.

En cuanto a Durango, no debe desestimarse que hacen falta elementos policiacos -y esta es una situación persistente- pero se cometería un error si la visión es nada más crear un incontable número de plazas y dotarlos del armamento más eficiente. Antes, debe fortalecerse el cumplimiento de la ley y crear las condiciones para que surjan policías con vocación de servicio, leales a su misión y dispuestos a frenar la violencia sin abusar de sus facultades.

La pregunta es, más bien, si tal misión es posible, o en qué parte existen cuerpos policiacos de verdad comprometidos con la sociedad y no con la corrupción. Sin embargo, por imposible que se vea, siempre es tiempo de sanear las instituciones que tanto se han resquebrajado y hay que comenzar por las de seguridad al más alto nivel, porque vale más un policía honesto y confiable, que diez sin ganas de cumplir con su encomienda y, en lugar de eso, todavía ayudar al delincuente.

MAÑANA ANTES DEL mediodía, en la Plaza Fundadores, la Dirección Municipal de Promoción Turística inicia el Operativo Atención al Visitante 2016, cuyo objetivo es apoyar a los que en esta época del año decidieron viajar a esta ciudad, sean de una ciudad vecina o de algún país lejano. Ahí se entregarán reconocimientos a quienes fueron capacitados en “Hospitalidad y buen servicio a personal de primer contacto”… LA DIRECCIÓN MUNICIPAL de Seguridad Pública reportó saldo blanco en los festejos guadalupanos, salvo las frecuentes quejas de ruido y alteración al tránsito vehicular que provocan las peregrinaciones, que cada vez convocan a menos, por cierto… HASTA RISA CAUSA el anuncio de que las autoridades tienen focalizadas cuatro entidades de las que proviene la mayoría de las llamadas de extorsión en el país ¿Y luego? ¿Qué esperan para poner remedio a la situación? Porque en estos días este delito volvió a tomar fuerza.

Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: