Home Cuaresma Oraciones de Cuaresma 2do domingo

oraciones de cuaresma 2do domingo

“¡LEVÁNTENSE, NO TENGAN MIEDO!”

Animación Bíblica Claretiana

Segundo Domingo de Cuaresma A

Preparar

Como la vez anterior, la mesita con la Biblia abierta en la lectura de hoy; una vela, encendedor; la imagen de un Cristo vivo, o, en su defecto, un Crucifijo, también un rosario, la estampita de algún santo/a, o alguna novena, agua bendita, un escapulario, para que nos recuerden la presencia de Dios en nuestra vida.

Bienvenida

Anim. ¿Cumplimos nuestros compromisos de la semana pasada? Esta tarde, tenemos la oportunidad de reflexionar sobre nuestra propia religiosidad, y las prácticas y modos de relacionarnos con Dios.

Mirando la realidad

+ ¿Cuáles son las prácticas religiosas, ritos o devocionales más populares que conoces? Cuenta en qué consisten y porqué se hacen. ¿Cómo se beneficia la gente al practicarlos?

+ ¿Has participado en algún evento o experiencia que haya cambiado tu modo de entender la religión o a Dios? ¿En qué eventos religiosos participas?

+ ¿Crees que se puede creer en Dios sin alguna práctica religiosa? ¿Es lo mismo tener fe que realizar algún ritual?

Sembrando el Evangelio de Jesús. (Al encender la vela decimos tod@s: Ilumínanos Señor con tu Palabra)

Lectura del evangelio de Jesucristo según san Mateo (17,1-9)

Cultivando el evangelio (compartir)

+ ¿Por qué piensas que esta re-velación de Jesús sucede en un sitio apartado? ¿Hasta cuándo hay que mantenerla secreta, y porqué habría de ser así?

+ ¿Cómo reaccionan los discípulos ante la presencia de Dios? ¿En qué se nota la divinidad de Jesús? ¿Cómo quiere Dios que nos relacionemos con él?

Mt 17,1-9 Una muestra anticipada de la gloria del Mesías es la transfiguración; sirve para que l@s discípul@s soporten lo tremendo que sucederá en Jerusalén. E igualmente con ella, Jesús introduce un modo nuevo de relación con el Dios de la Vida, echando por tierra los consabidos vicios de la religión. En efecto, convertimos a Dios en ídolo cuando pretendemos manipularlo con prácticas religiosas o piadosas para que haga lo que nosotr@s queremos. Lo hacemos un Capataz despiadado cuando le cumplimos sus mandamientos para evitar castigos; o cuando nos le sometemos ‘porque no hay de otra’. Lo mismo ocurre si lo banalizamos al tomarlo por un ‘Cuatacho’ que alcahuetea frivolidades y desmanes nuestros; etc. Estos vicios de nuestra religiosidad quedan en añicos con la revelación de Jesús. Relacionarse con el Dios de la Vida implica un compromiso total y alegre de amor, de parte de la persona. De la transfiguración aprendemos que Dios es alguien distinto a nosotr@s, y que nos quiere de pie, sin miedos, y escuchando atentamente a su Hijo amado.

Ritualizando. Hacemos un círculo en torno a la Escritura abierta, y el/a animador/a la toma y la pasa a cada participante diciendo: ‘Este es mi hijo amado, escúchalo’. El/a participante la recibe y besa la Escritura. Este gesto lo repetimos con tod@s. Al terminar colocamos la Escritura en el centro y tod@s decimos en voz alta: ‘¡Levántense, no tengan miedo!’.

Orando como Familia

Anim. El Dios de la Vida nos muestra su gloria en Jesús de Nazaret, roguémosle que nos haga partícipes de esa misma

Vida gloriosa en el Espíritu, diciendo: ¡Transforma, Señor, nuestros corazones!

> Padre nuestro amoroso, que vivamos alegres nuestra fidelidad a tus mandamientos, Tod@s: ¡Transforma, Señor, nuestros corazones!

> Hijo amado del Padre, que nuestros sufrimientos y angustias no opaquen tu gloria en nuestra vida, Tod@s: ¡Transforma, Señor, nuestros corazones!

> Espíritu de Luz, enséñanos a saborear los momentos de intimidad orante, Tod@s: ¡Transforma, Señor, nuestros corazones!

> Se pueden agregar otras peticiones…

Oración. Señor de la Vida, tú te has manifestado para transformar nuestra vida y el modo de relacionarnos con Dios y con nuestras hermanas y hermanos de camino, gracias por darnos a Jesús, tu Palabra para iluminar nuestra esperanza en el servicio a l@s demás, por eso decimos confiados, Padre nuestro… Dios te salve, María… Gloria…. Amén.

Bendición. Jesús quiere que estemos de pie y sin temor. Vamos a caminar esta semana sabiendo que la presencia de Dios asegura nuestros pasos en medio de las dificultades diarias. Por eso aceptamos la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Amén.

COMPROMISO PERSONAL. Participar esta semana en algún acto comunitario. Destinar 10 minutos cada día para platicar con Dios a solas. Leer algún Salmo cada día antes de dormir.

IMPRIMIR: 2do Domingo de cuaresma oraciones

Más sobre la Pastoral Biblica Claretiana

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: