Home Acción Social Día Mundial contra la Trata de Personas

Oración Introductoria.

Señor en este día mundial contra la trata de personas, crea sinergia en nosotros … para derribar los poderes de los traficantes abolir la trata y para traer la libertad a las personas traficadas alrededor del mundo. Amén

1. Trata de personas

El diario The Guardian (23 de julio de 2017) ha publicado de que al menos nueve personas fueron encontradas muertas y otras 20 rescatadas en condiciones extremas, en un contenedor de tractores en el estacionamiento de Walmart, San Antonio, Texas. Las víctimas eran llevadas desde México hacia EE.UU.

El tráfico humano acontece a diario a nuestro alrededor y en todo el mundo. Las personas son presa fácil para el tráfico en gran parte debido al analfabetismo, el desempleo, la erosión de los valores familiares, el abuso de los medios de comunicación, la creciente división económica entre países ricos y pobres, la globalización, la liberalización económica, los conflictos civiles y militares, el crecimiento de la población, la delincuencia transnacional, la escasa aplicación de la ley y la corrupción por parte de los encargados de hacer cumplir la ley (Trafficking in Women and Children, Workshop and information kit, by JPIC Roma, Descargar documento).

Después de la II Guerra Mundial hasta la actualidad, el mundo se enfrenta al mayor movimiento de refugiados y migrantes. En estas circunstancias, los países de destino suelen reforzar sus leyes de inmigración haciéndolas más estrictas, mientras que la migración ilegal y la trata de personas crecen desmesuradamente. En el reciente suceso de San Antonio, Texas la gente murió debido al calor y el agotamiento dentro del contenedor que había pasado la frontera de México y Estados Unidos. Según el Informe Global sobre Trata de Personas en 2016, no hay país inmune a la trata. Entre las víctimas de la trata, las mujeres representan el 51 %, las niñas el 20 %, los hombres el 21 % y los niños el 8 %. El informe muestra que hubo un aumento en la trata de hombres de 13 % en 2004 a 21 % en 2014. La trata mantiene en alza la explotación sexual, el trabajo forzado, la mendicidad, los matrimonios forzados, la producción de pornografía, del tráfico de órganos, etc.

Por otro lado, podemos estar contentos de que haya una creciente conciencia y voluntad entre los países para poner fin al comercio humano. Es alentador ver que 158 países han ratificado el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 55/25 y entró en vigor el 25 de diciembre de 2003. Ahora contamos con una mejor situación para ayudar a las víctimas y poner a los traficantes detrás de las rejas. No obstante, el informe global de la ONU lamenta que no seamos capaces de ver este progreso en la realidad, debido a la falta de coordinación eficiente y en red entre los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil.

Desde el 30 de julio de 2014, la celebración de la Jornada Mundial contra la Trata de Personas tiene como objetivo sensibilizar sobre la trata de personas y promover los derechos de las víctimas (A / RES / 68/192).

2. Vea este video titulado Faces of Human trafficking (Rostros de la trata de personas): (https://www.youtube.com/watch?v=0amp81DtGg4). Tiene un minuto de duración y cuenta con subtítulos en inglés y español.

3. Oración Salmo 88,1-5

Lo leeremos lentamente para escuchar la voz de las personas víctimas de la trata:

Señor, Dios salvador mío, día y noche clamo a ti. Llegue hasta ti mi oración, inclina el oído a mi clamor. Estoy harto de males y mi vida, al borde del Abismo. Estoy censado entre los que bajan a la fosa, soy como un hombre acabado. Tengo mi lecho entre los muertos, como los cadáveres que yacen en el sepulcro, a quienes ya no recuerdas pues fueron arrancados de tu mano.

Rut 2,4-10 Booz preguntó al capataz: —¿De quién es esa chica?

El capataz respondió: —Es una chica moabita, la que vino con Noemí de la campiña de Moab. Me dijo que la dejase ir detrás de los segadores recogiendo espigas hasta juntar unas gavillas; desde que llegó por la mañana ha estado de pie todo el tiempo, y ahora está aquí descansando un poco.

Entonces Booz dijo a Rut: —Escucha, hija. No vayas a recoger espigas a otra parte, no te vayas de aquí ni te alejes de mis servidoras. Fíjate en qué terreno cosechan los hombres y sigue a las espigadoras. Ya he dado órdenes a mis criados para que no te molesten. Cuando tengas sed, vete adonde están los cántaros de agua y bebe de lo que saquen los criados.

Rut se echó, se postró ante él por tierra y le dijo: —Yo soy una forastera, ¿por qué te he caído en gracia y te has interesado por mí?

Reflexión

Hoy, así como Rut, las personas se ven obligadas a abandonar su país. Luego se ven al borde de la explotación en tierra extranjera. Carecen de alimento y techo dignos. Necesitan de la ayuda de personas, como Booz, o de instituciones para prevenir la explotación y que proteja a los extranjeros. Quienes están dispuestos a erradicar la trata de personas también necesitan de otras personas que les informen, al igual que lo hicieron con Booz, de la presencia de personas necesitadas a su alrededor, de medios para ayudar a procurarles el sustento y de instancias para salvarlos de los abusadores. Estos actos tienen que hacerse por medio del trabajo en red con gobiernos y organizaciones de la sociedad civil. Salvar a los extranjeros y a los pobres es compartir la misión de Dios y la misión de Jesús. Dios nos exige “defender la causa del huérfano y de los que viven a nuestro alrededor, amar al emigrante” (cf Deut 10,18). Dios reprueba a quien roba y vende a una persona. Según la ley antigua, tales abusadores merecen ser erradicados para purificar la sociedad (Dt 24,7). Quien abusa de las mujeres y del indefenso también merece tal castigo (Dt 25,25-27). Dios prefiere la misión de salvar al pueblo, sobre el ayuno y el sacrificio (Is 58,6). Jesús entiende que las víctimas del tráfico viven atrapadas en el pecado. Así, Él mismo augura la muerte por ahogamiento a quienes inducen a los pequeños al pecado (Mt 18,6). Dios ama tanto a quienes sufren que envió a Su Hijo a morir por su salvación.

Intercesiones

Señor, nos has mandado hablar por aquellos que no pueden hablar por sí mismos y defender sus derechos. Acompáñanos, Señor, en nuestra lucha:

 Para poner fin a la trata de mujeres y niñas en la industria del sexo. R/ Acompáñanos y habla a través de nosotros.

 Para poner fin a la trata de personas para el tráfico de órganos

 Para terminar con el reclutamiento de niños soldado

 Para poner fin al trabajo forzoso

 Para poner fin a la venta de bebés

 Por la conversión de los traficantes

 Para que se cumplan las leyes a favor del pueblo

 Para abordar con valentía las causas de la trata, como la desigualdad económica, la pobreza y la corrupción

 Para generar entre nosotros una cooperación y una red de trabajo eficientes

4. ¿Qué debemos hacer?

 Orar todos los días por la causa de las personas que están siendo traficadas

 Generar una mayor conciencia sobre la trata de personas en nuestro entorno

 Leer y estudiar sobre la trata de personas

 Ayudar diariamente a una persona necesitada, de la manera que más esté a nuestro alcance

 Estrechar lazos con entidades que estén comprometidas con programas contra la trata

 Ejercer presión para que los países firmen y cumplan el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños(https://treaties.un.org/pages/ViewDetails.aspx?src=TREATY&mtdsg_no=XVII I-12-a&chapter=18&clang=_en).

 Convertirse en un consumidor responsable evitando productos elaborados con mano de obra esclava en productos teñidos.

Oración final

Señor Dios, Escucha los clamores de nuestras hermanas y hermanos en eclavitud. Lleva el amanecer más cerca de ellos para que puedan unirse al canto… “Cuando el Señor nos rescató de los traficantes, nos parecía estar soñando. La boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantos alegres. Hasta entre los extranjeros se comentaba: El Señor ha estado grande con ellos. —El Señor ha estado grande con nosotros. ¡Estamos alegres! Amén (cf Sal 126)

Leave a Reply

google-site-verification: google280ca0eeb565a7e1.html
A %d blogueros les gusta esto: