Home Navidad ¿Cuánto gastas en regalos navideños? Y si este año no te quiero...

Hace un par de semanas una amiga me contaba que no le gustaba ir a pasar navidad a casa de su suegra por que se acostumbraba que después de la cena los miembros de la familia se dieran los regalos frente a los demás. Su cuñada cada año se esmeraba en comprar para su marido el regalo más caro. El año anterior le había regalado un Rolex al esposo y por supuesto que fue frente a todos. Mi amiga sentía que esa reunión se convertía en una competencia para ver quién otorgaba los mejores regalos. Los abuelos regalaban a todos los nietos, y nieto por nieto abría su regalo frente al resto de la familia; lo que ocasionaba cuchilleos entre las nueras sobre por que a Fulanito le habían dado más o si mengano era el consentido por que siempre se llevaba el regalo más caro.

Para Sofia la navidad se convertía en un momento no grato al que deseaba no llegar. Este año ella y su marido compraron casa y las mensualidades les han echo ajustarse el cinturón y ahora con la navidad en puerta no saben que hacer para conseguir dinero para los regalos.

¿Crees que un préstamo sea buena idea? ¿Será que la abuela se molesta si no le llega un buen regalo de su nuera e hijo?

¿Te encuentras en una situación similar? ¿te angustia elegir los regalos para navidad?

Existen tradiciones mal infundadas en las familias que pasan de generación en generación ¿Sabías que querer dar el regalo más costoso o sentirse comprometido a regalar puede ser un símbolo de baja autoestima?

Algunas personas de baja autoestima no buscan regalar por querer mostrar su aprecio a otras personas, buscan regalar para con ello mostrar lo “lo buenas que son” y su poder económico frente a los demás. Sienten la necesidad de quedar bien frente a las otras personas.

Existen otras ocasiones que las personas buscan demostrar a través de un regalo el aprecio que tienen hacia la otra persona, algo que un detalle, una tarjeta o unas galletas hechas en casa pueden denotar. En otros casos las personas se sienten comprometidas a regalar después de haber recibido un regalo.

Regalar debe de ser algo que nazca del corazón. En nuestra familia no somos de regalos, somos de convivencia, las cosas materiales nunca han sido la base de nuestra educación y queremos que nuestro hijo viva de la misma manera.

Hace no mucho paseaba por un mercado de la ciudad de México cuando vi unos hermosos números de talavera para poner a la puerta de la casa ¡Me fascinaron! hubiera deseado ponerlos en mi hogar pero nosotros rentamos un departamento, no tenemos aún casa pero recordé a una amiga que tiene casa propia y dije ¡me encantaría que ella los tuviera! le llamé para preguntar el número de su hogar y compré los números para ella. En verdad fue un regalo del corazón pues es una persona que aprecio mucho.

Para nosotros la convivencia es mucho más importante que un regalo, nos gusta invitar a nuestros amigos cercanos a cenar de vez en cuando y sinceramente en navidad no nos preocupamos por tener regalos ni si quiera a familiares.

Aquí en Estados Unidos no tenemos mucha familia, en la ciudad solo a un primo de mi esposo y sus tres hijos. me encantó que desde que Jorge y yo nos casamos el primo nos dijo, no se vayan a preocupar por regalos, nosotros no acostumbramos eso, y fue ideal, nosotros somos de la misma manera, nuestra convivencia se basa en aprecio y en el deseo que nuestros hijos convivan y se conozcan, que encuentren en el familia una base de apoyo, seguridad y crecimiento.

¡Vieran que tranquilos vivimos las fechas navideñas! no tenemos que hacer filas en las tiendas, no tenemos que asignar un presupuesto especial para estas fechas y podemos dedicarnos a descansar y disfrutar en familia.

Nuestro niño aún esta pequeño, tiene 20 meses así que aún no repara por regalos o carta a Santa Clause. Este año le mandamos pedir con anticipación unas figuras de plástico de animalitos de la selva para que amanezcan bajo el árbol el día 25 y en Amazon vimos un tapete de golf que se coloca abajo del inodoro con unos palos y pelotas de golf y como regalo chusco lo compramos a mi papá, realmente por que nos dio risa y pensamos que sería divertido, no por sentir compromiso por la fecha navideña.

Con esto no quiero decir que no hay que dar regalos, solo les quiero compartir un poco de nuestras costumbres y como disfrutamos de la navidad libres de compromisos y ataduras sociales. Se la emoción que le da a un niño recibir un regalo y quitarle la envoltura, disfruta uno tanto viéndolos vivir el momento… Que alguien me contradiga si no es verdad que al final terminan jugando más con la grandes cajas de cartón que con el regalo mismo….

Aquí les comparto este video de nuestros amigos de La Llave del Éxito en su hogar donde tocamos este tema un poco más a fondo.

Recomendación ¿Qué tantos juguetes debe recibir un niño en navidad?

Por Laura Muller. Editorial Radio Claret América.

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: