Home Durango Señalan de nuevo al “peje”; que se castigue y a todos por...

ruben-cardenas-blogPor Rubén Cárdenas.

La sombra del “bejaranazo” de aquel 3 de Marzo del 2004 volvió a esparcirse sobre la figura de Andrés Manuel López Obrador, tras la publicación hecha por el diario El Universal del video en el que Eva Cadena, la aspirante de MORENA a la alcaldía de Las Choapas, municipio del estado de Veracruz, recibe fajos de billetes por un monto de medio millón de pesos para supuestamente entregarlos a López Obrador en su visita del 6 de Abril a ese municipio, lo cual no queda muy claro si lo hizo o no. Cadena aseguró ayer que ya había regresado ese dinero, aunque no dijo a quien.

Tras el monumental escándalo, anunció su renuncia a la candidatura y la dirigencia nacional de MORENA confirmó su expulsión de ese instituto político. Falta saber el origen del dinero y dónde quedaron esos fajos de medio millón, así como otros detalles de un episodio contradictorio con esa trasparencia que constituye la bandera de lucha del líder del partido.

En su cuenta de twitter, AMLO tuiteó: “Siempre hemos salido de la calumnia ilesos. Nuestro escudo protector es la honestidad”, a manera de defensa. También afirmó más tarde que es un ataque más de sus adversarios para tratar de desencarrilar el avance de su movimiento político en todo el país.

Aunque la cantidad de dinero es mínima en relación a lo que se ha visto y sabido entre los funcionarios en turno de todos los partidos -desde aquel maletín entregado a René Bejarano para financiar las campañas perredistas, hasta las estratosféricas cantidades que algunos gobernantes han robado sin piedad en sus respectivos estados- este hecho representa la misma indeseable conducta de la que estamos hartos los mexicanos y, sin demora, las autoridades correspondientes deben actuar en consecuencia.

Será la misma ciudadanía la que aplique su dosis de castigo a López Obrador y a su partido y nadie puede justificar un hecho semejante, menos en un candidato que se presenta como recto e incólume; sin embargo, puede notarse una pequeña diferencia con lo que suele pasar con otros candidatos o gobernantes cuando son sorprendidos en situaciones similares.

Si esa diferencia lo salva o no del escarnio público, se verá muy pronto, pero López Obrador actuó rápido y “enmendó la plana”, lo cual no ocurre muy seguido respecto a las corruptelas de otros partidos, sin decir que porque todos lo hacen sea algo normal, pues la corrupción es un delito por donde se le vea.

En el 2004, por ejemplo, Bejarano dejó la representación en la Asamblea Legislativa y fue echado del PRD, junto con otros perredistas a los que se les comprobaron nexos con el empresario argentino naturalizado mexicano Carlos Ahumada, entre ellos a Rosario Robles, quien debió enfrentar el desprecio público por mucho tiempo, hasta que Enrique Peña Nieto la “rescató”. Bejarano fue encarcelado y, al salir, nunca volvió a figurar como antes.

Un poco después, fue exhibido en un casino del Hotel Belaggio, en Las Vegas, el tesorero del gobierno del entonces Distrito Federal, Gustavo Ponce, quien aún permanece en prisión por mal uso del presupuesto a su cargo. Pisar la cárcel debe ser una sanción justa para todos esos trasgresores, pues ninguna gracia hacen derrochando lo que no ganaron con su esfuerzo.

Por eso, cualquier caso comprobado de corrupción -cualquiera, sin distingo de colores o montos-debería pasar por ese mismo filtro y a nadie dejarlo salirse con la suya. Claro, en el país de lo ideal, porque en el de lo real a unos se les castiga y a otros se les premia por las mismas fechorías.

Mientras, la corrupción sigue vigente y no respeta militancia alguna, aunque no se procede de la misma manera en los partidos políticos cuando esta sale a flote. Sobran ejemplos en el PRI, PAN, PVEM, del desdén de las cúpulas partidistas por enmendar los actos de corrupción de algunos de los suyos, aunque hayan sido infraganti; ni siquiera los inhabilitan, en el mejor de los casos.Los reubican, protegen y solapan con singular paternalismo, a sabiendas de que con eso se acarrean el repudio social.

Dejar fuera de toda actividad política y de la función pública a todo aquel que incurra en algún acto de corrupción debería ser lo menos que esperen estos políticos, o que se les investigue a fondo cuando se enriquecen injustificadamente, llámense Andrés Manuel, Javier, César, Humberto, Guillermo, Rodrigo, junto con sus cómplices. Sería la única forma eficaz de ponerle freno a tanta impunidad y malos manejos de los recursos ajenos. Y eso que todavía no empiezan formalmente las campañas para el 2018. Líbrenos Dios.

 COLMILLOS Y GARRAS

DIJO AYER EL fiscal estatal, Ramón Guzmán Benavente, que no se dio a conocer el incidente policiaco de Nancy Vázquez Luna debido a la secresía constitucional a que debe ser sometida toda carpeta de investigación; esperemos resultados… HUBO CAMBIOS AYER en el gabinete estatal: María de Lourdes Mora Serrano fue nombrada directora general de Administración de la Secretaría de Salud; antes era subsecretaria de Egresos; Alberto Bustamante Curiel es ahora subsecretario de Egresos; antes fungía como subsecretario de Ingresos y Julio César Arce Valencia fue nombrado ahora subsecretario de Ingresos… HOY SERÁ PRESENTADO en esta ciudad el Festival Cultural de Ciudad Lerdo. Esperemos y el programa resulte atractivo y de beneficios para ese municipio del estado.

Twitter @rubencardenas10

2 replies to this post
  1. Me parece que le falta información sobre Bejarano. Como ya mencionó el 5 de noviembre de 2004 la PGJDF solicitó la orden de aprehensión contra René Bejarano, quien fue desaforado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, con lo que se dio paso al proceso judicial cubriendo a AMLO quien lo uso de chivo expiatorio. El 6 de julio del 2005, René Bejarano fue absuelto.

    En noviembre de 2008, Bejarano anunció su regreso a la vida política a través de un movimiento llamado Movimiento Nacional por la Esperanza. Actualmente, es dirigente de la corriente política de PRD conocida como Izquierda Democrática Nacional.(ver wikipedia)

  2. Olvidé comentarle Gustavo Ponce Meléndez (otro de los acusados de fraude fraude genérico, enriquecimiento ilícito y peculado por más de 30 millones de pesos cuando AMLO estaba en el Gobierno del D. F. ) no está en prisión como lo comenta.

    El 13 de abril de 2009 el juez Primero de Distrito en materia penal del estado de México lo sentenció a 8 años y 16 días de prisión, así como una multa de 661 días de Salario Mínimo por lavado de dinero (cantidad ridícula). Estuvo preso en el penal federal del Altiplano acusado de lavado de dinero pero obtuvo anticipadamente su libertad. Fue reaprendido en 2011 y el 14 de marzo de 2014, solo tres años después (de una condena de 8 años) el ex servidor público abandonó el reclusorio, al haber recobrado su libertad mediante amparo liso y llano.
    El título de su artículo es excelente, encontré estas omisiones que pueden hacer pensar en un sesgo a favor del PRD en tiempos de AMLO, el cual estoy segura fue involuntario por falta de información. Los postulados de los partidos y sus Decálogos debieran respetarse, a las personas que los encabezan, quienes sean, habrá que seguirles cuestionando su doble moral y en especial cuando incurran en delitos, enriquecimiento de ellos y/o sus familiares, autocracia o violacion de los derechos humanos, su columna es muy necesaria, en estos tiempos mas que nunca, le felicito.

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: