Home México Aumentan los robos en la ciudad y las autoridades ni se inmutan

ruben-cardenas-blogUn repunte en los robos, en sus distintas modalidades y por rumbos muy específicos, está ocurriendo en la ciudad, sin que ninguna autoridad lo frene. Ya no se trata de denuncias exclusivas de habitantes de la colonia Morga, una de las más afectadas en semanas anteriores, sino de otras en ese mismo sector norte, así como de los fraccionamientos Jardines de Durango, Cima, Silvestre Revueltas, Infonavit y Villas del Guadiana.

A las frecuentes denuncias procedentes de la Morga por robo en casa habitación se han unido las de vecinos de las colonias Maderera, Santa María, Rosas del Tepeyac, entre otras, incluso de quienes viven en el área de la Explanada de los Insurgentes. Es decir, la delincuencia intenta ir extendiéndose hacia nuevos rumbos cada vez, confiando -no tan equivocadamente, por desgracia- en que sus tropelías quedarán impunes.

De hecho, los reportes han cambiado de robo en domicilio a robo en la vía pública, muchas veces con violencia, lo cual indica que las autoridades correspondientes no han actuado con la debida firmeza hasta ahora, o no hay suficientes elementos policiacos para cubrir las zonas de mayor riesgo.

En Jardines, Cima, Infonavit y Silvestre Revueltas, algunos vecinos han denunciado que, en un lapso de pocos días, hasta en dos ocasiones sus domicilios han sido violentados, a veces para sustraer cualquier cosa, algo de poco valor. Una señora llegó de misa y encontró su reja abierta; se habían llevado sus plantas con todo y macetas. “Ni el susto desquitan estos”, dijo, al fin aliviada de que no se metieron a la casa, donde estaban sus nietos.

Algunos residentes del centro histórico también han subido en redes sociales las fotos de sus vehículos “cristaleados”, hasta por haber dejado a la vista algo insignificante, como una pañalera o un suéter. Ya es raro que alguien olvide un celular o cartera dentro del auto.

La primera autoridad responsable de prevenir los robos en la ciudad es la Dirección Municipal de Seguridad Pública y, por las reacciones de no pocos afectados hasta hoy, es evidente que ha relajado sus operativos de vigilancia en la ciudad. Por ejemplo, en el Corredor Constitución no se observan muchos policías municipales, en relación con el número de paseantes y de comercios.

Sin embargo, en declaraciones a ciertos medios de comunicación, la titular de la dependencia municipal responsable de la seguridad, Cecilia Soto, ha negado un incremento de robos en la zona norte, pues “están ocurriendo en todas partes” (sic), lo cual no es consuelo para quienes han perdido parte de su patrimonio a manos de los delincuentes.

De poco sirve negar que el robo está creciendo en Durango; urge más bien que las autoridades se apeguen a la responsabilidad que asumieron ante la sociedad duranguense y garanticen la tranquilidad social. Obvio, la otra parte de esta responsabilidad es del propio ciudadano, que debe ser precavido, cuidar su integridad física, estar consciente de horarios y lugares por donde circula y promover la creación de redes vecinales para cuidarse unos a otros. Es la mejor manera de poder detectar movimientos raros en alguna casa y generalmente funciona más que tener una patrulla disponible en el barrio.

Si la Dirección Municipal de Seguridad Pública no cuenta con los recursos suficientes para garantizar la seguridad ciudadana, podría solicitar apoyo a otras instancias policiacas, como la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía estatal. El difícil momento que vive la ciudad amerita la implementación de operativos especiales, que bien podrían ser conjuntos.

Que se haga lo necesario, pero la DMSP no puede seguir negando lo que es evidente, sin intentar algo más contundente para remediar el mal. Si en Durango se están registrando diariamente hasta robos famélicos -por hambre- según lo dio a conocer ayer la televisión local, muy lógico resulta que este delito empiece a tomar otra dimensión en tiempos de tanta dificultad económica. Claro está que es un problema multifactorial, alimentado por la falta de trabajo, el consumo de drogas, los problemas asociados a un mal ambiente familiar, la pobreza, el enojo social, pero eso no justifica que las autoridades sean omisas. La ciudadanía debe vivir en paz.

EMPRESARIOS DE DURANGO exigieron a CAPUFE una disminución del peaje en las autopistas a Mazatlán y Torreón. A esta demanda debe sumarse toda la sociedad, sobre todo porque, en el caso del puerto, es inmoral cobrar por un servicio que no se presta tal como se prometió…CADA VEZ QUE se habla de suicidios, cualquier cifra es alta y este año van ya 27, entre ellos un menor de nueve años y otros tres de diecisiete; esto es grave y se deben tomar acciones gubernamentales sin demora…EN LA DIRECCIÓN de Pensiones se sigue destapando una cloaca que necesariamente culminará en el descubrimiento de que tanto desorden financiero tiene origen en corrupción. Ayer Francisco Esparza, titular de la dependencia, dijo que hay desaparición de papelería clave, algo que no sorprende.

Twitter: @rubencardenas10

Noticias relacionadas El Siglo de Torreón – https://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/723812.aumentan-los-robos-en-la-ciudad-y-las-autoridades-ni-se-inmutan.html

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: