Home Durango Ojalá y sólo fuera dejar el auto por la bici o andar...

Por Rubén Cárdenas.

No vislumbramos todavía, por más voces expertas que opinen, la verdadera dimensión del problema que tenemos encima los mexicanos por las alzas a los energéticos a partir del primer día del 2017. Ojalá y sólo se tratara de evitar el uso de vehículos, lo cual es, de todas formas, imposible. Tampoco consiste en andar todos en bicicleta, como si fuera un paseo dominical por Reforma.

En el recuento de daños en el presente sexenio, se han cometido errores graves, aunque no necesariamente han afectado por igual a todos los estratos sociales, porque hay ciertos asuntos que la sociedad considera ajenos a su entorno particular, como la violencia en cierta entidad o región, pero cuando se trata de incrementos en la mayoría de los artículos y productos, entonces se están metiendo con todo un país, incluso hasta con los grupos sin aparentes necesidades inmediatas.

En una economía tambaleante como la nuestra, pese a las cuentas alegres de los encargados de ese rubro, afloran consecuencias en lo social y político cuando ocurre una sacudida de este tamaño. Afecta de manera integral todos los ámbitos. El próximo es año de elecciones en algunos estados y las reacciones de rechazo principalmente las padecerá, muy bien ganadas, el Partido Revolucionario Institucional, por encontrarse aún en el poder y cobijar bajo sus siglas al gobierno de Enrique Peña Nieto ¿A quién le echarán la culpa los priístas ante los implacables gasolinazos? ¿Cómo justificarán ahora el supuesto éxito de las reformas estructurales? Hasta hoy, no hay quien se atreva a defender el punto.

Y el resto de organizaciones políticas también deberán asumir su dosis de repudio, ya que tuvieron parte en la aprobación de las reformas que hoy asfixian al país, aun cuando no en la medida del tricolor. En cambio, Andrés Manuel López Obrador, líder nacional de MORENA y aspirante a la presidencia de México en el 2018, podría resultar beneficiado con este descontento que, ahora sí, se está levantando como una gigantesca ola.

López Obrador advirtió siempre de los riesgos al aprobar cada una de las reformas estructurales e hizo especial énfasis en la energética y la hacendaria desde el año 2012. En su momento planteó la necesidad de construir dos refinerías en el país para abaratar los costos de gasolinas y el diésel, además de advertir sobre la grave privatización de la industria energética nacional, justo lo que vivimos hoy.

En este contexto, los aumentos a los combustibles del año entrante aparentan ser la próxima tumba del PRI, un desgaste serio para otros partidos políticos como PAN, PRD, PVEM, PANAL, entre otros y una oportunidad inmejorable para allanar el camino de López Obrador hacia Los Pinos.

Sin ser fatalistas, se puede decir que la situación económica se agravará hasta un probable caos social si no hay medidas rápidas de contención, no de la clase de estrategias donde se le exige a los gobernados “apretarse el cinturón”, sólo para que la clase gobernante viva como si el país fuese un gran botín que debe ser repartido entre pocos, sino un plan realista y honesto en cuanto a todos los aspectos de la función pública. Inicia ya el 2017 y vienen, sin tregua alguna, los pagos de impuestos, como el predial, replaqueos y refrendos, entre otros, conformando así una cuesta de enero más pesada de lo usual.

Si ya era previsible un año doloroso para México en lo económico, las alzas a nuestros combustibles, las cuales serán de un artero 20 por ciento, nos dificultarán todavía más el progreso individual y como país. A nadie debe sorprender el inicio de nuevos movimientos sociales o políticos, si las cosas siguen igual o empeoran. Será muy difícil ver ciudadanos contentos con esta medida del gobierno; ni siquiera los más fieles colaboradores del presidente pueden ahora sacar la cara por él. Quizá, por el contrario, haya una mayor organización de la sociedad civil para crear frentes de lucha o resistencia pacífica que nos lleven a no permitir estos atropellos a la dignidad, al bolsillo y a la vida misma de los mexicanos.

COLMILLOS Y GARRAS

A TRES DÍAS que concluya el año, en este 2016 se rompió en Durango el récord de suicidas en la historia, al registrarse 129 casos, uno más que en el trágico 2009. Fueron 129 personas que perdieron la esperanza de vivir mejor y prefirieron autodestruirse. Más que lamentable noticia… LA SECRETARÍA DE Salud admitió que permanece el desabasto de medicamentos en el Centro Estatal de Cancerología, un mal heredado del sexenio anterior, pero que ya debe tener fin. Es uno de tantos retos para la Secretaría de Salud… CONTINUARON AYER LAS largas filas de automovilistas en gasolinerías de Durango, aunque no como las del pasado martes. Hay gasolina suficiente en Durango, es lo que nos repiten las autoridades. Si esto es así, pues que se note.

Twitter @rubencardenas10

Noticias relacionadas El Siglo de Torreón – https://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/707873.ojala-y-solo-fuera-dejar-el-auto-por-la-bici-o-andar-a-pie.html

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: