Home México Señales de desesperación en la UJED por la tardanza del cambio

Por Rubén Cárdenas. Miembros del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Juárez del Estado de Durango tomaron ayer por la mañana la sede de las oficinas centrales de esa institución y mantuvieron un paro de doce horas, lo cual marca el inicio, según aseguran, de una serie de paros escalonados, cuyo objetivo final es propiciar la vuelta de la autonomía universitaria.
Los paristas demandan, por principio de cuentas, la renuncia del secretario general de la UJED, José Antonio Herrera Díaz, presunto primo del exgobernador del estado. El STAUJED considera al secretario como la primera pieza que debe ser removida de la estructura orgánica universitaria, para luego lograr un cambio total de autoridades y regresar la autonomía usurpada en el sexenio anterior.
Además, los trabajadores académicos demandan evitar que en lo sucesivo se obligue a los trabajadores de la UJED próximos a jubilarse que renuncien al STAUJED y se les afilie al Sindicato de Personal Académico de la Universidad Juárez del Estado de Durango (SPAUJED), así como exigen una revisión general de las condiciones y beneficios de los empleados universitarios, que no siempre están al parejo de quienes pertenecen al SPAUJED.
“No hubo conciliación; el Edificio Central tomado. Será una serie de paros escalonados. Ahora de doce horas, de siete a siete”, escribió en su muro de Facebook Palmira Maldonado Serrano, dirigente sindical de los trabajadores académicos de la UJED, quien encabezó ayer muy temprano la toma de las oficinas centrales.
La acción emprendida ayer por el STAUJED significa que los grupos universitarios se cansaron de esperar el anhelado cambio en la institución, tras la llegada de un nuevo gobierno a Durango.Pacientes, los universitarios han presenciado el paso de varios “operadores políticos” de la nueva administración estatal sin que logren los acuerdos necesarios para iniciar el proceso de nombramiento de un nuevo rector elegido por los propios universitarios, no como en el pasado reciente.
La ineficaz operación política del actual régimen ha sido factor, en gran medida, para una mayor efervescencia entre grupos internos de la UJED y para que los ánimos comiencen a desbordarse; el afán de lograr la unidad ha ido en detrimento y, contrario a esto, ha crecido el interés de grupos y hasta de personajes poco populares que también desean la rectoría. Se puede incluso decir que todo ello ha abaratado la candidatura a este importante cargo, sin duda el más importante en la vida académica del estado, tal vez por encima del secretario de Educación, dada la importancia de la UJED para la sociedad duranguense.
Ayer mismo, el aún rector Oscar Erasmo Návar García se reunió con los integrantes del STAUJED y los convocó para sostener una reunión de trabajo hoy, a fin de dar solución al pliego petitorio que presentaron.
Ante el periodo vacacional de fin de año, es probable que el paro de actividades en la UJED quede disipado, pero la enorme presión de que llegue el cambio a nuestra Máxima Casa de Estudios es una petición generalizada que volverá a ser manifiesta en los albores del año entrante.
De manera que, con todo y las festividades en curso, las autoridades estatales tienen un enorme trabajo para destrabar desacuerdos y construir la mejor vía para que el devenir universitario transcurra sin contratiempos ni afectaciones. A la UJED le urgen mejores tiempos y ya nadie puede detener el ansia de transformación; sin duda, los universitarios siguen siendo los responsables de que este cambio se logre en forma inmejorable, lo más tersa posible, sin saldos negativos para Durango.
LAS DIPUTADAS FEDERALES Alicia Gamboa y Rocío Rebollo aseguraron ayer que utilizarán su bono navideño en proporcionar ayuda a gente necesitada; bueno, muchos antes han dicho lo mismo, quizá un poco para mitigar cualquier crítica sobre las grandes cantidades de dinero que los legisladores se adjudican, principalmente en esta época. Ya es tiempo de que se ponga un alto a tanta voracidad… QUE EL DIRIGENTE nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, les dijo a los priístas de Durango que “las puertas están abiertas para quienes se quieran ir”, lo cual disgustó a varios que andan por ahí, pero otros lo interpretaron como que su líder nacional tiene la firme idea de conservar lo que pueda valer la pena y de ahí comenzar la reconstrucción del partido… LA REALIDAD ES que Ochoa Reza debe echar fuera y poner a disposición de la justicia a no pocos de los militantes que no solamente le han fallado al PRI, sino a todos los mexicanos; de hecho, puede iniciar esta labor con los exgobernadores priístas y muchos de sus colaboradores. Faltaba más.
Twitter @rubencardenas10

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: